Opinión

El imposible 'Plan Marshall' europeo

Europa carece de la capacidad para lanzar un Plan Marshall

La solidaridad se reforzará. Los países encontrarán nuevas formas de cooperar. Y Bruselas apoyará la economía, y se asegurará de que los fuertes apoyen a los débiles. La presidenta de la UE, Ursula Von Leyen, siempre ha hecho suya la respuesta a la crisis del coronavirus prometiendo un "nuevo Plan Marshall" para evitar que el continente se sumerja en una profunda recesión.

Es una buena idea. La ayuda financiera ofrecida por el secretario de Estado de Harry Truman, George C. Marshall, para reconstruir Europa después de la Segunda Guerra Mundial se atribuye, con razón, a la recuperación de su destrozada economía y a la creación de las bases de medio siglo de paz y prosperidad. El problema es que la realidad no se acerca a la retórica. Lo que es una oferta de la UE es una fracción de lo que hizo EEUU hace setenta años. En realidad, lo que se recordará es su falta de acción, no su voluntad de hacerlo.

La UE ni tiene dinero ni voluntad para lanzar una ayuda como la de EEUU en 1948

El Plan Marshall fue un paquete de asistencia financiera ofrecido en toda Europa en 1948. Ascendió a 12.000 millones de dólares de ayuda financiera, la mayor parte de la cual se canceló posteriormente, y la mayor parte del dinero se destinó a Gran Bretaña, Francia y Alemania. Al cambio actual, eso era alrededor de 128.000 millones de dólares. Como porcentaje de la producción de EEUU, era el equivalente a unos 800.000 millones de dólares. En otras palabras, mucho. Los historiadores todavía están debatiendo cuán crucial fue, como tienden a hacer los historiadores. Sin embargo, un simple hecho es indiscutible. En los años posteriores a su lanzamiento, Europa Occidental fue testigo de un período de crecimiento y estabilidad sin precedentes. De hecho, los alemanes todavía se refieren a los Wirtschaftswunder, los franceses a Le Trente Glorieuses, e incluso los italianos a su Miracolo economico. Funcionó.

La economía de la eurozona se afixia bajo el peso de reglamentos engorrosos

¿Puede la UE de Von Leyen lograr algo similar? El reto no es exactamente el mismo. Las ciudades no se han quemado hasta los cimientos, ni las fábricas han sido bombardeadas hasta desaparecer. Y sin embargo, la mayoría de las grandes economías están siendo testigos de un colapso en la producción del 30% o más. Necesitan un nivel de ayuda similar. Y sin embargo no la van a conseguir. ¿Por qué no?: en realidad, hay dos grandes problemas con la propuesta de la UE.

Primero, no hay mucho dinero nuevo sobre la mesa. Los países de la zona euro ya han rechazado los llamados coronabonos que mutualizarían la deuda y permitirían a los países pedir prestado mucho más barato. Eso fue un paso demasiado lejos para los alemanes y los holandeses. Permanecieron aferrados a la idea de que los irresponsables italianos y españoles malgastarán su dinero, ignorando convenientemente el hecho de que esos son los países más afectados por el virus. En cambio, los presupuestos se están barajando sin más, pero las sumas en cuestión ascienden a poco más del 2% del PIB, una cuantía insignificante en términos macroeconómicos. A la UE le gusta hablar de su gasto, pero al no tener un poder significativo para gravar o pedir prestado, sus cálculos sigue siendo en gran medida ficticios.

A continuación, se encuentra en un contexto de estancamiento. George Marshall inyectó dinero a Europa, pero sobre todo sus propios líderes de la posguerra, de manera más significativa en Alemania pero también en otros lugares, estaban reformando y liberalizando sus economías. El comercio se abría, los aranceles bajaban gradualmente y las empresas estaban innovando a un ritmo vertiginoso. El Plan Marshall ayudó en el lado de la demanda, pero el lado de la oferta también estaba mejorando rápidamente. Nada de eso está sucediendo en 2020. En cambio, la economía de la zona euro se está asfixiando bajo el peso de normas y reglamentos cada vez más engorrosos, la mayoría de los cuales provienen del equipo de Von der Leyen, mientras que el euro sigue siendo la moneda más disfuncional que se ha creado, succionando la demanda de las economías periféricas precisamente en el momento en que más se necesita.

Un Plan Marshall sería una gran idea. Si EEUU tuviera un presidente o un secretario de Estado con la visión de lanzar una iniciativa a esa escala, ayudaría a reconstruir la economía mundial. Pero que la UE pretenda que puede hacer algo a esa escala es simplemente ridículo. No tiene ni el dinero ni la voluntad, y no ayuda el fingir que sí los tiene.

comentarios10WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 10

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Carmen
A Favor
En Contra

Usa tampoco tiene el dinero aunque crea que tiene todo el dinero del mundo.

