Opinión

Cómo financiar a los partidos

Para los viejos partidos, es mucho mejor vivir de subvenciones que de sus afiliados.

Comencemos por una idea y un hecho. La idea es que la mejor financiación de un partido democrático, por transparente, responsable y participativa, es la autofinanciación a base de las aportaciones de afiliados y simpatizantes. El hecho, que nadie sabe en realidad cuánto cuesta un partido nacional en España -ingresos y gastos totales- ni, por tanto, cómo se financia. La excepción es UPyD, que publica su memoria de ingresos y gastos en su web.

La autofinanciación es, hoy en día, utópica. Y no sólo por la crisis, sino por la historia reciente de los partidos. La Transición tuvo que improvisar a toda prisa partidos políticos que permitieran las elecciones y la gobernabilidad de España. El franquismo dejó un páramo en el que sólo había un partido digno de ese nombre, el PCE, más docenas de grupitos de extrema izquierda y algunas siglas históricas sin casi capital humano ni monetario, como el PSOE y, algo mejor, el PNV, los supervivientes de la debacle republicana. Se improvisó con dinero público y aportaciones de correligionarios extranjeros socialdemócratas, comunistas, liberales o demócrata-cristianos. Naturalmente, con cero transparencia y bajísimas exigencias para reclutar afiliados y candidatos: España tenía una sociedad civil anémica sin experiencia democrática.

Salió bien, pero los partidos se acomodaron a la excepcionalidad y la convirtieron en un traje hecho a medida: vivir de donaciones ilegales y subvenciones públicas, con autofinanciación marginal y sin ninguna transparencia, cobijando la corrupción y practicándola para financiarse. Naturalmente, ese delictivo modus operandi ha contaminado la democracia a través de las instituciones que controlan.

A finales de 2012 se aprobó en el Congreso una nueva Ley de Financiación que ha corregido algunos vacíos legales. Los partidos estarán obligados a presentar sus cuentas en su web, y el Tribunal de Cuentas podrá sancionar las irregularidades a costa de las subvenciones. Bien, pero quedan lagunas: sólo conoceremos la contabilidad de la organización central, no las de las agrupaciones locales. Este detalle seguirá impidiendo saber en detalle lo que ingresa y gasta un partido en una campaña electoral compuesta de miles de actos y gastos locales. Y la financiación ilegal sigue sin ser un tipo penal. La ley nunca ha impedido a un partido político buscar su autofinanciación o exhibir sus cuentas: el mío, UPyD, lo lleva haciendo desde 2008, con detalle y de la totalidad de la organización. La reciente publicación de las cuentas del PP, a cuenta del caso Bárcenas, es muy insuficiente, y de los demás nada sabemos. Tanta resistencia a un cambio necesario y urgente no sólo revela una mentalidad opaca poco democrática, sino que augura problemas al cumplimiento de la Ley de Financiación (que será de nuevo papel mojado si el Tribunal de Cuentas no es realmente independiente, en vez de estar nombrado por quienes debe controlar).

La autofinanciación es el otro capítulo de esta historia. Lamentablemente, hoy es un objetivo casi quimérico. La crisis ha retraído la escasa propensión ciudadana a afiliarse a un partido. Padecemos una tradición histórica de irresponsabilidad, que todo lo espera del Estado, y también la pésima imagen colectiva de los partidos, que no han hecho nada por atraer e implicar a los ciudadanos. En realidad, para los viejos partidos es mucho mejor vivir de subvenciones, que ellos mismos aprueban, que estar en manos de cientos de miles de afiliados que aporten una cuota suficiente -no sólo simbólica, o para participar en una elección interna- y exijan a cambio responsabilidad, calidad, transparencia y dación de cuentas. Es lo que ha permitido a PP, PSOE, CiU y compañía convertirse en oligopolios cada vez más ajenos a la ciudadanía.

En resumen, es indispensable profundizar en las normas de transparencia y dación de cuentas, pública y obligatoria: esto redundará en la indispensable democratización de los propios partidos. Pero todavía estamos muy lejos de tener reguladores independientes que vigilen el cumplimiento de estos objetivos. Y, por supuesto, debemos incentivar la autofinanciación, tanto reduciendo las subvenciones a partidos y fundaciones asociadas -se ha hecho, pero por la crisis- como, quizás, estableciendo un mínimo obligatorio de ingresos propios incentivados con más ventajas fiscales, con la vista puesta en mejorar de verdad la autofinanciación. También se deben regular y reducir el coste de las campañas electorales, subvencionadas o no, y quizás el tamaño del aparato de liberados. Como se ve, queda mucho por hacer.

Relacionados

comentarios16WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 16

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Harto de polí­ticos y bancos
A Favor
En Contra

Sres. de BANCO M A D R I D

Adjunto les remito el artículo que publicó el diario económico "El Economista", en el que recogía la sorprendente, habitual y prolongada mala evolución de uno de sus fondos, el "Premium WM Macro".

Las cuantiosas pérdidas que, año tras año, este fondo está generando a sus partícipes, constituye una muestra más de que la pésima gestión por parte de sus empleados, que tan nociva resulta para el patrimonio de sus clientes, no se circunscribe a una sola oficina, sino que se extiende a toda la entidad.

