Opinión

Julio Anguita, el último marxista económico

Julio Anguita. Imagen: EFE

La muerte de Julio Anguita supone la desaparición del que quizá sea el último marxista económico en nuestro país con relevancia pública, no solo en las ideas sino también en su proceder durante más de tres décadas de actividad política. Pocas personas como Anguita podían discutir con una metodología definida, unos argumentos claros y un razonamiento teórico llevado hasta sus últimas consecuencias, respaldado en multitud de lecturas que iban desde la tradición marxiana (es decir, desde la filosofía del primer socialismo) hasta el comunismo que rebrota en diferentes países, a pesar de la caída del Muro de Berlín. Así lo demostró durante más de una década en la columna que escribía en este periódico. A pesar de encontrarme en las antípodas de su pensamiento económico, siempre encontré en las líneas que escribía Anguita profundidad en el análisis y el intento de generar una discusión práctica, pero fundamentada en unas bases teóricas, algunas veces sólidas y otras veces más endebles. Cada vez es más difícil encontrar economistas, pensadores, filósofos o simplemente profesionales o académicos con los que poder confrontar argumentos en una atmósfera de cordialidad, sin tener que esperar del adversario ataques 'ad hominem' y donde cada debatiente debe tener valor que, como decía Unamuno en el epílogo a la "Vida y Escritos del Dr. José Rizal", 'tiene más de cerebral que de testicular'.

La desaparición de Julio Anguita se ha producido justo de la manera contraria a la que exponía en su última columna del 6 de mayo, titulada Decía Gramsci: "un óbito sereno cual llamita que se extingue lánguidamente". Tras asegurar por enésima vez el fin del 'neoliberalismo', el ex coordinador general de Izquierda Unida pronosticaba que "el nuevo orden no vendrá cual Nacimiento de Venus del pintor Sandro Botticelli. Será -es- un parto con dolor, con ansiedades, contradicciones y también sufrimiento". Había llegado a la conclusión -al igual que hizo en la 'Gran Recesión' que comenzó en 2008- de que la crisis del 'coronavirus' es la antesala de un nuevo orden mundial post-capitalista.

Este análisis es muy característico de los pensadores del primer socialismo y de sus sucesivas reencarnaciones a lo largo de los últimos 250 años. Cada vez que se produce una gran catástrofe como una pandemia, una guerra o una grave crisis económica, los marxistas clásicos salen rápidamente a predicar el fin de las democracias liberales. En el fondo, nunca entendieron que en la civilización humana se producen acontecimientos catastróficos, imprevisibles y de largo radio (con gran capacidad de permanencia de sus efectos a lo largo del tiempo) cada cierto tiempo que son capaces de llevarse por delante estructuras enteras políticas y económicas si éstas están apoyadas sobre pilares endebles.

Llegó a la conclusión de que la crisis del coronavirus es la antesala de un nuevo orden mundial

Cuando Anguita habla de cómo el 'neoliberalismo globalizado' se está muriendo (el término despectivo para denominar a las políticas liberales a partir de finales de los setenta), parte de la caracterización del capitalismo como un sistema impuesto sobre la sociedad, frágil y dañino. Sin embargo, el llamado 'capitalismo' no ha sido algo creado 'top-down' sino 'bottom-up', es decir, una creación del individuo que en su impulso natural para relacionarse con el resto de seres humanos fue tejiendo una serie de costumbres, normas y reglas de conducta fundamentadas en la moral (pensar rectamente), la ética (discernir entre lo que es 'bueno' y lo que es 'malo') y la cultura. Todo ello ha ido entremezclándose a lo largo de los siglos hasta llegar al momento actual: una sociedad bajo el imperio de la Ley en una economía de mercado.

En este sentido, como bien subrayaba cada vez que tenía ocasión Anguita en sus escritos, el ser humano siempre está necesitado de cambios, de sustituir lo que no funciona y de actuar siempre con transparencia y honradez intelectual. Otra cosa es que sea un acierto o una equivocación y que posteriormente cualquiera de los dos escenarios pueda ser juzgado críticamente. A pesar de venir de una corriente ideológica contraria, el antiguo alcalde de Córdoba siempre fue defensor del 'nuevo mundo' frente al 'viejo', de enterrar aquello que no funciona y dar lugar a un futuro esperanzador. El problema siempre está cuando lo 'viejo' no termina de morir y lo 'nuevo' no termina de nacer.

Algo parecido le ocurrió a él personalmente, cuando a finales de los noventa renunció a seguir dando la batalla frente al socialismo reinante para sustituirlo y decidió colocarse extramuros del constitucionalismo del 78. Aquella decisión que hoy, 20 años después ha cristalizado en el actual Gobierno de coalición, no será juzgada en las próximas décadas como acto de mala fe de Anguita, sino como una decisión errónea nacida del conflicto continuo entre el idealismo hegeliano y la 'dictadura de la realidad', pero que solo con las personas honradas, aunque equivocadas, merece la pena discutir.

comentariosforum7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Bilbo
A Favor
En Contra

Se fue Anguita, pero tenemos un digno sucesor, Alberto Garzon, que dice que la solucion es imprimir dinero cada uno en su casa, que eso no genera inflaccion. Alberto es el siguiente marxista economico.

Puntuación 5
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Deducir que el capitalismo y el liberalismo es una creación espontanea de los individuos, es un tanto atrevido.

La explicación ingenua de los sistemas políticos, económicos y sociales siempre ha sido la misma, es la propia naturaleza humana la que fundamenta el sistema. Así es como explicaban en el antiguedad su sistema, o en el Medievo el sistema Feudal.

No se puede entender un sistema político y económico solo como una forma de cooperar para logra un resultado (sobrevivir de la mejor manera), también es una forma de que unos hombres puedan dominar y sacar provecho de otros hombres, pues el hombre es un gran cooperador pero también un gran ventajista, si puede tiende a sacar ventaja de sus semejantes.

Julio Anguita puede que se equivocara en muchas cosas, pero sabía que el progreso ético de una sociedad depende de que el factor de cooperación y solidariedad humana, acaben prevaleciendo sobre el elemento depredatorio del homo sapiens.

Puntuación 14
#2
un moderado
A Favor
En Contra

A Anguita lo definiría como el político que no quiso hacerse rico, honesto y defensor de sus ideas políticas sin fanatismo.

Ahora tengo la sensación que los actuales políticos aplican el comportamiento, casi universal, cuando tengo que elegir entre lo bueno y lo malo elijo lo que me beneficia, aunque sea lo malo, ay amigos el egoísmo individual destruye el bien colectivo, lo mío que no me lo toquen pensamos casi todos, en el momento actual y con las circunstancias que se dan, alguien tendrá que perder ¿Quién será"¦?

Puntuación 8
#3
un lector
A Favor
En Contra

Sin coincidir con él en ideología, me parece justo reconocerle a Anguita valores que honran a un político: defensa sin tapujos de sus ideas pero sin estratagemas para llegar al poder de cualquier modo, debate sereno y sin estridencias ni populismos, austeridad personal y renuncia a las prebendas de la política...

Eso es coherencia y ejemplo de vida, de lo que deberían aprender quienes ahora predican su ideología pero en lo personal han sucumbido a las tentaciones "burguesas ".

Puntuación 4
#4
hesean
A Favor
En Contra

La verdad es que le tenía por una persona con ideales justos en un mundo injusto. Sin embargo, ayer vi la bandera soviética en su ataúd y se me rompieron los esquemas. No puedo creer que su último adiós lo diera con la bandera de un régimen dictatorial que creo los Gulag y tenía a su población en la miseria. No olvidemos que durante el mandato de Stalin murieron más de 10 millones de personas, cinco de ellos en Ucrania y de hambre. Para mí es como si le hubieran colocado una svastica encima. Quiero creer que eran reminiscencias de un pasado olvidado y me quedaré con el recuerdo de una persona con ideales de servicio público pero con filias equivocadas.

D.E.P.

Puntuación 2
#5
Usuario validado en Google+
Antonio Lopez Lopez
A Favor
En Contra

Al califa rojo de Córdoba, no se le podía tener en igual opinión en su idiología Marxista, comunista, pero tenía tal carisma que le le cogía cariño.

Se ha perdido un Español que realmente merecía la pena escuchar y conocer, que sirvió a su país mas o menos acertadamente y que lo echaremos mucho de menos.

Que Dios lo tenga en su gloria, aunque el no fuera nunca a misa, seguro que hoy goza ante su divina presencia.

¡Julio, te echaremos mucho de menos!.

Puntuación 5
#6
EL MANIQUI SI QUE ESTA PODRIDO Y ACHICHARRADO
A Favor
En Contra

A mi no me van a engañar

Ni califas ni Anguitas ni Anguitos.

TODOS SON LO MISMO UNA PANDILLA DE LADRONES QUE SÓLO BUSCAN QUEDARSE CON LO AJENO

LO DEMíS SON PAMPLINAS

Puntuación 0
#7