Opinión

La entrada en el domicilio y Hacienda: una historia inacabada

Se precisan concluir con normativa nueva la inacabada historia de Hacienda y la entrada en los domicilios

El hacendista italiano Marco Fasiani dijo sobre el fraude fiscal que "no hay fórmula o tipo de impuesto que haya permanecido inmune a la defraudación, ni medio o camino de defraudación que no haya sido descubierto y disfrutado hasta el límite de la conveniencia de los contribuyentes".

La desaparición del secreto bancario hace años sirvió de detonante para que los defraudadores dejasen de remansar en sus cuentas bancarias los ingresos ocultos. Pensemos ahora, a raíz de la sentencia de 1 de octubre del Tribunal Supremo, en el alivio que estarán sintiendo los defraudadores, ante la certeza, si la Ley no lo remedia, de que un juez no podrá autorizar una entrada en el domicilio constitucionalmente protegido, si previamente no se ha iniciado (avisado) el procedimiento inspector. A los ciudadanos que cumplen rigurosamente sus obligaciones tributarias, probablemente lo que les inquiete de este "hito" (calificado así en algunos foros) es que se debilite a la Hacienda Pública en la lucha contra el fraude.

La entrada en el domicilio protegido precisa consentimiento o autorización judicial, la Constitución y la Ley General Tributaria lo exigen. Cuando un juez tiene sobre la mesa una solicitud de entrada en domicilio, tiene que ponderar dos intereses en juego: el derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio y el deber de contribuir, de forma que para quebrar el derecho a la inviolabilidad del domicilio debe existir suficiente justificación y motivación.

Pero para hacer su trabajo, tanto los jueces como la Administración tributaria -a la hora de hacer sus peticiones-, han encontrado un vacío normativo que los tribunales han ido llenando, desde finales de los años 80 hasta la actualidad, en el que el juego de la acción reacción (Administración/obligados tributarios) ha sido una constante. En abril de 2010 el Tribunal Supremo (con el voto particular en contra de nueve magistrados), extendió el concepto de domicilio constitucionalmente protegido para las personas jurídicas construido por el Tribunal Constitucional a los lugares donde se ubica la contabilidad de la empresa. La Administración tributaria está obligada a revisar la contabilidad en la sede de la empresa, por lo que carece de sentido investir de la protección constitucional a ese lugar, forzando a la Administración para realizar su cometido, si el contribuyente no la aporta en las oficinas públicas o consiente el acceso a su domicilio, a la obtención de autorización judicial. Como era de esperar, la Administración incrementó las solicitudes de autorizaciones judiciales, sobre todo, en casos con indicios sólidos de defraudación.

Urgen cambios normativos que compatibilicen los intereses de forma proporcionada

El proceso descrito, con la última sentencia del Tribunal Supremo, desafortunadamente sigue inacabado. Esta sentencia destaca la insuficiente regulación en la materia y reproduce doctrina ya sentada con anterioridad, excepto una cuestión absolutamente disruptiva, como es el requisito de que la autorización de entrada esté conectado con la existencia de un procedimiento inspector ya abierto y cuyo inicio se haya notificado al inspeccionado. En esencia, la base del argumento es que no hay un acto previo que ejecutar y, por tanto, no cabe autorización judicial, pero el Tribunal se contradice a sí mismo, cuando apenas cuatro meses antes inadmite un recurso de casación (RC num. 7706/2019) diciendo que sí había acto ejecutable (aparentemente refiriéndose a la comunicación por medio de la cual la inspección inició las actuaciones inspectoras inmediatamente antes de la entrega del auto judicial) invocando su sentencia de 10 de octubre de 2019. No extraña que algún jurista haya considerado que esta innovación es contraria al artículo 113 de la Ley General Tributaria.

Todos los demás aspectos de la doctrina sentada ya eran conocidos, asumidos y aplicados por los operadores (más allá de casos puntuales como el enjuiciado), a saber: las entradas no pueden hacerse con fines prospectivos ("salir de pesca") a ver que se encuentra sin concreción de lo que se quiere obtener; obligatoria motivación de la necesidad, adecuación y proporcionalidad sin aceptaciones acríticas o automáticas por parte del juzgador; y en caso de utilización de comparables para poner de manifiesto indicios de ilícitos tributarios (magnitudes de otros contribuyentes del sector) éstos han de ser rigurosos y serios.