En estos momentos de fuerte crisis, resulta más perjudicial que nunca la existencia de una empresa como la suya, que tan vorazmente destruye la riqueza de sus clientes.

Por dicho motivo, les solicito encarecidamente que dejen de captar dinero de los ahorradores y que procedan a la liquidación y al cierre de su banco a la mayor brevedad posible.

Sin otro particular, confiando en que tendrán la deferencia con la ciudadanía de este país de atender mi solicitud, aprovecho la ocasión para saludarles,

atentamente.

Puntuación -4
#1
CON MI VOTO NO
A Favor
En Contra

hay que cambiar el sistema , que esta corrompido y asi llevamos 30 años,hay que votar en blanco , todos las instituciones, estan corrompididas, excepto caritas,lo demas, escoria, y basura, en todos los partidos CON MI VOTO NO,

Puntuación 6
#2
Para terminar con la corrupción....
A Favor
En Contra

....el Estado solamente debiera financiar las campañas políticas en época de elecciones, el resto de los gastos de los partidos debe ser a cargo de las cuotas de sus afiliados, como las comunidades de vecinos.

El partido que no pueda mantener sedes, que abra páginas web.

Puntuación 11
#3
José
A Favor
En Contra

Ni un euro de mis impuestos para partidos, ni para sindicatos.

Puntuación 21
#4
espartaco
A Favor
En Contra

Todos los partidos son bandas de ladrones y asesinos. No hacen falta partidos, hacen falta hombres honrados y dignos.

Un partido es una mafia y como a tal hay que luchar contra ellos.

Puntuación 9
#5
AMEN
A Favor
En Contra

EL PUEBLO TIENE LO QUE SE MERECE, LOS LLEVAMOS VOTANDO 30 AÑOS,QUIENES SON MAS CULPABLES LOS CHORIZOS , O LOS QUE LOS VOTAN,

Puntuación 14
#6
deme
A Favor
En Contra

6 ,amen, la has clavado, culpables todos, eso si unos mas que otros,.

Puntuación 9
#7
mejor que se pongan todos a trabajar
A Favor
En Contra

Creo que con subvenciones públicas no, el país no aguanta un parásito más por lo tanto que vivan de sus afiliados, y si no les llega que monten excursiones a la cruz de los caídos y cosas de ese tipo.

Puntuación 9
#8
albert
A Favor
En Contra

la casta de notarios y registradores no ha sufrido recortes de sus muchos privilegios, pese a que son funcionarios publicos. algun tipo de connivencia habra...

Puntuación 11
#9
Pí­colo de la M
A Favor
En Contra

Por supuesto que sí: los partidos, los sindicatos y hasta el gato de mi abuela quieren vivir de las subvenciones, es decir, de chupar de la teta del Estado o de la administración que toque y que pague. Ahora bien, eso de vivir del trabajo honesto y bien hecho y que de éste dimane satisfacción para que afiliados (sindicatos, partidos, etc.) les voten y financien, de eso nada.

Los señoritos políticos, más los señoritazos sindicaleros, más los de la hostia de los banqueros y bancarios, esos nada de nada. Esos quieren vivir de la sopa boba garantizada sin que ésta sea consecuencia más que de actividades quasifraudulentas, de trile etc., etc., etc.,

Para muestra, no un botón, no, sino toda la botonadura de gala que estaos viendo estos días: urdangarinos, corinos, corinas, psoe, pp, ciu, e incluso i unida con el trinque y ballestrinque de los eres fraudulentos de Andalucía. ¡Anda que éstos van a salvar al país! Antes lo salvan las belenes esteban como personas, o los sálvames de lux como programa.

¡Anda que no!

Puntuación 8
#10
VOTAR NULO
A Favor
En Contra

HAY QUE VOTAR NULO, SI QUEREMOS DESACERNOS DE LA CASTA POLÍTICA

NULO

NULO

NULO

NULO

Puntuación 4
#11
FIRMAS
A Favor
En Contra

http://www.change.org/es/peticiones/un-mill%C3%B3n-de-firmas-por-la-dimisi%C3%B3n-de-la-c%C3%BApula-del-pp-1mill%C3%B3nppdimisi%C3%B3n

Puntuación 1
#12
mikel
A Favor
En Contra

Hay que llegar a un consenso entre todos los partidos para financiarse y que sea todo transparente,así se acabaría con bastante corrupción.

Puntuación 0
#13
holeee
A Favor
En Contra

como financiar a las ideologias??? que son simplemente que dictaduras!!! son incapaces de adaptarse a lo que necesita el pueblo, incapaces de proteger el pueblo, son inutiles yo suprimiria a todos los partidos y pondria a gente capaz de realizar una labor plural y con accion rapida para dar el servicio que esperan los ciudadanos!!!!

Puntuación 2
#14
Fuera polí­ticos=Solución
A Favor
En Contra

El mejor político es NINGUNO.

Puntuación 0
#15
linchemos corruptos
A Favor
En Contra

http://www.change.org/es/peticiones/al-gobierno-robar-dinero-publico-traicion-a-la-patria-no-prescribe-no-fianza-indulto?utm_source=guides&utm_medium=email&utm_campaign=petition_created

Puntuación 0
#16