Opinión

El falso mito de la baja presión fiscal en España

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

Todo apunta a que el pasado año marcó un récord en España en cuanto a la subida de las presión fiscal sobre sus contribuyentes. En esta variable influye la evolución de los ingresos tributarios, que cayeron un 8,7% en 2020; pero en el calculo también incluye el PIB, y su descenso fue incluso mayor: un 11%.

Como resultado, la presión fiscal está en condiciones de mostrar un avance de dos puntos en tan sólo un ejercicio, hasta situarse en el 37% o incluso por encima. Pese a lo abultado de ese porcentaje, lo cierto es que no consigue reflejar la verdadera magnitud del esfuerzo impositivo que se les está exigiendo a los españoles en la presente crisis. En primer lugar, la presión fiscal no tiene en cuenta la evolución de la renta per cápita.

En segundo lugar, más importante todavía es el hecho de que es insensible a los efectos distorsionadores de la economía sumergida. Una menor recaudación en relación al PIB no implica que los ciudadanos estén pagando menos. Lo que realmente ocurre es que existe una creciente cantidad de operaciones que deberían declararse (en España el equivalente al 20% del PIB oficial) y que quedan en la sombra.

Es más, quienes nunca dejaron de cumplir con sus obligaciones fiscales están haciendo mayores sacrificios. Por tanto, el argumento, defendido por Podemos y también por parte del ala socialista del Gobierno, de que España está por debajo de la media europea en cuanto a presión fiscal es un mito.

Si a esa variable se le añaden las consideraciones apuntadas (renta per cápita y volumen de la economía sumergida), el esfuerzo tributario real de los españoles es un 8% superior al promedio. Y las recientes subidas tributarias aún agudizarán ese sacrificio en plena crisis.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

pepito
A Favor
En Contra

Podemos ha acelerado la destrucción de las PYMES, han hecho que aún con garantía inmobiliaria, los costes de las inspecciones, además se tengan que pagar en 24 meses cuanto antes daban hasta 60 meses, naturalmente según qué sumas nadie puede pagarlas en 24 meses, y más en la coyuntura actual, nadie puede poner como garantía inmuebles de familiares para pagar según qué cantidad en 2 años, y como ahora los bancos no prestan dinero y menos para pagar a Hacienda, el resultado final es que miles de pequeñas pymes afectadas por una inspección fiscal tienen que acabar obligatoriamente en un concurso de acreedores. Yo entiendo que los de Podemos sepan que la clase media comerciante no les votan y no les importe si con sus políticas hacen cerrar a estos, pero debieran pensar que estás pequeñas empresas tienen trabajadores que quizás sí que voten a Podemos, un partido qué está haciendo que se queden sin trabajo, o al PSOE, que ahora mismo es tan culpable de esto como Podemos

Puntuación 0
#1