Ríos de tinta y de ondas han circulado estos días a propósito de la reciente Jurisprudencia, algunas aseveraciones como las relativas a que la Administración ya no podrá seguir dando la patada en la puerta, o comentarios sobre la extorsión o el terrorismo fiscal de la Agencia Tributaria, que ciertamente por su desmesura no merecen mayor comentario.

La Administración tributaria está obligada a revisar la contabilidad en la sede de la empresa

Otros hacen llamamientos a que por la vía legislativa se ponga coto a los supuestos abusos existentes, tales como el elevado número de solicitudes de autorización judicial (como si alguien pudiera determinar a priori el número óptimo de solicitudes, cuando éstas están condicionadas a la existencia acreditada de sólidos indicios de fraude), o el incumplimiento de los términos del auto, vulnerando otros derechos protegidos, recogiendo documentación no autorizada o adulterando pruebas. Estas acusaciones olvidan que, de darse esos supuestos, las garantías para el contribuyente son máximas con la normativa disponible: en primer lugar, por la necesaria rendición de cuentas al Juez después de la entrada, y en segundo lugar, por las vías de recurso existentes a disposición del obligado tributario.

Nos encontramos, pues, a la espera de los cambios normativos que sean precisos para terminar una historia inacabada, y asentar las reglas de juego que compatibilicen los intereses en juego de forma proporcionada.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
carlos.bueno@oktels.com
A Favor
En Contra

Mi opinión es que uno de los mayores criminales de la nación es la propia at, por las malas artes, por el espíritu confiscatorio de impuestos, tasas y otros para el monstruo de las galletas que todo lo fagocita, lo público, cada vez con más medios técnicos, en vez de bajar el número de funcionarios lo siguen aumentando, así como de políticos, refugiados con ayudas por no trabajar, asesores de políticos y otros adláteres. La at tributaria trata por defecto al ciudadano como culpable, hasta que este demuestre lo contrario.

Da asco

Puntuación 4
#1
Usuario validado en Google+
Alejo García Prada
A Favor
En Contra

Un artículo muy interesante, comparto la misma visión acerca de esta materia, una pena que haya personas que desde la ignorancia, critiquen a la AT y no sepan valorar su función. Todo es por una buena causa, luchar contra el fraude fiscal y por tanto, toda medida proporcional y adecuada debería de ser vista con buenos ojos.

Puntuación 6
#2
Nunuis
A Favor
En Contra

Mi opinión es que en un mundo perfecto todos contribuiríamos según nuestra capacidad económica y si esto fuera real muchos de nosotros pagaríamos mucho menos y efectivamente no nos freirían a impuestos, pero en la realidad que vivimos nos encontramos con que una parte muy importante de la población no tiene al descubierto sus ingresos y aunque sea humano caer en la tentación de declarar un 20 o un 30 por ciento de los mismos y escaquear el resto y por supuesto enfadarnos mucho si la inspección con una entrada en domicilio nos pilla el libro de contabilidad en B, no es a todas luces justo, ni ético ,cuando al final esas personas disfrutan de lo mismo ( sanidad, educación etc ) que las que si cumplen con sus obligaciones. Al final los que mas critican a la AEAT suele ser esa parte de población que se cree con derecho a aportar cuanto menos mejor...

Puntuación 2
#3
Usuario validado en Google+
Paloma Del Cuvillo
A Favor
En Contra

Totalmente de acuerdo. Muy bien justificado con evidencias que concretan y señalan la incoherencia del Tribunal Supremo en esta materia. La lucha contra el fraude fiscal debería ser un interés común. Hace falta ese cambio proporcional y una mayor regulación en la normativa en cuestión. La labor de la Agencia Tributaria es esencial para lograr aminorar el fraude.

Puntuación 2
#4