Opinión

Inflexibilidad que aún daña a las empresas

La vicepresidenta Yolanda Díaz y el presidente de la patronal Antonio Garamendi

 Trabajo renuncia a su polémico intento de que, en situaciones de crisis, las empresas estén obligadas a dar prioridad a las reducciones de jornada frente a los despidos.

Con la retirada de esta especie de Erte forzoso, el Ministerio busca volver a tender puentes con CEOE, pero las reticencias de la patronal son la mejor prueba del escaso alcance de los pasos que da el Gobierno. Así, las empresas seguirán teniendo muy limitada su capacidad de hacer cambios en su plantilla en momentos de crisis, frente al poder que ganan los sindicatos, con las modificaciones en el Estatuto de los Trabajadores que el Ministerio continúa defendiendo. Las empresas se ven así privadas de una flexibilidad sin la cual será imposible que superen la crisis.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.