Pymes y Emprendedores

Conciliación, el reto pendiente en la transformación cultural de las empresas españolas

  • Entre los primeros países destacan Suecia, Noruega e Islandia
Madrid

Las políticas de conciliación son cada vez más importantes para las empresas. Sin embargo, España se encuentra en la parte media-baja respecto al resto de Europa en cuanto a conciliación se refiere. Este proceso mejora la calidad de vida de los trabajadores y garantiza el éxito de las compañías que apuestan por estos métodos.

Según un reciente informe de UNICEF, España se encuentra en el puesto 14 de 31 países de la UE en cuanto a mejores políticas de conciliación a las familias. Esta situación es, para el Fondon de Naciones Unidas para la Infancia, casi una emergencia por el bien de los más pequeños. Entre los países mejor calificados destacan Suecia, Noruega o Islandia.

Además de todo esto, la conciliación profesional y familiar también es el segundo motivo más determinante para los trabajadores en la toma de decisión a la hora de elegir empresa, una razón solo superada por el factor salario, así lo indica el estudio Randstad Employer Brand Research.

BICG, consultora experta en transformación de las organizaciones, explica algunos de los beneficios para la empresa que tiene el uso de políticas de conciliación:

Mayor rendimiento del empleado

La reducción de jornada laboral no siempre es sinónimo de menor productividad, sino todo lo contrario. Implantando una buena estrategia de conciliación se aumenta la eficacia, la responsabilidad y la energía.

Mayor motivación y mejor ambiente

Si los trabajadores saben que tienen más tiempo libre para pasar con sus familias, esa ventaja generará un mayor optimismo, un buen ambiente y una mayor motivación. Además, todo ello favorece a la retención de talento, es decir, un empleado motivado y satisfecho es más complicado que cambie de empresa.

Menos estrés

Al tener la posibilidad de compaginar la vida laboral y las necesidades personales, los profesionales se sienten más relajados y lúcidos, lo que conlleva a que sean más eficientes. "Las organizaciones han de asimilar que un cambio de la cultura que facilite formas de trabajo más ágiles y flexibles, no solo repercute en positivo al trabajador, al padre, a la madre y por extensión al bebé", explicó Iñaki Lozano, fundador de BICG.

Ahorro energético

Aunque pueda pasar desapercibido, el hecho de que los empleados de una empresa dispongan de mayor tiempo libre, hace que la compañía ahorre luz y disminuya su gasto en equipos, iluminación, aire acondicionado, etc.

Diferenciación y buena reputación

Al no estar implantada en su totalidad en España, la conciliación familiar es sinónimo de modernidad, de desarrollo. Este aspecto favorece la diferenciación por parte de las compañías y consigue que sus marcas se asocien a valores positivos, lo que a su vez mejora la reputación.

"También estos cambios en la vida de las personas se reflejan en positivo en las compañías, y esa es la clave para que esa transformación cultural en España salga de las carpetas de tareas pendientes, deje de ser un reto eterno, y se convierta en una realidad", añadió Lozano.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin