Opinión

El imposible 'Plan Marshall' europeo

Europa carece de la capacidad para lanzar un Plan Marshall

La solidaridad se reforzará. Los países encontrarán nuevas formas de cooperar. Y Bruselas apoyará la economía, y se asegurará de que los fuertes apoyen a los débiles. La presidenta de la UE, Ursula Von Leyen, siempre ha hecho suya la respuesta a la crisis del coronavirus prometiendo un "nuevo Plan Marshall" para evitar que el continente se sumerja en una profunda recesión.

Es una buena idea. La ayuda financiera ofrecida por el secretario de Estado de Harry Truman, George C. Marshall, para reconstruir Europa después de la Segunda Guerra Mundial se atribuye, con razón, a la recuperación de su destrozada economía y a la creación de las bases de medio siglo de paz y prosperidad. El problema es que la realidad no se acerca a la retórica. Lo que es una oferta de la UE es una fracción de lo que hizo EEUU hace setenta años. En realidad, lo que se recordará es su falta de acción, no su voluntad de hacerlo.

La UE ni tiene dinero ni voluntad para lanzar una ayuda como la de EEUU en 1948

El Plan Marshall fue un paquete de asistencia financiera ofrecido en toda Europa en 1948. Ascendió a 12.000 millones de dólares de ayuda financiera, la mayor parte de la cual se canceló posteriormente, y la mayor parte del dinero se destinó a Gran Bretaña, Francia y Alemania. Al cambio actual, eso era alrededor de 128.000 millones de dólares. Como porcentaje de la producción de EEUU, era el equivalente a unos 800.000 millones de dólares. En otras palabras, mucho. Los historiadores todavía están debatiendo cuán crucial fue, como tienden a hacer los historiadores. Sin embargo, un simple hecho es indiscutible. En los años posteriores a su lanzamiento, Europa Occidental fue testigo de un período de crecimiento y estabilidad sin precedentes. De hecho, los alemanes todavía se refieren a los Wirtschaftswunder, los franceses a Le Trente Glorieuses, e incluso los italianos a su Miracolo economico. Funcionó.

La economía de la eurozona se afixia bajo el peso de reglamentos engorrosos

¿Puede la UE de Von Leyen lograr algo similar? El reto no es exactamente el mismo. Las ciudades no se han quemado hasta los cimientos, ni las fábricas han sido bombardeadas hasta desaparecer. Y sin embargo, la mayoría de las grandes economías están siendo testigos de un colapso en la producción del 30% o más. Necesitan un nivel de ayuda similar. Y sin embargo no la van a conseguir. ¿Por qué no?: en realidad, hay dos grandes problemas con la propuesta de la UE.

Primero, no hay mucho dinero nuevo sobre la mesa. Los países de la zona euro ya han rechazado los llamados coronabonos que mutualizarían la deuda y permitirían a los países pedir prestado mucho más barato. Eso fue un paso demasiado lejos para los alemanes y los holandeses. Permanecieron aferrados a la idea de que los irresponsables italianos y españoles malgastarán su dinero, ignorando convenientemente el hecho de que esos son los países más afectados por el virus. En cambio, los presupuestos se están barajando sin más, pero las sumas en cuestión ascienden a poco más del 2% del PIB, una cuantía insignificante en términos macroeconómicos. A la UE le gusta hablar de su gasto, pero al no tener un poder significativo para gravar o pedir prestado, sus cálculos sigue siendo en gran medida ficticios.

A continuación, se encuentra en un contexto de estancamiento. George Marshall inyectó dinero a Europa, pero sobre todo sus propios líderes de la posguerra, de manera más significativa en Alemania pero también en otros lugares, estaban reformando y liberalizando sus economías. El comercio se abría, los aranceles bajaban gradualmente y las empresas estaban innovando a un ritmo vertiginoso. El Plan Marshall ayudó en el lado de la demanda, pero el lado de la oferta también estaba mejorando rápidamente. Nada de eso está sucediendo en 2020. En cambio, la economía de la zona euro se está asfixiando bajo el peso de normas y reglamentos cada vez más engorrosos, la mayoría de los cuales provienen del equipo de Von der Leyen, mientras que el euro sigue siendo la moneda más disfuncional que se ha creado, succionando la demanda de las economías periféricas precisamente en el momento en que más se necesita.

Un Plan Marshall sería una gran idea. Si EEUU tuviera un presidente o un secretario de Estado con la visión de lanzar una iniciativa a esa escala, ayudaría a reconstruir la economía mundial. Pero que la UE pretenda que puede hacer algo a esa escala es simplemente ridículo. No tiene ni el dinero ni la voluntad, y no ayuda el fingir que sí los tiene.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud