Opinión

Adecuada mediación del ministro Albares

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares

Exteriores actúa como mediador en el conflicto entre Marruecos y Argelia para renovar su acuerdo, a punto de caducar, sobre el gasoducto del Magreb.

Esta infraestructura se alimenta de los yacimientos argelinos pero atraviesa territorio marroquí y necesita autorización para ello. El rol conciliador que ejerce el ministro Albares no sólo marca un punto final en la lamentable estrategia de confrontación con Rabat propia de su antecesora en el cargo, Arancha González Laya. Además, el buen funcionamiento de este gasoducto reviste una excepcional importancia para el suministro de dicho hidrocarburo a la Península Ibérica y al conjunto de la UE. Ante la difícil situación actual del mercado gasístico, España no puede permitirse más problemas en este ámbito.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.