Opinión

Virus e ideología

Muchos han aprovechado el virus para lanzar mentiras y especulaciones

El virus que llegó, como los Reyes Magos, de Oriente ha traído consigo no sólo gravísimas tragedias, muy largos encierros y miedos sin cuento, también han venido con él mentiras y comentarios infumables. Por comenzar por las mentiras salidas (en términos usados por Javier Sampedro) desde "un ejército de bots y larvas humanas de moralidad inmadura subcontratadas por los partidos políticos que tienen gran capacidad de penetración social entre los adictos y las capas más incultas de esta sociedad injusta".

La gran mentirosa en este asunto del virus chino se llama –de momento- Judy Mikovits, que es doctora en bioquímica por la Universidad George Washington y una irresponsable de muchos quilates. Corre por ahí un video donde esta señora asegura que las muertes por coronavirus no lo son a causa del virus y que las mascarillas, en lugar de proteger, activan al agente infeccioso. Culpa, además, a Anthony Fauci, jefe de enfermedades infecciosas de los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses de haber causado millones de muertes por sida. En efecto, mentiras y calumnias.

Luchar por la cobertura universal de derechos básicos, como trabajo y salud

Pero a quien esto escribe lo que le preocupa aún más que las mentiras son los profetas. Por ejemplo, se habla de "marxismo microbiano" porque algunos analistas de izquierda sostienen que epidemias como la que estamos sufriendo explican las transformaciones de nuestras sociedades y no las estructuras económicas, los movimientos sociales o la influencia de las ideas políticas. El más conocido de estos "microbianos" es Frank Snowden, historiador de la Medicina y profesor en Yale, que en un libro titulado Epidemia y sociedad sostiene que las epidemias explican desde el declive de Atenas, la caída del Imperio romano, el hundimiento de las civilizaciones precolombinas y hasta el fracaso de Napoleón en Rusia.

Entre estos profetas no podía faltar Noam Chomsky, que es a la vez un gran lingüista y un politólogo medio imbécil que esta vez –cómo no- echa la culpa de la pandemia no al coronavirus sino al neoliberalismo.

En sentido contrario pero igualmente increíble se mueve David Harvey, quien sostiene que las medidas contra la plaga en China fueron "invasivas, autoritarias y poco delicadas" y, sin embargo, minimiza el salvajismo del capitalismo chino. Además, pronostica que en EEUU la pandemia será enfrentada con un paquete de medidas "bastante más socialista que cualquier cosa que pudiera proponer Bernie Sanders", auspiciado todo ello –según él- nada menos que por Donald Trump.

Lo peor de todas estas especulaciones es que están cargadas de ideología, lo que en roman paladino quiere decir que no valen ni para tomar… una cerveza. Para salirme de ese barrizal tomaré dos ejemplos que contradicen a los enumerados más arriba. Se trata de dos mujeres, Judith Butler y Martha C. Nussbaum, neo marxista la primera y liberal la segunda. Ellas se han olvidado de sus respectivas ideologías y, según Rafael Rojas, ambas defienden:

"Luchar por una cobertura universal de derechos básicos –salud, educación, vivienda, trabajo, medio ambiente sano, paridad de género…- lo cual es más coherente y eficaz que oponer a la decadente hegemonía de EEUU la naciente de la China de Xi o la Rusia de Putin".

Pues, en tiempos de confusión y de pandemia, bienvenidas sean estas señoras razonables y democráticas.

comentariosforum7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Vicente
A Favor
En Contra

Estimado sr. Leguina,

Mi más ferviente aplauso por su artículo. Es de lo más racional que se puede leer hoy en la prensa.

La contaminación más letal que sufrimos no es la de CO2, no es la de plásticos, no es la de basuras, es la de mentiras, opiniones y manipulaciones. Hasta las cámaras fotográficas mienten por medio de Photoshop.

Las redes sociales son otro invento maquivélico. Google sabe donde estás en cada momento, lo que comes y lo que escribes. Twitter sabe a quien odias y como opinas. Ni Hitler hubiera inventado algo tan perverso. La contaminación de opiniones es una de las plagas más perniciosas que podamos sufrir.

¿Qué es una opinión? Considerar que verdad es lo que a cada cual le gusta que sea verdad y no lo que se pueda demostrar o comprobar. Como la verdad apoyada en la preferencia personal carece de demostración lógica, la forma de imponerse es la censura, la falsificación y la persecuación de quien la niegue.

Muchos defienden la opinión afirmando que no todo podemos demostrarlo. Exacto. Pues cuando algo no se puede demostrar, no se le considera verdadero ni falso y se acompaña siempre de su posible negación. A eso se le llama hipótesis de trabajo, en modo alguno opinión.

En el siglo XXII se conocerá mejor la historia de los etruscos de hace 2200 años que la de cualquier país del siglo XXI. A los historiadores les será imposible saber que hay de verdad entre los miles de terabytes de información que se emiten hoy.

Puntuación 6
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Ya esta Vicente con su discurso trillado. Mentiras y manipulaciones siempre las ha habido y las habra, simplemente por ignorancia o por querer sacar beneficio de la situacion.

Pero una cosa es eso y otra muy distinta pretender que la verdad es algo que se alcance por medio de cualquier metodo. El metodo mas depurado para alcanzar la verdad, la ciencia, tampoco puede hacerlo. Autores como Karl Popper han concluido que la ciencia no establece verdades definitivas, solo formula hipotesis y teorias que una vez que han superado la prueba empirica, se puede decir que no han podido TODAVIA ser refutadas. Pero seran refutadas en un futuro, puesto que las teorias que se creian mas solidas como la fisica newtoniana han sido refutadas aunque se tardara siglos (Einstein demostro que ni el espacio, ni el tiempo eran absolutos, ni la gravedad era una fuerza a distancia, etc.).

Las verdades absolutas quedan para los iluminados, para los fanaticos religiosos, para los trasnochados intransigentes.

Puntuación 3
#2
Vicente
A Favor
En Contra

Estimado "yomismo", comprendo tu amor a la mentira y que las defiendas con tanto placer. Es tu caracter.

¿Cuando he dicho yo que hay verdades eternas siendo científicas o no?

Popper establece como criterio para discernir si una afirmación es científica si es falsable. Pues bien, Newton no se equivocó porque jamás afirmó que la ley de gravedad sea ni eterna, ni verdad absoluta. Simplemente demostró que de su ley se deducían las leyes de Kepler por medio del cálculo infinitesimal que el creó. Pues ni Einstein, ni el papa de Roma han dudado jamás que no sea así. De la ley de gravedad y el cálculo infinitesimal se deducen entonces, ahora, aquí y en China, las leyes de Kepler.

El que refutó la ley de gravedad de Newton fue Newton. Para demostrar por ella las leyes de Kepler suponía que los planetas no son esferas, sino puntos en movimiento, es decir, que toda su masa está concentrada en un punto. Por tener que hacer esa simplificación no se atrevió a publicar su ley, por considerarla poco rigurosa. Pero he aquí que se la explicó a su amigo Halley y este comprobó y demostró que, aunque fueran esferas, el resultado era el mismo que considerando solo sus centros de gravedad que son puntos. Solo entonces fue cuando Newton publicó su ley, al ver que era matemáticamente correcta. Pero no te olvides que jamás afirmó que fuera ninguna ley ni eterna, ni verdadera. Se limitó a demostrar que de ella se deducen matemáticamente las leyes de Kepler. Eso sigue siendo verdad y lo puede comprobar cualquiera que sepa resolver ecuaciones diferenciales. Luego tu afirmación de que Einstein demostró su falsedad es pura ignorancia. Además Einstein, como buen científico tampoco creía en su relatividad. La hizo falsable afirmando que si no se comprobaba el desvío de la luz por la gravedad, el desplazamiento al rojo del espectro solar, y el movimiento de los perihelios de los planetas, debía ser rechazada.

Mira si soy escéptico, que incluso no creo que lo que la cita de Popper, que has escrito, no vaya a demostrarse en el futuro que también es falsa. Si tuvieras más .... neuronas, dudarías también de lo que dices, como he dudado yo siempre de todo, aunque de unas cosas más que de otras. Por eso jamás he considerado que la ciencia sea una doctrina. La ciencia es un método para analizar doctrinas; pero como ella no es una doctrina, no puede rechazarse ni afirmarse. Un método solo puede comprobarse que más exitoso o menos, y en el futuro puede perfeccionarse, pero no descubrir que es falso porque no es una doctrina, sino una herramienta.

En una cosa si estoy de acuerdo contigo. Siempre se ha mentido. Pero ahora la mentira nos gobierna, que no es lo mismo.

Puntuación 4
#3
yomismo
A Favor
En Contra

Si muchas leyes de Kepler y lo que tu quieras, pero la teoria de la fisica clasica falla por todos lados: el espacio y el tiempo no son magnitudes absolutas puesto que dependen de la velocidad y la gravedad, la gravedad no es una fuerza ya que es una curvatura en el espacio tiempo, la velocidad tiene un limite.

Pero lo peor es creer que cualquier hecho social solo tiene un sentido o significado. Te pongo un ejemplo, puedes disminuir la incidencia del coronavirus pero a costa de la economia. Ningun cientifico puede determinar en que punto la salud tiene que ceder a la economia, porque esta es una cuestion etica. La politica es esto, resolver cuestiones eticas, no decidir que hipotesis es verdadera o falsa, sino que es lo mas justo en cada caso.

Puntuación 3
#4
Vicente
A Favor
En Contra

Gracias, muchas gracias, querido "yomismo", Hacía tiempo que no me reía tanto. Después de demostrar que no tienes ni pajolera idea de física ni del método científico, resulta que defines la política como el método para saber lo que es justo o injusto.

Si estas inspirado por Dios y por eso sabes tal cosa, perdona lo que voy a escribir. Yo no estoy inspirado por nadie.

¿Pero tan tonto eres que todavía no has descubierto que la palabra justo no significa nada?

Las palabras que se usan fuera del método científico suelen ser palabras mágicas sin significado.

El ejemplo más patente es la palabra Dios. Esa palabra tiene millones de significados, lo cual implica que no significa nada. Para mi abuela era un señor con barba blanca que la protegía. Para los romanos el encargado soltar rayos y truenos. Para Espinoza todo el Universo. Para Einstein algo parecido. Para Santo Tomás el mago que consiguió que 3 = 1 fuera una igualdad. Tiene tantos significados la palabra Dios, como hombres la usan, es decir, millones de significados.

Pues la palabra justo le gana. Para cada cual justo es lo que le conviene. En algunas ocasiones lo justo suele considerarse pagar más por lo que es más difícil o menos probable. En este caso será cuestión del cálculo de probabilidades; pero como niegas la relación entre ciencia y justicia, no debe ser ese el significado que le das. Me gustaría que nos definieras qué es lo "justo", pues me darías ocasión para reírme una vez más.

Puntuación 3
#5
yomismo
A Favor
En Contra

La ilusion del positivismo reducionista decimononico, como el tuyo, Vicente, ha sido superado hace mas de un siglo. Para empezar los epistemologos han concluido que el metodo cientifico es un apriori no sujeto a validacion experimental .

Por otro lado, tu comentario esta lleno de afirmaciones acientificas, que sabra la ciencia de Dios, o de la justicia o de si yo soy o no ignorante en materia de ciencias. No sabe nada de esto, porque ninguna de estas cuestiones ha sido sometida al metodo cientifico y sin embargo tu opinas como hacemos todo.

Puntuación 1
#6
Vicente
A Favor
En Contra

Gracias querido "yomismo", gracias, !como me río!!! Todavía no has comprendido que no soy nada, ni positivista, ni reduccionista, ni cardiologo, ni keynesiano. Solo soy un escéptico que los martes y los miércoles me burlo de los que tienen opiniones. Los jueves huelo bien, los viernes como solomillo de cerdo ibérico regado con vino de Rioja, los sábados me visita el arcángel san Gabriel y los domingos trabajo con intecionalidad noética bergsoniana dirigida a la síntesis epistemológica reducionista para conseguir abstracciones hermíticas de los operadores noeterianos conmutativos.

Espero ansioso tus nuevas muestras de ignorancia. En este arresto domiciliario que sufrimos, las risas que me producen activan la circulación pulmonar.

Mi frase preferida te la escribo en ruso, que es el idioma más bello que conozco

Лڎди веڀڏڂ вځемڃ, пока ڍڂо абځڃڀдно.

Besos y abrazos de

Vicente

Puntuación -1
#7