Puntuación -6
#1
marbellaco
A Favor
En Contra

a ver si nos enteramos; los japos tienen 115% deuda del PIB, los yankees tienen 28% deuda del PIB, EUROPA tiene un 50% de deuda de su PIB... así que de eurobonos nada de nada, europa no puede endeudarse para que disfruten los PIGS, los yankees tienen mucha deuda pero es que tienen mucho PIB, bueno trenian hasta el covi...jejej

Puntuación -1
#2
Usuario validado en elEconomista.es
Pepinho
A Favor
En Contra

El que controla la deuda hoy es China alrededor de un 18.7% de USA, un 20% de la Española, más otros países de Europa y Africa (inversiones en infraestructuras, aeropuertos y ferrocarril) . Mucho ha cambiado el mundo desde la WWII.

Puntuación 7
#3
JESUS REIGADA
A Favor
En Contra

Sería interesante preguntar: ¿por qué el Plan no benefició a España?. Con la Iglesia hemos topado. Las autoridades estadounidenses pidieron al entonces general Frnaco que aliviara la opresión sobre la minoría protestante en España, a cambio de beneficiarse del famoso Plan. La Iglesia Católica dijo que ni hablar. Y nos quedamos sin un centavo del Plan. Se demoró la recuperación postbélica más de lo necesario. Esta parte de la historia se quiere ignorar o cubrir con un tipo velo, pero los hechos son innegables. Ahora el problema que tenemos es que nuestros gobiernos-de todos los signos- han sido unos manirrotos y no tenemos ninguna credibilidad como gestores del dinero público.

Puntuación 3
#4
Vicente
A Favor
En Contra

Recuerdo una curandera que te curaba cualquier enfermedad. Todo lo curaba con una infusión de unas hierbas que te vendía ella. Lo mismo servia para curarte un cáncer que unas almorranas.

Los políticos son como esa curandera. Tienen un remedio que sirve para todo. Una infusión milagrosa que se llama impuesto. Que hay cambio climático, pues un impuesto y todo arreglado. Que hay epidemia, un impuesto y a seguir. Así sucesivamente, el impuesto es el bálsamo de fierabrás que sirve para todo.

Pero en crisis más graves hay un remedio más milagroso: "La deuda". ¿No tenemos dinero? No pasa nada, que nos lo presten y a crear chiringuitos para emplear a nuestros militantes.

Si ya debemos más de lo que podemos pagar en cien años, ¿qué más da aumentar la deuda a mil años?

Si con la fe en el cielo, se ha podido gobernar millones de personas miles de años, con la fe en que la deuda se devolverá alguna vez, también.

Puntuación 5
#5
Carmen
A Favor
En Contra

2. Ni de lejos. La deuda usana es del 104%, España 95%, Japón en 2017 era del 237%, Italia 134% Portugal 122%. Alemania 61%,R.unido 85%.

Puntuación 1
#6
Carmen
A Favor
En Contra

Y los usanos no han aumentado recaudación por impuestos a pesar de la bajada de impuestos de Trump, solo ha aumentado algo su balanza corriente pero solo por las tasas, pero sí ha aumentado la deuda y tras esta crisis van a alucinar.

Puntuación -3
#7
Carmen
A Favor
En Contra

Por eso digo que mejor no hablen mucho, que con el desastre de Trump me los veo pidiendo rescates para ellos.

Puntuación -3
#8
rcorrales
A Favor
En Contra

Verdaderamente un articulo muy desafortunado, debería repasar la historia económica de la posguerra, y actualizar los datos económicos actuales.

Puntuación -3
#9
fran
A Favor
En Contra

Esto no tiene solución, porque cualquier propuesta implicará un problema más gordo a medio y largo plazo. El gran problema del mundo es LA DEUDA. No se ha querido valorar y actuar con la suficiente contundencia, siempre ha sido una patada hacia adelante, ahora ya hemos llegado al final del camino y lo que hay es un gran muro para el que cualquier patada hacia adelante de la pelota implica que vuelve rebotada más fuerte. Hay que RESETEARLO todo y volver a empezar de cero, viendo lo que es esencial e importante y lo que no, y esto último ELIMINARLO. Entre más tardemos en darnos cuenta y actuar, peor, más costoso emocial y económicamente. Eso sí, espero y deseo que se juzgue convenientemente a los responsables de habernos traído a esta situación, y ojo, no son solo los de ahora, de mucho más atrás también.

Puntuación 1
#10