Opinión

Politizar la Política

"Los conservadores consideran que la política económica capitalista es ideal al no estar manchada de Política"

Durante una sesión de la Junta de Portavoces del Parlamento Andaluz allá por el año 1994, y tras una propuesta del portavoz de Izquierda Unida, el portavoz de otra fuerza política se dirigió airado al Presiente y le espetó: " Sr. Presidente, esto es inaceptable, el portavoz de IU quiere politizar este Parlamento". Hace unos días el Vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias comentó en televisión que los tribunales europeos habían humillado a los españoles en relación a los procedimientos y decisiones tomados por estos últimos con respecto al procés. Precisamente una semana antes, el PP había utilizado la palabra humillación para el mismo hecho y con el mismo sentido que el comentado por Iglesias.

La respuesta del Consejo General del Poder Judicial no se hizo esperar. El CGPJ advirtió que se evitase "el cuestionamiento de la independencia, la imparcialidad y la profesionalidad de los jueces" y señaló, además, que no "se politizase la Justicia". La primera afirmación causa asombro ¿En qué momento de las declaraciones de Iglesias se cuestionó lo que los jueces apuntan? Pero lo que ya resulta preocupante, porque denota una deriva peligrosa del lenguaje y la Política, es advertir que el ejercicio de la actividad política es, puede ser en sí mismo, un ataque a la Justicia ¿Son acaso dos esferas incompatibles la Política y la Justicia? Veamos.

El debate debe realizarse sobre  todos los aspectos que abarca la vida social

La RAE define la Política como Ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los Estados. Y de la misma manera, la RAE dice que Politizar es dar contenido o carácter político a cosas, acciones o pensamientos que normalmente se caracterizan por no tenerlo.

El Estado Español, encarnación máxima de la voluntad política de los ciudadanos, en origen, se constituye en tres Poderes: el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial. En consecuencia, el Poder Judicial es una institución política que tiene una función claramente diferenciada de los otros dos Poderes. Pero, además, ¿no son, acaso, los miembros del CGPJ prorrateados entre las fuerzas políticas con representación parlamentaria? ¿No es de uso común generalizado y aceptado, tácita y expresamente, que las correlaciones de fuerzas políticas en las más altas instituciones se manifiestan con harta frecuencia en dictámenes, sentencias y decisiones del CGPJ? Si las instituciones en las que se organiza el Poder Judicial están al margen de la Política, ¿cómo es posible que no se haya llegado todavía a un acuerdo para renovar un CGPJ que lleva un tiempo extra en renovarse?

El pensamiento y la política conservadora se han caracterizado siempre por hacer política económica, social, cultural, educativa, militar y de todo tipo, arropándose en que lo verdaderamente válido y útil es la gestión sin apoyatura política o ideológica de ningún tipo. De esta manera, la política económica capitalista es la más conveniente porque no está manchada por la Política. Y, rizando el rizo, se llegan a confeccionar candidaturas apolíticas que buscan el bien ciudadano y no los intereses de partido. Estas inconsecuencias y contradicciones benefician únicamente a los intereses económicos, culturales e ideológicos de la derecha. De esta manera, explicar a los alumnos los problemas de nuestra sociedad es aleccionar, politizar y hacer proselitismo; pero si se trata de clase de Religión es ya una cuestión de formación humana.

Es más que urgente una lucha organizada y paciente que le devuelva a la sociedad el indisoluble nexo que debe existir entre los conceptos y las palabras. Politizar, strictu sensu, no es otra cosa que someter la vida social en todos sus aspectos a la reflexión, el debate, y, sobre todo, a la decisión del demos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
vilicitano
A Favor
En Contra

Hombre señor Anguita, lo que no deja de causar asombro, es que alguien que defendió toda su vida, lo de programa, programa, programa, pueda ver algo de luz en este rompecabezas de gobierno. Segundo, yo estoy con Trevijano (DEP) solo hay una Constitución, hecha por el pueblo y para el pueblo y esa es la francesa. No entierren más profundo a Montesquieu. Un saludo.

Puntuación 3
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Bueno hay que extender el criterio de politizar, es decir criticar, ensalzar, rechazar, censurar, las decisiones de los jueces, incluso a las sentencias que condenan por agresión sexual, o por violencia de género, para decir si son ajustadas a derecho, excesivas, bochornosas y así constantemente, hasta conseguir el fin último de erosionar la poca credibilidad que le queda la judicatura, para que así quede a la altura de los dirigentes políticos.

Incluso, seria mejor hacer un juicio político paralelo al judicial, para condenar o absolver ante la opinión pública a los enjuiciados.

Impartir justicia es un tema altamente complejo, incluso para peritos en derecho y con todos los elementos probatorios, por tanto no se comprende como un político (ajeno al proceso judicial, sin tener los elementos probatorios y sin ser un experto en derecho) puede mejorar la acción de la justicia.

Lo que pasa, es que como quedó evidente con el tema de la Manada, se traslado a la calle una decisión judicial y fue la presión de la calle la que hizo cambiar la condena. Mal vamos, si la justicia se imparte así, esto es volver a la justicia tribal que en lugar de aplicar el derecho y valorar las pruebas de forma imparcial, se condena o absuelve según las simpatías que despierten los autores de los hechos, o según consideremos el hecho más o menos repugnante.

Por ello lemas como yo si te creo para las agresiones sexuales, no son nada progresistas, son muy regresivas en el ámbito de los derechos humanos, pues la presunción de inocencia es un derecho humano básico recogido en la Constitución. El hecho de que no pueda cuestionarse el relato de la víctima, es tanto como que una denuncia sea equivalente a una condena penal de muchos años de carcel, cuando es precisamente en el ámbito de las agresiones sexuales donde existen muchas denuncias falsas, veanse como ejemplos las últimas noticias sobre la violación de las tres hermanas estadounidenses que, al parecer, denunciaron en falso para cobrar un seguro por agresión sexual que habían contratado previamente.

Puntuación 6
#2
Tres eran tres las hijas de Elena y ninguna era buena
A Favor
En Contra

Los tres holocaustos más grandes del mundo:

Stalin: se cargó por asesinato o por hambruna a más de 75 millones de sus propios compatriotas.

Mao Tse Tung: se cargo por asesinatos directos y por hambrunas a más de 30 millones de chinos.

Hitler: se cargó en cámaras de gas a 6 millones de judíos.

Puntuación 1
#3
Platero
A Favor
En Contra

Define perfectamente la nula separación de poderes en el R78,locualpone de manifiesto total ausencia Democracia.

¿Como se llama en téminos marxistas el salario de funcionarios públicos mayor y no sujeto a quiebras con respecto al trabajo productivo?.Prebendas de moscosos,horarios,absentismo y liberados a parte.

Puntuación -1
#4