Opinión

Los múltiples cabos sueltos del 'Brexit'

Boris Johnson tiene la difícil misión de evitar que el Brexit pase factura a la economía británica

La separación de Reino Unido y la UE comenzó con total normalidad. Era lo lógico considerando que entra en vigor un periodo transitorio de 11 meses en que Londres seguirá vinculado al mercado común y la unión aduanera. Con todo, en tan corta etapa tendrá que cumplirse un endiablado calendario de revisión de normativas, que afectan desde el status financiero de la City hasta el reparto de caladeros pesqueros, pasando por la colaboración judicial.

 Por si fuera poco el premier Johnson se afanará de lograr en menos de 12 meses un acuerdo comercial que, generalmente, reclama años de discusiones. Con todo, el verdadero reto se plantea a largo plazo, ante el peligro de que se agudice la división social y las tensiones territoriales que el Brexit ya creó en Reino Unido.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.