Opinión

¿Qué tecnologías vencen a la pandemia?

La tecnología, factor diferencial para las empresas durante y tras la crisis

En tiempos volátiles y con un alto grado de incertidumbre, el uso de las tecnologías más punteras está asomando como un recurso clave y un auténtico factor distintivo en el sector empresarial. El tratamiento adecuado de la información relevante que obtenemos de estas nuevas herramientas está permitiendo a la industria prevenir y adelantarse a las consecuencias de una crisis sanitaria sin precedentes. Además de los más 240.000 contagiados y más de 27.000 fallecidos, las limitaciones a la actividad consecuencia del estado de alerta han destruido ya 285.000 puestos de trabajo según la última EPA, mientras las previsiones de la Comisión Europea apuntan ya a una caída por encima del 9% del PIB español para este año.

En un contexto con escaso margen para el optimismo inmediato, las empresas se han decidido de una vez por todas a apostar por las utilidades reales y soluciones que ofrecen las nuevas tecnologías. La innovación es ya la gran aliada tanto para la limitación y extensión de la enfermedad como para mitigar su impacto negativo en el tejido empresarial a todos los niveles. El cambio de paradigma se hace evidente y lo será más aún durante los próximos meses. Las empresas han dejado de mirar a la innovación como un recurso extraordinario parar plantearlo como un recurso necesario. Pero ¿cuáles son las herramientas que más han evolucionado en estos meses de excepcionalidad?

La tecnología es ya la mejor aliada para mitigar el impacto del virus en el tejido empresarial

El blockchain, la impresión 3D, las aplicaciones móviles avanzadas, la inteligencia artificial o la robótica se han revelado como las más utilizadas y eficaces durante los primeros pasos de la pandemia, según el informe Perspectiva del COVID-19: Tecnología e innovación contra el Coronavirus, elaborado por Grant Thornton. El 53% de las iniciativas innovadoras desplegadas para esa finalidad han recurrido al big data y a la inteligencia artificial, el 22% a la robótica y el 12% a la ciberseguridad. En tercer y cuarto lugar, se sitúan el blockchain (11%) y los chatbots (2%).

Pero la velocidad de aplicación varía no sólo en función de la tipología empresarial si no también en relación con la propia idiosincrasia de cada país. China o Corea del Sur son hoy las grandes referencias en el uso de la tecnología para combatir de frente al virus. Como grandes ejemplos destacan el software de GPS chino BeiDou, que ha permitido a las autoridades del país enviar mensajes de alerta a 6 millones de vehículos u orientar a drones y robots que han entregado equipamientos médicos y material sanitario en áreas remotas, así como la tecnología de toma de temperatura mediante infrarrojos que permite examinar a 200 personas por minuto. Innovaciones todas que están comenzando a ser replicadas en otros países.

Es imprescindible invertir más en el  desarrollo de los sistemas de ciberseguridad

Aunque en menor proporción, España también está usando la tecnología para enfrentarse a la nueva realidad, si bien, destacan por su mayor incidencia, las relacionadas con la organización y optimización de los recursos en el ámbito empresarial. Así lo acredita que las descargas de las aplicaciones de videoconferencia Google Hangouts, Zoom o Microsoft Teams se multiplicaran en el mes de abril por 64, 27 y 15, respectivamente, en comparación a la media del último trimestre de 2019.

A estas alturas, podemos concluir que las tecnologías están contribuyendo a reducir los tiempos de toma de decisión, a mejorar las competencias de los trabajadores y a predecir y solucionar situaciones problemáticas tanto a los sectores público y privado en muchos países. La necesidad de avanzar en sistemas que tan sólo unos meses todavía se miraban con recelo, es una de las principales conclusiones que podemos extraer de la pandemia. Un buen ejemplo tiene que ver con el Blockchain. La posibilidad que este sistema otorga para garantizar una mejor trazabilidad en la cadena de suministro habría reducido la incertidumbre y vuelto más transparente el proceso de abastecimiento de países como España, donde esta cuestión ha resultado especialmente polémica. Así como, soluciones ligadas a dotar a las empresas y sus trabajadores de herramientas que faciliten la reincorporación al entorno laboral y la movilidad.

Es justo ahora cuando debemos reinventarnos y continuar haciendo uso de herramientas tecnológicas que nos permitan mitigar los efectos colaterales de la nueva realidad que estamos viviendo, manteniéndonos en la vanguardia de la innovación. La inversión en avances tecnológicos brinda a las empresas una ventaja competitiva única, especialmente en tiempos de profundos cambios de comportamientos sociales y empresariales como el actual.

En líneas generales resulta imprescindible dedicar ahora más esfuerzos al desarrollo de los sistemas de ciberseguridad y realizar una mayor apuesta por la gran oportunidad que nos ofrece el análisis de datos, donde en un contexto de incertidumbre como el actual, los modelos predictivos anteriores ya no sirven. El fomento del teletrabajo y el impulso definitivo a los canales digitales y las aplicaciones móviles, serán otros de los aspectos a tener muy en cuenta, consecuencia directa de los cambios en el modelo organizativo y la demanda incremental de los nuevos servicios online.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin