Opinión

La alta deuda ya lastra la economía

La montaña de la deuda ya daña la economía

La banca española registró un notable aumento de la morosidad en los pagos de sus créditos al consumo en el pasado semestre, hasta alcanzar una ratio (5,57%) no vista en los últimos seis años. Es un fenómeno previsible, tras el desencadenamiento de la crisis en la primera mitad de 2020, pero no por ello es menos preocupante.

El pago de cuotas de este tipo de créditos es un indicador adelantado de la situación financiera de las familias. Son las primeras obligaciones que se desatienden cuando ya atraviesan claras dificultades económicas, que aún tardarán en aflorar en las estadísticas de Contabilidad Nacional. Estos apuros se plantean en un momento financiero especialmente delicado para el conjunto del sector privado, tanto hogares como empresas, por el gran endeudamiento que ya acumulan. La constante tendencia a la baja de este pasivo, tras las recesiones del periodo 2008-2013, ha desaparecido por completo, según el Banco de España. Se deja así llevar por la inercia en la que el sector público lleva años sumido y la deuda total de la economía de nuestro país escala al 251,3% del PIB, un nivel no registrado ni en la anterior crisis. Se equivocan quienes vean la solución en los ínfimos tipos de interés actuales, que aún pueden bajar más a partir de diciembre con los nuevos estímulos del BCE. La refinanciación de las deudas en el sector privado va a ser imposible en muchos casos, ante el agravamiento de la crisis que mantendrá inactivas a gran numero de empresas y llevará la tasa de paro al 22%, según el Consejo de Economistas.

Pese a los bajos tipos de interés, será imposible refinanciar el muy alto pasivo de miles de empresas y de hogares

En paralelo, el alza de los impagos dañará a los acreedores. Se pone así de manifiesto el daño que el constante avance del endeudamiento es ya capaz de infligir a la economía.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.