Opinión

Los precios de los productos agrícolas en el origen

España es una potencia mundial en el sector agrícola

En los últimos días las manifestaciones de agricultores en diferentes zonas de España están poniendo de relieve el problema de los precios de los productos agrícolas en origen y de la renta agraria, con declaraciones de los diferentes operadores de la cadena de valor alimentaria que no siempre resultan esclarecedores de la situación real. Es por ello que el presente artículo no trata de ofrecer soluciones sino de realizar algunas reflexiones con el fin de tratar de facilitar alguna información que ayude a una mejor comprensión del problema.

Como punto de partida, hay que señalar que nuestro país es una potencia agrícola con productos de indiscutible liderazgo mundial -como el aceite de oliva- y con otros que se sitúan entre los primeros puestos -como, por ejemplo, el vino-. Adicionalmente, las condiciones climatológicas y las mejoras tecnológicas introducidas en nuestra agricultura en los últimos treinta años hacen que en muchos otros su producción se adelante a la de otros países productores, facilitando su comercialización en otros países. Todo ello provoca que aproximadamente el 70 por ciento del total de la producción agrícola se comercialice en el exterior, ya que el consumo interno es del todo insuficiente para poder asumirla.

Del 30 por ciento restante, puede estimarse que cerca del 20 por ciento es comprado por la industria alimentaria española para su posterior transformación, de manera que tan sólo aproximadamente el 10 por ciento del total es adquirido por la distribución nacional para su venta directa a los consumidores. Ante esta situación, responsabilizar a este último escalón de los problemas del sector primario por los bajos precios venta al público fijados resulta excesivo, aunque también es cierto que éstos se sitúan en niveles tan bajos para determinados productos que en numerosas ocasiones se producen ventas a pérdidas, algo que ocurre muy especialmente en productos llamados "gancho" cuyos precios invitan a visitar los establecimientos para adquirir otros productos cuyas ventas permitan compensar las mencionadas pérdidas.

Responsabilizar a la distribución de los problemas del sector agrario es excesivo

¿Cuál sería entonces el motivo real por el que los precios en origen son tan bajos e impiden mejorar la renta agraria? En la opinión de quien escribe ello obedece a cuatro diferentes razones.

La primera es la gran dispersión de la oferta, compuesta por un gran número de productores en su mayoría de pequeño tamaño, frente a una cada vez mayor concentración de la demanda, muy especialmente en lo que se refiere a la distribución. Ello hace que esta esté en una mejor situación a la hora de negociar los precios de adquisición, presionándolos a la baja.

La segunda, íntimamente ligada a la anterior, es que la oferta ya no es exclusivamente nacional sino que cada vez más se ve ampliada por productos procedentes de terceros países cuyos costes de producción, y muy especialmente los costes laborales, son mucho más reducidos. Por si ello no fuese suficiente, las garantías sanitarias de éstos últimos no cumplen en muchas ocasiones los estándares de calidad fijados para los productos europeos, lo que les hace aún más competitivos en precios.

La tercera es la incapacidad, tanto del sector productor como del sector industrial y la distribución nacionales, para hacer que el consumidor español perciba las diferencias de calidad entre el producto español y el de terceros países, de manera que su decisión de compra no se base casi exclusivamente en el precio final. Está escasa diferenciación, resultante de banalizar la calidad, impide establecer precios superiores a los productos de procedencia nacional presionando, una vez más, los precios a la baja y provocando unos márgenes muy estrechos en todos y cada uno de los diferentes escalones de la cadena de valor agroalimentaria.

Y la cuarta y última, muy similar a la anterior, es el modelo de exportación basado más en el precio que en la diferenciación de nuestros productos, tal y como ilustra perfectamente el caso del vino en el que España es el primer exportador mundial en volumen pero el tercero en valor a gran distancia de los dos primeros; ello es debido a que la mayoría de sus exportaciones se realizan a granel.

En suma: no debemos simplificar el problema de los bajos precios de los productos agrícolas españoles centrándonos en el papel que juega la distribución en nuestro país, ya que se debe a razones de muy diversa índole que deberían invitarnos a una redefinición de la comercialización de los productos tanto a nivel nacional como internacional. Buena parte del futuro de nuestra agricultura, sector esencial de nuestra economía y uno de los pocos cuya balanza exterior es positiva, nos va en ello.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3

Usuario validado en elEconomista.es
Diabolo
A Favor
En Contra

Donde están los beneficios de ese 70% de exportación y del 20% de industria alimentaria ???

Qué beneficio proviene de ese 70% y 20% ???

Porque los agricultores no se quejan de estos beneficios... sólo se quejan del 10% que consumimos los españoles... como si solo vivieran de estos !!!

Habría que estudiar y cuantificar también dichos beneficios de ese 70 y 20% del negocio agrícola... igual nos dábamos una gran sorpresa !!!!

Puntuación 2
#1
BCO
A Favor
En Contra

Casi todo lo que compro del campo es elaborado y etiqueta extranjera. No se porque será más barato exportar que embasen fuera e importar.

Puntuación -1
#2
Datos reales
A Favor
En Contra

"Donde están los beneficios de ese 70% de exportación y del 20% de industria alimentaria ???

Qué beneficio proviene de ese 70% y 20% ???

Porque los agricultores no se quejan de estos beneficios... sólo se quejan del 10% que consumimos los españoles... como si solo vivieran de estos !!!

Habría que estudiar y cuantificar también dichos beneficios de ese 70 y 20% del negocio agrícola... igual nos dábamos una gran sorpresa !!!!"

Pues puedes darte la gran, sorpresa, ahí están los datos.

Los datos de la agricultura son bastante malos. Según los datos de Hacienda de la región donde la agricultura da los mayores beneficios (así que imagínese como está el resto) el 86% de los agricultores ingresan anualmente (ojo ingresos, no beneficios) menos de 25.000 euros, con un rendimiento medio anual inferior a los 3.000 euros. Sólo en el intervalo de agricultores que ingresan más de 50.000 euros, el beneficio anual supera los 10.000 euros. Para obtener un beneficio que iguale el salario medio español, la cifra de negocios debe superar los 150.000 euros. Y a esa facturación llega menos de un 1% de los agricultores.

Así que la situación es bastante pero que bastante mala. Si la agricultura aguanta es porque la mayoría de agricultores tienen otro trabajo con el que mantenerse. Pero no por la agricultura en sí.

Puntuación 0
#3