Opinión

Factor humano y digitalización, binomio para el éxito del Flexible Working

La nueva realidad laboral va más allá del teletrabajo

En muchas ocasiones, los cambios políticos y normativos surgen a raíz de nuevas realidades sociales y económicas. Se acaba de tramitar la Ley del Teletrabajo en España, que responde a una transformación social y empresarial ya en ciernes, aunque acelerada por la pandemia.

Antes de la crisis, España estaba a la cola de Europa en el trabajo a distancia: un 4,3% según Eurostat frente a otras economías como Holanda (14%), Luxemburgo (12,4%), Finlandia (12,3%) o Dinamarca (9%). Pero el confinamiento obligó a digitalizar el puesto de trabajo a marchas forzadas.

La norma tramitada establece las bases legales para el teletrabajo, con pilares como el porcentaje de horas o el pago de los gastos asumidos en el hogar. Pero esta evolución es mucho más que un cambio laboral, económico o tecnológico. Supone el salto hacia dina?micas laborales ma?s flexibles, donde la conciliacio?n y el bienestar de los empleados prima en los RRHH.

Las personas, en el centro

Estamos viviendo un momento de expansión de nuevas realidades laborales, que se agrupan en el concepto de Flexible Working y van más allá del simple teletrabajo. Estas prácticas que comienzan a surgir de forma tímida en España, ya cuentan con una amplia trayectoria en algunos países europeos y tienen una gran trascendencia en su modelo social y económico.

Momento de que la conciliación y el bienestar de los empleados prime en las empresas

Por ejemplo, Finlandia y Dinamarca son, según la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible, los dos países más felices del mundo (España, el país 28 de 153); y la autonomía es uno de los pilares de esta 'felicidad'. Precisamente, los países nórdicos se encuentran entre los que más teletrabajan según los datos comentados de Eurostat.

Aunque parezca obvio, la clave del éxito del trabajo flexible es el factor humano. Combinado con las tecnologías digitales, las relaciones interpersonales y el cuidado del equipo -a nivel económico, de motivación y compromiso- resultan fundamentales para alcanzar modelos de teletrabajo productivos.

Factores de productividad

Para optimizar la productividad del teletrabajo se necesitan tecnologías que faciliten la colaboración en equipo, pero también las relaciones interpersonales. Los "cafés" informales a través del vídeochat, las actividades deportivas virtuales y las acciones solidarias gestionadas por los propios trabajadores son tan importantes como la velocidad de la Red y la calidad de la imagen.

Igualmente, la tecnología debe automatizar tareas rutinarias para liberar a los empleados y que puedan dedicarse a lo que realmente aporta valor. Las soluciones digitales de gestión de gastos -para adquirir material de teletrabajo, por ejemplo- ahorran tiempo para que los empleados puedan ser más productivos. Y refuerzan el compromiso y la motivación al sentirse parti?cipes de la empresa.

Las compañías también pueden proporcionar múltiples 'tele-beneficios' en el día a día de los trabajadores. En este sentido, cobra especial relevancia la colaboración entre empresas para aportar beneficios de todo tipo a los trabajadores de ambas. Hablamos de alianzas corporativas que no giran en torno a aspectos de negocio, sino que surgen para facilitar la gestio?n de no?minas, ofrecer 'canguros' para los hijos de los empleados o promover el uso de nuevas fórmulas de movilidad.

Atraer y retener el talento

Estas iniciativas, que algunos llaman salario emocional, pueden jugar un papel importante para la captación y retención del talento. Y es que, sobre todo para los jóvenes, la responsabilidad ecológica y social de las empresas es un factor cada vez más importante al elegir un empleador.

Los millennials -de entre 20 y 35 años ahora- representarán el 75% de la fuerza laboral en 2025. Y las empresas deberán esforzarse por atraer y retener a los mejores talentos de estas generaciones. La Responsabilidad Social Corporativa, el trabajo flexible y las tecnologías capaces de facilitar el día a día de los trabajadores ya forman parte de las ofertas de trabajo de las empresas más ágiles y avanzadas.

Los meses de confinamiento han demostrado que los aspectos motivacionales y el compromiso de los trabajadores son determinantes en la buena marcha de los negocios, por delante de otros factores como la presencia fi?sica de los equipos. Estos cambios implican consecuencias positivas, que dibujara?n el futuro escenario del trabajo flexible.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin