Opinión

Más allá de un pacto II

Alcanzar un acuerdo es la mejor opción

Apenas han pasado diez días de la comparecencia de Pedo Sánchez ante el Congreso de los Diputados. En este breve espacio de tiempo han quedado meridianamente claras tres cuestiones.

La primera es que el modelo económico, social y de valores característico del neoliberalismo, no es válido como mecanismo idóneo para construir una sociedad de DDHH y de respuesta en positivo a las consecuencias derivadas del cambio climático. La segunda es que, tras la pandemia del coronavirus y las crisis de todo tipo que de él se derivan y las que él anuncia, estamos personal y socialmente ante una disyuntiva: continuar como si nada hubiese pasado -instalándonos en el suicidio colectivo- o afrontar un largo y arduo camino de reconstrucción ex novo, es decir, sobre bases económicas y pautas culturales y de valores diferentes. Y la tercera, que se deriva de la anterior (en la hipótesis de asumir el proceso de cambio), es el pacto, el acuerdo, el proyecto mayoritariamente compartido.

La Constitución dice que la participación ciudadana en política no se reduce solo a votar

Admitida la excepcionalidad de la situación presente y asumida la complejidad del proceso de reconstrucción, quedan por responder tres interrogantes sobre el pacto, sobre el acuerdo: ¿con quién?, ¿cómo? y ¿mediante qué mecanismos democráticos y constitucionales?

En la comparecencia ya referida, Sánchez, rememorando a Kennnedy, dijo: Deberemos pasar del qué pueden hacer los demás por mí, al qué puedo hacer yo por los demás. Estas palabras solamente admiten dos interpretaciones: o son una simple alocución retórica para pedir sacrificio y resignación a los de siempre, o bien admiten la apertura hacia la formación de un bloque social estructurado en torno a una propuesta, una agenda, un proceso, un programa. Personalmente considero que esta última opción es la única razonable, efectiva, práctica y constitucional.

El artículo 23 de la vigente constitución dice en su punto 1: Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal. Una lectura restrictiva del texto verá en la conjunción disyuntiva "o" la explicitación de la incompatibilidad entre la participación directa de la ciudadanía y la existencia de partidos políticos. Sin embargo, el artículo 6 del mismo texto dice que los partidos políticos son…instrumento fundamental para la participación política. Obviamente fundamental no significa único. ¿Cómo se puede sustanciar en la práctica esa vía de participación no ceñida exclusivamente a los partidos políticos?

Acostumbrados, (mal acostumbrados diría yo), a que la participación ciudadana en la política se limite exclusivamente a las convocatorias electorales, hemos ido admitiendo el reduccionismo que hace del ejercicio democrático un acto único y periódico de escoger entre las candidaturas que se nos presentan. Democracia es decidir en la elección de nuestros representantes en las instituciones, pero -también y además- es participación en la formación de los criterios, los valores, las prioridades y los contenidos éticos de Estado. Y ello no es una simple cuestión de encuestas .Las Cortes Generales son las únicas que tienen la potestad legal y legítima de legislar y decidir quién encabeza un Gobierno y de ejercer un control reglado sobre su acción gubernamental. Sin embargo, la participación o no del demos en la construcción de imaginarios y proyectos que cohesionen el funcionamiento global del sistema, cara a la superación de retos como el actual, es la que hace que éste sea fuerte y afronte con firmeza y respaldo explicitado en la cotidianeidad coyunturas, situaciones y crisis como la actual y las venideras.

¿Cómo se concretaría aquí y ahora este despliegue democrático tan indispensable para construir otro futuro? Lo abordaré en días sucesivos.

comentariosforum7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

garcia
A Favor
En Contra

Y cual es el modelo " Venezuela o Cuba? .....

Puntuación 0
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Al 1. Hay que buscar salidas a esto que no sean Venezuela o Cuba. Yo no quiero la dictadura del capitalismo salvaje pero tampoco la del partido comunista. Supongo, que habra miles de solucciones intermedias

Puntuación 7
#2
Josh
A Favor
En Contra

No veo el momento de ver las soluciones del Sr.Anguita... :)

De todas formas los comunistas ven siempre el final del capitalismo, ya pasó en el 2008, lo ven ahora y entremedio cada otoño con la caída de las hojas.

En cambio yo que no soy muy mayor lo que he visto varias veces es la caída del comunismo en todos los sitios donde lo han implantado (con la fuerza claro), y una caída después de mucho sufrimiento y hambre.

