Opinión

Los venezolanos merecen el apoyo de los españoles

Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela.

El presidente encargado de Venezuela está en España este fin de semana, pese al desplante que ha sufrido por parte del Gobierno español. Lo normal es que esta autoridad de la nación caribeña, a la que tantos lazos nos unen, hubiera pasado de largo en su periplo por diversos países europeos, en vista del nulo interés, más incluso, el evidente desprecio al que le está sometiendo el presidente Pedro Sánchez.

Pero una cosa es el Gobierno español, y otra el pueblo español, ha debido pensar Juan Guaidó, que va a reunirse con autoridades de otras administraciones y quiere agradecer en un acto público su apoyo al pueblo de Madrid, que es el español en su conjunto, el que siempre ha estado al lado de los venezolanos que sufren un terrible régimen dictatorial, con represión en las calles, desabastecimiento en los comercios y presos políticos torturados o asesinados. Según el Foro Penal, medio centenar de opositores fueron asesinados y más de dos mil encarcelados en el año que acaba de terminar.

La decisión de no recibir a Guaidó forma parte de un cambio de rumbo en la política internacional, como el que se está produciendo en el resto de resortes de la vida pública, que el gobierno de coalición progresista está cambiando uno por uno según su modelo social e ideológico. O según sean las facturas que el presidente tiene que pagar con sus socios, indeseados hasta hace dos meses y ahora hermanos intelectuales y en plena camaradería.

Si este país conserva aún un ápice de sensibilidad alejada de partidismos, debería conmoverse al ver que el socialismo español abandona a los venezolanos a la tiranía, e incluso convierte a Felipe González en un peligroso radical

Lo peor de esta situación relacionada con el trato que España está dando a la Venezuela asfixiada por el usurpador, sería concluir que Sánchez lo hace por convicción personal y no por las deudas que tiene con Podemos, cuyos votos le han vuelto a aupar al poder. Sería tan negativo como lo ha sido comprobar que el expresidente Zapatero, que ya no necesita pagar factura alguna ni a la ultraizquierda ni a los independentistas, considera que es Guaidó el usurpador del poder y que se le debe dar la espalda por los gobiernos democráticos europeos, como ha dicho en las últimas horas. Si este país conserva aún un ápice de sensibilidad alejada de partidismos, debería conmoverse al ver que el socialismo español abandona a los venezolanos a la tiranía, e incluso convierte a Felipe González en un peligroso radical, por pronunciarse contra el más lamentable representante bolivariano que ha dado el cono sur.

Un ministro del Gobierno, José Luis Ábalos, sí que ha tenido la delicadeza diplomática de atender a alguien que ha llegado desde Venezuela, aunque fuera en una escala vertiginosa en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid. Se reunió con Delcy Rodríguez, considerada por la Unión Europea como la responsable de las torturas de presos políticos, según el informe de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. La llegada a suelo español de Delcy supone la violación por parte del Gobierno de las sanciones impuestas por la UE, de la que aún formamos parte, al régimen dictatorial de Nicolás Maduro. Ábalos reaccionó en un primer momento con el increíble argumento de que acudió al aeropuerto para reunirse con el ministro de Turismo, que es su amigo personal, y por casualidad en el mismo avión viajaba la vicepresidenta y mano derecha del dictador venezolano. Como si la reunión con Félix Plasencia no fuera en sí misma igual de inmoral. Y horas más tarde se burlaba de que le preguntaran si se ha reunido furtivamente "con uno de Venezuela o no", alegando que hay cosas más importantes en la agenda que, por supuesto, es él quien debe decidir.

El desprecio a la Venezuela democrática y sufriente no ha terminado ahí. El vicepresidente que trabajó para el Gobierno socialista de Chávez con jugosos beneficios en los meses en que se gestaba su incipiente formación política, ha rebajado a Guaidó a un papel de mero opositor, contradiciendo el reconocimiento que el mismo Gobierno hizo del presidente encargado, que lo es no por ningún golpe de Estado, sino por designio de la Constitución venezolana en su artículo 233. De todas las disrupciones que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias están llevando a cabo, primero en los años en los que han asentado sus liderazgos y ahora desde el poder, hay una que jamás habríamos podido imaginar: la mentira ya no es un elemento que pueda penalizar en la política española.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5
forum Comentarios 5
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
soy_el_faraon
A Favor
En Contra

Espero que los inversores de este pais no se fijen en este panfleto de fake news, de economia no tienen ni idea, pero de manipular.....

Puntuación 0
#1
Repsol, Telefónica, Maphre, Meliá...
A Favor
En Contra

Eso, eso a apoyar a Guaidó y a las empresas españolas que les den por...

Puntuación 0
#2
JonS
A Favor
En Contra

La pregunta, Arribas, es qué significa eso del apoyo “a los venezolanos”. ¿Es que los que apoyan a Maduro y al chavismo son thailandeses?. Y por cierto, no blanquees a Felipe González. No sé si el Sr. X es “un peligroso radical”. Posiblemente lo sea de la derecha vistas sus amistades y al que solo le falta pasarse al PP (o a Vox, vaya Vd. a saber). Lo que sí es seguro una persona con gravísimas responsabilidades nunca investigadas, y eventualmente castigadas, en la organización de una banda de criminales, de asesinos y terroristas pagados con dinero público. Ya es hora que lo denunciéis en elEconomista y no sigáis blanqueándolo.

Puntuación -2
#3
Bilbo
A Favor
En Contra

¿Guadó es el que sale en las fotos con narcos colombianos? Casi mejor aque se large a Colombia a esnifar lo que sea.

Puntuación 0
#4
Español
A Favor
En Contra

EEUU no se entera. Se cree que los españoles olvidamos a nuestros muertos en cuba, filipinas, etc?

Nosotros sufrimos las mismas sanciones cuando eeamos el enemigo de EEUU. Se creen que vamos a aceptar que un don nadie como guaido sea presidente su pasar por elecciones?

Al tal guaido, titere de la CIA, no lo quieren ni los opositores de maduro. Esta claro cual es elinteres de EEUU en Venezuela, el mismo que en iria, iran e irak, robar sus recursos petroleros.

No es Sanchez el que no acepta a guaido, ojala pudiesemos hacer un referendum en todo España sobre este personaje... Verias que el 99% de españa no puede ni verlo, salvo el 1%, osea los que curran para Eeuu e israel...

Puntuación 0
#5