Opinión

Gran paso adelante para la Justicia fiscal

  • Queda demostrado la acción multilateral crea una forma más equitativa de globalización
Una nueva era se abre para la fiscalidad a escala internacional.

El multilateralismo ha estado a la defensiva estos últimos años. Hoy en día, en un entorno mundial que es más multipolar que multilateral, la competencia entre Estados parece anteponerse a la cooperación. No obstante, el reciente acuerdo mundial para reformar el sistema internacional de fiscalidad de las empresas es una prueba positiva de que el multilateralismo no ha muerto.

Sin embargo, tampoco goza de buena salud. La globalización ha seguido su curso durante la pandemia de Covid-19 -aunque de un modo menos uniforme y a pesar de la sensación de creciente aislamiento entre la gente-, pero la interdependencia es cada vez más conflictiva. Incluso el poder simbólico se está empleando de manera coactiva: las vacunas, los datos y los estándares tecnológicos se han convertido en instrumentos de competencia política.

El mundo también está perdiendo libertad. La democracia misma está siendo atacada, en un desabrido enfrentamiento ideológico acerca de qué sistema político y económico puede producir mejores resultados para la ciudadanía.

La Unión Europea sigue creyendo en un mundo previsible de multilateralismo basado en normas, mercados abiertos, colaboración de suma positiva y justicia y solidaridad sociales, y sigue trabajando a tal fin. Seguimos convencidos de que solo se puede hacer frente a los desafíos del mundo actual -desde la lucha contra la pandemia hasta la acción contra el cambio climático- mediante la cooperación mundial. Por consiguiente, la UE seguirá liderando la revitalización del multilateralismo basado en normas, para mostrar a nuestra ciudadanía los beneficios tangibles de un concepto aparentemente árido y tecnocrático.

Al fin y al cabo, la alternativa a esta cooperación multilateral -"cada uno por su lado"- supone un acceso más limitado a las vacunas, una actuación insuficiente en materia climática, el enconamiento de las crisis de seguridad, la regulación inadecuada de la globalización y un aumento de la desigualdad mundial. Ningún país, ni siquiera el más grande, puede sobrevivir en solitario. Por todo ello, Italia ha situado con razón el multilateralismo entre los elementos prioritarios del programa de su actual presidencia del G-20.

Ahora bien, la UE no puede limitarse a recalcar sus credenciales multilaterales. Europa debe demostrar que la acción multilateral puede proporcionar réditos a todo el mundo si todos los países invierten en ella. Y eso es precisamente lo que consigue el nuevo acuerdo tributario mundial.

El acuerdo, refrendado a principios de julio por los ministros de Economía y Hacienda del G-20 y respaldado por 132 países, fijará un tipo impositivo mínimo mundial de al menos el 15% para empresas multinacionales y asegurará que dichas empresas paguen impuestos en los países en los que generen sus beneficios. Se trata de un paso histórico hacia una globalización más justa y de un hito del multilateralismo eficaz.

En los últimos años, los gobiernos han tomado importantes medidas contra la evasión fiscal por parte de los particulares. Según la OCDE, entre 2009 y 2019, el intercambio automático de información tributaria entre Estados generó unos ingresos fiscales adicionales de 95.000 millones de euros (112.000 millones de dólares) en los países del G-20, y dio lugar a una reducción del 34% de los depósitos en paraísos fiscales.

Sin embargo, la lucha contra la elusión fiscal de las multinacionales, un problema aún mayor, ha demostrado ser más correoso. En 2018, la OCDE estimó que la elusión fiscal de las multinacionales generaba unas pérdidas de ingresos a escala mundial de entre 100.000 y 240.000 millones de dólares al año, es decir, entre el 4% y el 10% de los ingresos totales procedentes del impuesto de sociedades. Por lo demás, el actual sistema internacional de fiscalidad de las empresas, concebido hace más de un siglo, está cada vez más desfasado en la economía globalizada y digitalizada actual.

La UE lleva tiempo empeñada en plantear una respuesta mundial ante este desafío. Sin embargo, ha sido la constructiva colaboración de la administración del presidente estadounidense Joe Biden durante los últimos seis meses la que ha permitido este reciente y decisivo avance. Se trata de un sorprendente y bienvenido restablecimiento del apoyo de los EEUU a una visión multilateral del mundo. Los 132 países y territorios que actualmente apoyan el nuevo acuerdo sobre fiscalidad de las empresas representan el 90% del PIB mundial. El acuerdo no solucionará por sí solo el problema de la elusión fiscal de las empresas multinacionales, pero sí supone un enorme paso adelante. Marca el principio del fin de la carrera de mínimos mundial en materia de tipos del impuesto sobre sociedades, una competición en la que ha habido unos cuantos ganadores muy pudientes y miles de millones de perdedores que ahora pueden comenzar a recuperar la confianza en el poder de la reglamentación.

El acuerdo asegurará a los Estados unos ingresos más elevados y más estables en un momento en el que todos los países deben sufragar los gastos de la lucha contra la pandemia y movilizar las inversiones necesarias para hacer frente a la crisis climática. Además, asegurará una mayor justicia en un momento de crecientes desigualdades entre el mundo desarrollado y los países en desarrollo.

Ante todo, el reciente acuerdo fiscal muestra cómo la acción multilateral puede propiciar una forma más equitativa de globalización. Ahora necesitamos respuestas internacionales de igual eficacia en otros ámbitos, desde el acceso a las vacunas y la crisis climática hasta la seguridad de los datos y los estándares tecnológicos.

Las generaciones futuras no nos perdonarán si ignoramos la principal lección de la pandemia: estamos todos en el mismo barco. Necesitamos estrategias inteligentes y tácticas audaces para concretar un programa realmente universal para todos.

comentarios9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 9

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

Junto con el aumento del multilateralismo también aumenta el populismo, conocido cáncer de la democracia. España es uno de los países de mayor y más laberíntica reglamentación que existe. Ahí está si no la doble imposición que se aplica a las empresas, ya que por una parte pagan sus impuestos y al distribuir los beneficios entre sus socios estos vuelven a pagar. O esa reglamentación tan lucida de la plusvalía municipal donde los ayuntamientos recaudan por la venta o herencia de un inmueble en función del precio de venta y de compra del mismo muchos años antes sin tener en consideración el aumento del coste de la vida, que de hacerlo hasta podría resultar una minusvalía. En fin, cosas que pasan. Estos llamémosles despistes o errores se producen cada año a la vista de todos, seguro que el Sr. Borrell los conoce o incluso los habrá sufrido, y no pasa nada con lo fácil que sería corregirlos. Pero la recaudación necesita de funcionarios que se encarguen de ello y en España se les da un plus por Navidad en función de su eficacia recaudatoria. Hasta se acaban de prohibir las transacciones en efectivo por encima de 1.000,00 euros para intentar recaudar aún más. No cabe duda que Hacienda nos roba y sus funcionarios chorizos se lucran ampliamente con ello, pese a que esta vorágine recaudatoria nos esté llevando a tener uno de los tejidos empresariales más raquíticos de Europa, provocando un enorme paro juvenil, de mediana edad y senior, ya que a la postre todo el mundo en España quiere ser funcionario y muy pocos empresarios, que es un rollo. La demagogia vende muy bien aunque está por ver sobre quien al final acabará pagando ese sobre coste que se quiere aplicar a las empresas multinacionales y que medidas tomarán algunos estados para atraer sus inversiones frente a otros que tan solo esperan poner la mano y recaudar. Por estos pagos ya estamos viendo como Andorra consigue con talento y sentido común que muchas personas físicas trasladen su domicilio fiscal a su territorio ahuyentadas por el infierno fiscal que el populismo más extremo ha convertido España, pero el señor Borrell mira para otro lado y nos da grandes sermones sobre las ventajas de la recaudación y la distribución para solventar los grandes problemas mundiales. El mundo gira y gira sin parar y sus pequeños sermones populistas no van a servir para nada. Cercenar la iniciativa privada con impuestos abusivos también es perder libertad. Además, que se sepa el señor Borrell no ha constituido una Pyme en su vida ni sabe lo que es y habría que empezar por dar ejemplo y no por repartir palabras vacías a diestro y siniestro, y eso contando con que se trata de una de las cabezas mejor amuebladas que tenemos. Una cosa es el reparto de vacunas o la lucha contra el cambio climático a nivel mundial y otra el infierno fiscal que padecemos. Mezclar esos conceptos no lleva a ninguna parte aunque aparentemente parezca que estamos dando un gran paso adelante para arreglar nada menos que la Justicia Social Mundial. Creo que España es demasiado pequeña y tenemos demasiados problemas como para pensar en esas cosas.