Como decían los disidentes soviéticos que huían a occidente, sólo veían comunistas convencidos en las sociedades capitalistas.

Puntuación 3
#3
Vicente
A Favor
En Contra

Estamos en el año 3200 antes de nuestra era. Moisés en el monte Sinaí oye los mandatos de Dios. Entre ellos: No matarás. Baja del monte, y les dicta estos mandamientos a los israelitas. Al sábado siguiente, un anciano recoge leña. Moisés ordena apedrearlo, por incumplir el descanso sabático. Lo matan a pedradas sin quitar una sola letra del mandamiento que prohíbe matar.

He visto a católicos, testigos de Jehová, musulmanes y medio-pensionistas leer ese relato sin rechazarlo por la insalvable contradicción, que contiene. Pues desde entonces, todos los salvadores de la humanidad, pasando por Constantino, Jefferson, Lenin y Mao, han predicado mensajes llenos de contradicciones y la gente los acepta. Los acepta porque para la mayoría verdad no es lo que se comprueba o demuestra, sino lo que a cada cual le gusta que sea verdad. Se cambia la lógica por la preferencia personal.

La física, la química, la medicina y otras ciencias, hace siglos que se sostienen por demostración o comprobación; pero la política, como los curanderos, sigue basándose en preferencias personales. No ha progresado ni un milímetro desde el código de Hammurabi. Solo ha habido una excepción sublime, que protagonizó Nerón. El emperador Nerón amaba tanto la poesía y la música, que viajó por su admirada Grecia para disfrutar de recitales. Admiró tanto la poesía griega que le concedió a Grecia no pagar impuestos a Roma. Pero lo más grandioso fue prohibir las luchas de gladiadores y sustituirlas por recitales de poesía y canto. Le costó la vida esa prohibición, y para justificarlo mataron su memoria atribuyéndole infinidad de maldades.

¿Se imaginan que Pedo Sánchez prohibiera los partidos de fútbol y los sustituyera por cantatas de Bach y Haendel? Pues algo parecido hizo Nerón y le costó el cargo y la vida. Todos los demás políticos y gobernantes, al igual que los curanderos, se dedican a atribuirse el mérito de los logros económicos que técnicos, inversores y trabajadores realizan, y como buena casta, subirse el sueldo a sí mismos sin el menor rubor.

Por favor, don Julio, no nos salven ustedes. Nadie ha hecho más daño a la humanidad que los salvadores. Si se lee la biblia y se conecta con la historia de Europa, comprobamos que los profetas siempre han anunciado el fin del mundo. Ahora lo anuncia hasta una niña sueca con el síndrome de Asperger. Pero aquí seguimos, y si se acaba dentro de cien años, ya lloraremos entonces....ahora a disfrutar con los conciertos de Brandeburgo, ya que este bendito virus nos ha liberado del fútbol. Quizás sea por eso por lo que tanta gente quiere acabar con el. Lo mismo pasó con Nerón.

Puntuación 1
#4
al 3
A Favor
En Contra

Creo que eres un poco ingenuo, nuestras sociedades son un hibrido entre capitalismo y socialismo, no es casualidad que en los paises desarrollados el Estado controla la mitad del PIB.

En nada se parecen nuestras sociedades a las capitalistas del siglo XIX, afortunadamente

Puntuación 2
#5
garcia
A Favor
En Contra

Lo ideal en este momento es que Europa intervenga a España vigile sus cuentas y tome medidas con estos que nos mandan vamos al precipicio ....esta muy bien dar dinero facil a todos , mientras el campo abandonado y sin recoger las frutas en Huelva 100000 personas se necesitan ¿ hacen algo por esto? mas bien poco ......ASI EN CONCLUSIÓN MENOS REGALOS Y MAS TRABAJO Y EN DETERMINADOS SITIOS LO " HAY "

Puntuación 0
#6
Almedros
A Favor
En Contra

Basta leer los comentarios para ver en que mundo vivimos. Uno hablando de como disfruta con los conciertos de Brandenburgo y otros aplaudiendo la rruina a la que vamos. Madre mía, con lo jodio que los tienen millones. Leo que el paro en EE,UU llega en una semana a más de veinte y dos millones. Aquí nuestros jóvenes agonizan. Y el personal hablando de Cuba y Venezuela.

Puntuación 5
#7