Opinión

El alto precio de no recortar el gasto

Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno

La vicepresidenta Calviño reafirma la intención del Gobierno de evitar cualquier tipo de recorte del gasto público. Su insistencia en que la UE no se refiere a este tipo de ajustes cuando reclama reformas es discutible, considerando que la Comisión fue clara al alertar de que el déficit estructural español superará el 5% tanto este año como el siguiente.

Pero sus posibles perjuicios amenazan con ser aún mayores. Toda ayuda europea a España va a estar sujeta a condiciones. Así ocurrirá incluso con el fondo de transferencias directas, por valor de 500.000 millones, por el que abogan Francia y Alemania. Resulta imposible creer que los Estados miembros darán libre acceso a esos recursos a un país que se niega a hacer esfuerzos reales por bajar su déficit y su deuda.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.