Puntuación 16
#1
Carmen
A Favor
En Contra

1. Mezclar impuestos con libertad es la excusa de los malos pagadores más absurda del mundo. Los impuestos en España no son confiscatorios ni impiden la actividad económica. Hacen bastante más daño los bajos sueldos a la economía que el que las empresas paguen sus impuestos correspondientes. A mí me han vacunado y doy gracias al sistema público sanitario que tenemos. Es un orgullo para todo país la organización pública que permite que se vacune a toda la población (salvo los negacionistas, claro). Esas cosas solo se consiguen con impuestos, no con la libertad de la ley de la selva.

Puntuación -24
#2
A Favor
En Contra

Borrell, esbirro de Maduro, lameculos de Irán.

Puntuación 7
#3
Claro que si
A Favor
En Contra

Borrell, es leerte una líneas (ni yo ni nadie en su sano juicio acaba uno de tus articulos) y constatar, con honda preocupación, que eres muy cortijo.

Que una persona como tu, haya dedicado su vida a vender humo con muy buenos reditos, demuestra que personas como tu nos han llevado a este preciso momento: una mezcla de funcionario-engranaje obediente, vago y acomodado que es imposible piense por si mismo, más que para pedir la tapa del almuerzo y ocioso pseudoculto, en tus ratos libres, que lo que único que sabe hacer ante perlas de "filosofía de gasolinera" es poner cara de mirar de lejos con estreñimiento.

Puntuación 7
#4
yomismo
A Favor
En Contra

Aquí mucha gente confunde el debate, no se trata de si los impuestos son muchos o pocos. De lo que trata el artículo, es que los impuestos sean altos o bajos, ha de pagarlos todo el mundo, lo que no puede ser es que las multinacionales eludan el pago de impuestos y las pequeñas y medianas empresas tengan que pagarlos. No es justo y además condena a la ruina a las pequeñas y medianas empresas, pues no pueden competir con las multinacionales, que al no pagar impuestos pueden producir y vender más barato.

Puntuación -5
#5
Armoniza los impuestos confiscatorios de España
A Favor
En Contra

No existen en toda Europa los impuestos confiscatorios del Patrimonio, ni Sucesiones, ni "plusvalías municipales"

Ladrones!

Sobra dinero para CORRUPCION , de muy distintas formas.

Puntuación 6
#6
Qué pasó en Abengoa con tus acciones?
A Favor
En Contra

Por ser ministro, accediste a estar en ese gobierno que desprecias ampliamente y lo has demostrado.

Te echaron los de ERC (tragó sanchez, traga todo para quedarse), porque eras su pesadilla y desmontabas sus mentiras (tú, un teórico "socialista").

Te has envilecido. Qué pena! Pudiste hacer un papel importante.

Con lo de Cuba y cia. también te has lucido, tío.

Puntuación 2
#7
A Favor
En Contra

Von der Leyen : destituye a este comunista de mi.er.da ! A qué esperas ?

Puntuación 0
#8
piscal
A Favor
En Contra

las fuerzas de seguridad deberian dejar pasar manfiestanes que se inmolen, ser agredidos o sufrifjuicios por descagos no vale pena, por ejemplo capitolio en lugar de escudar aplastados debieron dejar entrar a lso insurgentes si igual iban a entrar y los cobardessenadores represenantes no estaban sesionando ahi, pero dejarlos pasar en forma de visita turistica y luego se hubieran ido sin incidente ni heridos

Puntuación 0
#9