Opinión

La banca, abocada a más fusiones

La banca española trata de parapetarse ante la crisis generada por la pandemia con 16.000 millones en provisiones, más del doble del volumen que las entidades venían destinando a esta partida. Debe valorarse el esfuerzo que supone la red de seguridad que los bancos españoles plantean. Se trata de una medida adecuada para responder a los efectos que la crisis ya genera y que lleva al sector a presentar unos números rojos de más de 10.000 millones en el semestre. No obstante, el colchón de seguridad actual de la banca podría no ser suficiente para hacer frente a otro parón de la actividad económica. Es un escenario que no se debe descartar ante el temor que existe a que los rebrotes obliguen a nuevos confinamientos en el futuro. Las consecuencias que para las entidades tendría llegar a esta situación son impredecibles. Pero es evidente que el mayor volumen de impagos pondría en dificultades a los bancos, especialmente a los pequeños y menos internacionalizados. Más aún si se tiene en cuenta que el gran problema del sector, el aumento de la rentabilidad, es materialmente imposible de obtener mientras los tipos de interés sigan en mínimos.

Por ello, resulta lógico que surjan voces que anticipen la pronta llegada de una nueva ola de fusiones al sector, como la del vicepresidente del BCE, Luis de Guindos. También es comprensible que entidades como Bankia, que rechazaban procesos de concentración, cambien de posición y se abran a negociar. Sin duda, los ahorros que los bancos obtienen por las sinergias de fusionar sus estructuras serán imprescindibles para enfrentarse a la tormenta perfecta que para el sector supone la persistencia de la política monetaria actual y el posible empeoramiento de la economía.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.