Opinión

La burocracia complica la 'golden visa'

La hipertrofia normativa y el vuelva usted mañana español ha desfigurado los resultados de la golden visa o visado de oro por el que se concede el permiso de residencia a cambio de inversiones en España.

En 15 meses se han vendido 500 inmuebles (chinos y rusos, sobre todo), una cifra muy lejana de los 2.000 previstos inicialmente. No ha sucedido lo mismo en Portugal, donde una administración más amable y ágil ha reactivado el mercado del ladrillo.

Era uno de los objetivos principales de la medida aprobada dentro de la Ley de Emprendedores. La idea del Ejecutivo era atraer inversión extranjera para movilizar el stock de vivienda, pero la falta de una normativa clara y la maraña burocrática no ayudan.

El Ejecutivo se plantea ahora suavizar los requisitos para los inversores, una medida acertada cuando España vuelve a estar en el punto de mira del inversor.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin