Opinión

Cerco a las opas oportunistas

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez

El Ibex se tomó ayer un respiro en su racha de vertiginosos descensos de los últimos días, y cerró la sesión con un avance superior al 6%. En este incremento, tuvó un importante papel la modificación de la normativa sobre inversiones procedentes del extranjero que anunció el presidente Pedro Sánchez, en el marco de su plan de choque para combatir los efectos económicos de la crisis del coronavirus.

 En concreto, la modificación pone importantes limitaciones a las ofertas públicas de adquisición que se lancen sobre empresas que se consideren estratégicas. No se le puede reprochar a esta disposición que atente contra las normas básicas de la libre competencia. Su alcance se limita a empresas ajenas a la Unión Europea. Con todo, lo realmente importante es que responde a una situación excepcional como la que los recientes desplomes bursátiles han planteado.

Grandes corporaciones cotizan ahora a un precio mucho más barato de lo que correspondería por sus fundamentales, después de sufrir retrocesos de dos dígitos. Se han colocado así en una situación de vulnerabilidad que ha despertado preocupación en los sectores de las telecomunicaciones, el energético y el bancario.

Muchas firmas de sectores estratégicos cotizan a precios muy inferiores a sus fundamentales y están a tiro de opa

La enorme volatilidad que domina el mercado indica que ese estado sólo se agravará en las próximas semanas. El Gobierno, por tanto, acierta al escuchar las reclamaciones de las firmas más afectadas y poner coto al desembarco de inversores oportunistas, cuya acción amenaza con graves perjuicios para todo el sistema productivo..

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.