Opinión

Se habla del mayor fiasco de la ANC, los mecenas de Podemos y el sucesor de García Page

El mayor fiasco en la calle de la ANC

El independentismo catalán sufrió esta semana ha sufrido uno de sus mayores fracasos de convocatoria desde el inicio del procés. La Asamblea Nacional Catalana (ANC) vio en las últimas declaraciones del excomisario Villarejo sobre el papel del CNI en los atentados de Barcelona de 2017 la ocasión de volver a sacar músculo en la calle con una manifestación "espontánea". Pero se encontró con que su llamada apenas reunió a 100 fieles. Y eso que no faltaron ni la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, ni otros pesos pesados como el exconsejero indultado Jordi Turull o incluso el fundador de la organización terrorista Terra Lliure Frederic Bentanachs, cada vez más asiduo a estos eventos. La ANC intenta minimizar el "pinchazo" con su habitual estrategia de bombardeo en las redes sociales, pero de puertas para adentro, todo son caras largas. "Lo de Villarejo no tiene mucha credibilidad, pero algo así nunca había sido un problema para los nuestros, hasta ahora", se comenta en las filas indepes.

Los grandes mecenas huyen de Podemos

La caída en escaños de Podemos se ha visto acompañada de la del respaldo económico de sus votantes. Los morados presumen de prohibir donaciones superiores a 10.000 euros, pero el caso es que en 2020 no hubo ninguna que superara ni los 5.000 euros. Esto ya venía de antes -pasaron de seis en 2018 a tres en 2019-, así que la pandemia no es excusa. "Quiza pese más alguna investigación de la Udef", comentan en ámbitos políticos, donde sorprende bastante que una formación que está en el Gobierno no capte apoyos. Los de Ione Belarra, eso sí, cuentan con las aportaciones de sus cargos públicos. Aunque algunos, como el exdiputado Alberto Rodríguez, se quejen públicamente de que esto les hace "perder dinero".

El PSOE ya señala al sucesor de García-Page

Los socialistas castellano-manchegos no tienen ninguna prisa por cambiar de liderazgo, pero tampoco quieren improvisaciones ni vacíos de poder cuando Emiliano García-Page decida retirarse. Por eso, algunos ya abren la quiniela de la sucesión y marcan la casilla de Álvaro Gutiérrez Prieto, presidente de la Diputación de Toledo. Un nombre que se lleva bien con el aparato del partido y sus familias. Esta apuesta se considera la más lógica para mantener los buenos resultados en la región, donde ha sido clave la estrategia de García-Page para conectar con el voto rural. "Es un escenario a largo plazo, pero no podemos dejar que nos ocurra lo mismo que en otras comunidades", afirman.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Manuel
A Favor
En Contra

Se han dado cuenta de que el populismo al igual que las mentiras tienen las patas muy cortas.

Puntuación 9
#1