Opinión

Las pandemias y sus remedios

Para el autor, la gestión de la crisis sanitaria ha sido "calamitosa"

El 5 de junio de 1981 el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos comunicó que había cinco casos de neumonía por Pneumocystis carinii en Los Ángeles. Era el SIDA o peste rosa, así llamada porque los infectados mostraban sobre la piel unas manchas de color rosa. Pronto se vio que padecían la enfermedad sobre todo cuatro grupos de individuos: los homosexuales, los inmigrantes haitianos, los usuarios de drogas inyectables y los receptores de transfusiones de sangre.

El problema es que no se sabe cuántas personas han sido realmente  infectadas

En la pandemia actual no se han hecho discriminaciones, lo cual tiene la ventaja del trato igual a los enfermos pero tiene el inconveniente de tratar a sanos e infectados de igual modo. Casi nadie se ha atrevido a señalar este problema porque citarlo es políticamente incorrecto, aunque ha habido notables excepciones. Por ejemplo, la de Fernando del Pino, que escribió la semana pasada lo siguiente:

"El modelo de contención tardía implantado en España aísla con medidas draconianas de enorme impacto social y económico a sanos y enfermos por igual porque se ha perdido el control y se ignora quién está contagiado. Al reaccionar tarde, el sistema de salud se colapsa en los focos locales, lo que aumenta significativamente la mortalidad".

El artículo comenzaba afirmando que la gestión de la pandemia por parte del Gobierno español era probablemente la más calamitosa del mundo, y opino que razón no le faltaba. La prueba es Corea del Sur y también Singapur, donde, después del primer caso, se aisló a los contagiados y sus contactos, con lo que se controló la situación enseguida, con escaso impacto social y económico.

La manifestación feminista del 8 de marzo fue un delito contra la salud pública

En un manifiesto dirigido por el catedrático galaico francés Juan Calaza se denuncia un hecho evidente: las autoridades españolas no han tenido en cuenta para nada los terribles efectos económicos del encierro o cuarentena. Claro que tampoco hicieron el menor caso para preparar la invasión, como, por ejemplo, comprar material imprescindible para los sanitarios. Espero que algún día tengan que responder por esas y otras barbaridades (¡lo de la manifestación feminista del 8 de marzo fue un delito contra la salud pública!).

El gobierno tampoco ha tenido en cuenta un dato decisivo: el 87% de los fallecidos a causa de la epidemia tiene más de 70 años. Para algunos notables profesionales, como John P.A. Ioannidis, los datos suministrados por distintos gobiernos y la OMS son un completo fiasco en cuanto a la confianza que podemos depositar en ellos. La principal laguna es que no se sabe cuántas personas han sido infectadas y sin información fiable se comenten monumentales dislates. Ejemplo canónico de dislate: los estados de alerta. Lo cual no se ha hecho en países que confían en la responsabilidad personal. Guantes y mascarillas, incluso de fabricación casera, son medidas de prevención eficaces.

Además, eso de "aplanar la curva", de lo cual nos hablan todos los días, son pamplinas, pues no se conoce la verdadera tasa de letalidad del virus. Tampoco el intimidatorio modelo matemático del Imperial College de Londres se basa en datos sólidos, de ahí que dispare en todas direcciones esperando acertar en alguna.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

yomismo
A Favor
En Contra

Sostienes que no se sabe si se aplana o no la curva porque no se conoce la letalidad del virus. Menudo dislate, para saber si se aplana la curva se cuentan los infectados ingresados en el hospital y tambien los muertos por coranavirus. Es muy elemental y la puede hacer un niño pequeño, se pueden hacer mas o menos elaboradas, en terminos absolutos o relativos. Pero es una grafica muy facil, de las que le enseñan en el cole a niños de 11 0 12 años.

La letalidad del virus se desconoce puesto que no se sabe cuantos hay infectados, pero las curvas de contagiados se puede hacer igual con los casos detectados por el sistema (los mas graves), pues resulta evidente que la proporcion entre casos graves y leves o asintomaticos permanece invariable.

Puntuación -5
#1
Platero
A Favor
En Contra

En el R78,Oligarquía de Partidos,siempre prevalece su interés sobre el de los españoles.En esta crisis del Covid 19 han prevalecido los intereses partidistas sobre los generales de España.Con los partidos integrados en el Estado y sin Libertad Electiva seguiremos padeciendo el gobierno de ineptos.

Puntuación 6
#2
Vicente
A Favor
En Contra

El problema que sufrimos en España, es que los que gobiernan carecen de programa. Sus acciones son movidas por odios, fobias, filias y sectarismos. Por ese motivo manejan etiquetas en lugar de ideas. Etiquetas como "este es franquista," "aquel es machista," "el otro es homófobo," "aquellos son capitalistas," etc. Estamos bajo el dominio de una religión dogmática y no bajo el dominio de la razón. Además de matar a Montesquieu han matado a Descartes.

El poder votar se ha elevado a la categoría de derecho humano, pero si lo que tenemos es que solo podemos votar a estúpidos, es la peor negación de la dignidad humana. Peor que no poder votar.

Esto último es una consecuencia inevitable del segundo principio de la termodinámica. Del inevitable aumento de entropía. Lo explico.

Cuando alguien consigue el poder por votos y no por méritos, desde el poder eliminará de todo cargo a todo el que sea más inteligente y meritorio que él, para así poder ser el mejor del grupo. El que le suceda será uno de ellos, es decir, una más estúpido que el sustituido. Este eliminará a todos los que lo igualan o superan colocando en los puestos de mando a gente inferior a él. De ellos saldrá el siguiente mandatario. Así sucesivamente hasta estar en manos de ineptos, inútiles e idiotas.

Puntuación 4
#3
Al 3
A Favor
En Contra

Tu comentario que denuncia la estupidez me parece bastante estúpido. No se si pretendes que el cargo de gobernante se saque por oposición o una tontería similar. Porque la meritocracia está bien, pero no se puede arreglar todo con méritos, tu no eliges a tu novia mediante una entrevista de trabajo, ni a tus amigos con un test de inteligencia.

Además gobernar no es un acto de pura gestión, gobernar es elegir entre alternativas viables pero que dependen de los intereses, de la ideología, etc. Los técnicos deciden que medios son adecuados para alcanzar determinados fines, pero los fines los decide la sociedad por medio de sus representantes legales.

Lo que tu propones es puro Despotismo Ilustrado, todo para el Pueblo pero sin en Pueblo.

Puntuación -5
#4
ALMUSTAFA
A Favor
En Contra

#4 Siempre sera mejor el despotismo ilustrado que el gobierno de despotas que nos ha tocado. Nunca hubo un mejor ejemplo de la prostitucion de la democracia a traves del populismo. Socrates estaria encantado de modificar su ejemplo, y beberia la cicuta con dos veces mas razon

Puntuación 1
#5
Usuario validado en elEconomista.es
polplancon
A Favor
En Contra

"La manifestación feminista del 8 de marzo fue un delito contra la salud pública". Es esta frase la que define gran parte de los contagios y la incompetencia del gobierno en la estión de esta situacion, en la que primaron los intereses ideológicos/partidistas sobre la salud pública y el interés general. Por supuesto que no fue doloso (¡faltaría más!) pero si gravemente negligente el comportamiento de las autoridades y por ello deberán pagar en el banquillo de los acusados y en la cárcel cuando haya lugar.

Puntuación 0
#6