Opinión

El alto precio de no recortar el gasto

Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno

La vicepresidenta Calviño reafirma la intención del Gobierno de evitar cualquier tipo de recorte del gasto público. Su insistencia en que la UE no se refiere a este tipo de ajustes cuando reclama reformas es discutible, considerando que la Comisión fue clara al alertar de que el déficit estructural español superará el 5% tanto este año como el siguiente.

Pero sus posibles perjuicios amenazan con ser aún mayores. Toda ayuda europea a España va a estar sujeta a condiciones. Así ocurrirá incluso con el fondo de transferencias directas, por valor de 500.000 millones, por el que abogan Francia y Alemania. Resulta imposible creer que los Estados miembros darán libre acceso a esos recursos a un país que se niega a hacer esfuerzos reales por bajar su déficit y su deuda.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin