Opinión

El momento de los mercados emergentes

Los países emergentes saldrán mejor de la epidemia de lo que se creía

Una de las primeras conclusiones de los expertos acerca de la crisis de Covid-19 fue que golpearía con mayor fuerza a los mercados emergentes, y mucho menos al mundo desarrollado. Pero, ¿es verdad? De hecho, el primer juicio no siempre es el correcto. Y a medida que la economía mundial comienza a salir lentamente del bloqueo, es muy posible que sean las naciones en desarrollo las que emergen en una posición muy fuerte, y que Europa, EEUU y Japón estén atrapados en el declive.

Ciertamente no era así como se veía cuando los mercados se derrumbaron durante marzo y abril. Cuando el virus se convirtió en la peor epidemia que el mundo ha presenciado en un siglo, los mercados emergentes bajaron más del 40%. Las acciones se desplomaron, y las divisas y bonos también. En cambio, el mercado estadounidense sólo se deslizó brevemente en territorio bajista, antes de recuperarse con fuerza (especialmente el Nasdaq, extraordinariamente) y la mayoría de las bolsas europeas cayeron alrededor de un 25%. Incluso los mercados de España e Italia, duramente golpeados, no sufrieron tanto como la mayoría de los países de África, Europa del Este y Asia.

Salvo Brasil y Rusia, el resto de países emergentes no están abrumados por el coronavirus

No fue difícil entender lo que todo el mundo temía. Los frágiles sistemas de salud serían fácilmente colapsados por pacientes enfermos y moribundos. Los barrios de chabolas hacen muy difícil el auto-aislamiento o la distancia social, y el Covid-19 podía diezmarlos fácilmente. Los Gobiernos corruptos y desgarradores no sabrían responder, y los ratios de deuda se descontrolarían al colapsar las economías y los sistemas fiscales. En general, es mucho más fácil para los países ricos hacer frente a una emergencia que para los pobres.

Sin embargo, a medida que la crisis comienza a remitir, el veredicto parece menos convincente. Es cierto que muchos de los mercados emergentes pueden ser perdedores a corto plazo. Pero a medio, es probable que sean los grandes ganadores. ¿Por qué? Aquí hay tres razones por las que volverán más fuertes que nunca.

Los países desarrollados son los que parecen más vulnerables, sobre todo Europa

Primero, hasta ahora han enfrentado el virus mucho mejor de lo que se podría esperar. Sin duda, Brasil está sufriendo, y también Rusia, pero, hasta ahora, otros países semejantes no están siendo abrumados por la enfermedad. Vietnam tiene una larga frontera con China, y casi 100 millones de personas, pero sólo 300 casos de Covid-19 y ninguna muerte. La mayor parte de África está hasta ahora relativamente indemne: Sudáfrica, el país más desarrollado del continente, ha registrado sólo 300 muertes, mucho menos que su tasa de mortalidad habitual. No sabemos la razón de ello. Podría ser porque tienen poblaciones más jóvenes - Sudáfrica tiene sólo una décima parte del número de personas mayores de 70 años como Italia por ejemplo. Podría ser por los climas cálidos, o por las inyecciones contra la tuberculosis que allí aún son habituales. Podría ser porque tienen gobiernos más fuertes y autoritarios que fueron capaces de imponer cierres antes (aunque esto difícilmente sea cierto en la mayor parte de África). Podría ser otro factor que aún no hemos resuelto. Sea lo que sea, el resultado es el mismo. Los confinamientos terminarán antes, y habrá menos daño para esas economías que en los países - Reino Unido, EEUU, Italia y España - donde el número de muertos ha sido enorme.

Además, ninguno de esos países se verá abrumado por la deuda. Los niveles de pasivo serán más altos en el mundo desarrollado. Italia se dirige hacia una relación deuda/PIB del 200%. Francia, hacia el 130% o 140%. Están inundados en liquidez, pero ésta no es la solución a largo plazo, y tarde o temprano los impuestos tendrán que subir. Uno o dos mercados emergentes - incluyendo algunos de los sospechosos habituales como Argentina – ya sufren crisis de deuda. Sin embargo, en general, deberían afrontar esta situación en mucho mejor forma.

Por último, son los mercados desarrollados los que parecen especialmente vulnerables. Europa se ha visto muy afectada por el virus y las estrictas normas de la zona euro, incluso con los alemanes aceptando finalmente un rescate limitado, impedirá que los gobiernos superen los problemas. EEUU han renunciado al liderazgo mundial. El mundo esperaba que el presidente estadounidense coordinara una respuesta a una crisis, pero esta vez no ha sucedido, y puede que no vuelva a suceder. China parece cada vez más probable que asuma el liderazgo mundial. No va a ser difícil para los mercados emergentes hacerlo bien en comparación.

La gran tendencia del siglo XXI va a ser el constante cambio de poder y riqueza de las antiguas economías desarrolladas a las nuevas economías en desarrollo. Tienen la demografía de su lado, Estados más pequeños, y pueden alcanzar rápidamente a sus rivales occidentales. Durante la última década eso ha estado en suspenso. Por diferentes razones, los BRIC - Brasil, Rusia, India y China - agonizaron, con la excepción de China. Algunos de los otros grandes países en desarrollo como Turquía y Nigeria tuvieron sus propios problemas. Los gigantes de la tecnología americana avanzaron, y fue su crecimiento lo que entusiasmó a los inversores. Pero en esta década, el cambio hacia los mercados emergentes va a resurgir como la mayor tendencia de la economía mundial, y la crisis de Covid-19 lo acelerará.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin