Opinión

Decía Gramsci

El Covid-19 acelera la llegada de un nuevo mundo diferente a lo conocido hasta ahora

Antonio Gramsci (1891 – 1937), filósofo y dirigente del Partido Comunista Italiano decía que: "El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos".

Las crisis de toda índole que la pandemia ha agravado, nos traen al presente las palabras del político sardo y, desde luego, nos obligan a reflexionar. El orden político – económico mundial representado por la civilización industrial en su desarrollo capitalista, nació por la confluencia de dos hechos: la revolución científico – técnica de finales del siglo XVIII y la democracia representativa como desarrollo alicorto de la Revolución Francesa, también de esa fecha. Esa génesis llevaba en sí misma el embrión de una contradicción agravada desde mediados del siglo XX; a saber, la incompatibilidad entre unos derechos predicables para toda la humanidad y la búsqueda de la ganancia personal como motor único del sistema. La agudización de este conflicto tiene dos fechas: 1948, Declaración de Derechos Humanos y 1972 con la publicación de Los límites al crecimiento. En este sentido y desde la experiencia de las últimas décadas puede afirmarse que el viejo mundo, en su versión del neoliberalismo globalizado, se está muriendo.

El neoliberalismo globalizado se está muriendo y con él se van nuestros hábitos de consumo

Pero hay muertes y muertes. Y desde luego que ningún ingenuo piense que el óbito es sereno cual llamita que se extingue lánguidamente. El conflicto, las tensiones, los horrores incluso, son el cortejo que acompaña al moribundo. Y porque, también con él, se van nuestros hábitos de consumo y de valores con los que la cotidianeidad nos ha impregnado. Solamente la pronta aparición del nuevo mundo (si aparece) podría acortar el sufrimiento.

Pero no nos engañemos, el nuevo orden no vendrá cual Nacimiento de Venus del pintor Sandro Botticelli. Será -es- un parto con dolor, con ansiedades, contradicciones y también sufrimiento. Pensemos históricamente cuánto esfuerzo y cuánta lucha han costado el acceder, siquiera medianamente, a las conquistas democráticas y sociales que una parte de la humanidad todavía posee. Tampoco está asegurada la venida del nuevo mundo; entre otras cosas porque no viene si no se le trae. Y desde luego, a fin de no instalarse en una parusía laica, el mundo que se desea nace en el seno de este viejo, y está concretado en proyectos, plazos, programas y renuncias, aunque sean transitorios. La tarea es ardua, aunque tiene la subjetiva recompensa de dar sentido al existir. Se necesitan muchas parteras y muchos comadrones. Y además, una multitud de los viejos topos que describía Karl Marx.

Volvamos a Gramsci y a las palabras con las que comienza este artículo. Es posible, y hasta probable, que no se vea o no se quiera ver el fin de una época a pesar de los datos y evidencias de cada día. También es posible y probable que el nuevo orden o la nueva sociedad, sean considerados quimeras, delirios y ensoñaciones aunque la Historia nos demuestre cuántos cambios positivos para el ser humano fueron antes considerados locuras y disparates.

Pero lo que es evidente para nuestros ojos y oídos es que, en este claroscuro de España, estamos rodeados de monstruos.

comentariosforum5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

yomismo
A Favor
En Contra

Tampoco espero gran cosa de lo que pueda venir, desde el paleolitico han pasado milenios y no te creas que la cosa ha mejorado tanto. Nuestros antepasados vivian en muchos aspectos mejor que nosotros.

Puntuación 1
#1
JonS
A Favor
En Contra

Le veo apesadumbrado, Anguita. Deberia estar dando saltos de alegria, puesto que los buenos (segun usted) estan en el poder. Dejemos a un lado datos objetivos que reflejan que es el pais del mundo que peor ha lidiado con la pandemia que ha creado su querida China comunista, como el numero de muertos (declarados, al menos) y el porcentaje de sanitarios infectados.

No se como tiene verguenza a hablar de un mundo liberal, cuando aqui sobran vagos que han vivido, viven y viviran (esto no es tan seguro) como garrapatas chupandole la sangre al trabajador (ese que dicen ustedes defender). Ahora a echar peste de la union europea si se niegan a pagar por nuestros desaguisados de nuevo.

Vaya buscando usted alguna parida comunista que soltar en unos tres meses, cuando se celebren elecciones generales de nuevo, y salga mayoria absoluta de VOX. Le deseo un buen dia. Otros no lo tendran tan bueno gracias a los suyos.

Puntuación 1
#2
Vicente
A Favor
En Contra

Decía Lenin que la libertad de opinión consiste en liberarnos de las opiniones de los demás. Es una afirmación que tiene muchos aspectos buenos. ¿Qué es una opinión? Opinión es considerar algo como verdadero por preferencia personal o militancia y no por demostración o comprobación. De ahí que la forma de hacer "verdadera" una opinión sea eliminando a todo lo que la contradiga. De ahí las inquisiciones, las demonizaciones, las mordazas a la libertad de expresión etc.

Naturalmente que no toda doctrina se puede demostrar o comprobar. Pues ante una afirmación que se es incapaz de demostrar, la actitud racional consiste en considerarla hipótesis de trabajo, en modo alguno considerarla verdad. El método irracional o dogmático consiste en prohibir negarla. La primera lleva al liberalismo y la segunda al dogmatismo.

Lo malo del dogmatismo es que cuando la realidad lo desmiente, se niega y falsifica la realidad.

Se me olvidaba, el liberalismo deja que se muera de hambre todo el que carece de medios. Hay que ver lo malo que es. Por eso triunfó el cristianismo, porque iba a dar todo a los pobres. El comunismo ha copiado el método. El primero llevó a vivir a los supuestos defensores de los pobres en los palacios más ricos del mundo., El segundo ha enriquecido a sus semidioses, como el gordito que manda en Corea del Norte, muchísimo más que el dueño de amazon. El gordito es el amo de vidas y haciendas de todo un país.

Lo malo de los defensores de los pobres es que necesitan que haya cada vez más pobres para tener mas apoyos.

Puntuación 3
#3
garcia
A Favor
En Contra

Sr. Anguita ....bla bla bla bla bla bla bla y mas bla y bla .....¿ se ha enterado de algo ? pues lo mismo digo con su articulo ...." bajate de las nubes yaaaaaaaaa.... "

Puntuación -3
#4
yomismo
A Favor
En Contra

Al 3. Ya esta el tipico señor de derechas, intentando demostrarnos cientificamente que hay ideologias verdaderas (casualmente la suya) e ideologias falsas (casualmente las de los que piensan diferente a el).

Menudos liberales de pacotilla, un verdadero liberal respeta las opciones politicas diferentes a la suya, no las califica de falsas.

La incultura politica de alguno es alarmante, en lugar de ver el campo de la politica como una dialectica etica, y una confrontacion de intereses, lo ven como una lucha entre la verdad y la falsedad, cuando la verdad es incluso provisional en el campo de las ciencias puras, por ejemplo Karl Popper establece que la validez de una proposicion no significa que sea verdad, significa que TODAVIA no ha podido ser refutada.

Puntuación 0
#5