Opinión

Diplomacia que hunde al turismo

Nuevo varapalo para el turismo

Las empresas del sector turístico del Ibex sufrieron ayer caídas de hasta el 6,5%. No cabía esperar otro comportamiento de los inversores tras las cuarentenas que Reino Unido, Países Bajos y Noruega impusieron a los viajeros provenientes de España, además de por la decisión de Francia de aconsejar no viajar a Aragón y Cataluña por los rebrotes.

Todas estas medidas ahondan las pérdidas que el turismo nacional sufre por la pandemia, estimadas en 120.000 millones para todo el año, el doble que en la crisis de 2008. De esta cantidad, la patronal Exceltur calcula que el impacto para las empresas en agosto y septiembre de las recientes cuarentenas europeas será de 8.700 millones. Más de la mitad corresponde a la cancelación de reservas de turistas provenientes de Reino Unido, que suponen el 20% del total de visitantes que recibe España. Vaya por delante que, como dice el sector, es criticable que el Gobierno británico no advirtiera antes a España de una decisión tan dura. Máxime si se tiene en cuenta que en la mayoría de países de la Unión Europea existen rebrotes. Y que la incidencia de estos rebrotes es mayor en muchas zonas del Reino Unido que en España. González Laya confía en el fruto de sus gestiones. Pero estas se producen a destiempo. La prueba es que el embajador británico no espera un cambio en la decisión a corto plazo. Además, el hecho de que intente salvar a las islas y deje fuera a Andalucía ó Benidorm, con una incidencia del virus parecida, enreda cualquier solución al tema.

Exteriores llega tarde para limitar el daño que las cuarentenas europeas supondrán a un sector básico para el PIB

Después de las decisiones de Bélgica y de Francia de aconsejar no viajar a nuestro país y del alza de los rebrotes, la Diplomacia española debería haber estado alerta para evitar a priori y no a posteriori como la de Londres.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.