Opinión

Tipos confiscatorios en el IRPF catalán

Quim Torra, presidente de la Generalitat de Cataluña

La Generalitat está ya negociando con los Comunes crear otro tramo del IRPF que aplicaría un tipo en el entorno del 23,5 por ciento a ingresos superiores a 90.000 euros.

Ese porcentaje, sumado al gravamen base que establece el Estado, implica tributar, como mínimo, al 46 por ciento para las rentas comprendidas en dicho tramo, un porcentaje que será aún mayor en los últimos escalones del Impuesto sobre la Renta, a partir de 120.000 euros. Esta medida, como todas las que buscan castigar a los llamados ricos, es anacrónica y demagógica. Pero sus efectos son especialmente nocivos en una autonomía como Cataluña que, con unos tipos de IRPF que baten la media de la OCDE, pueden ya verse como confiscatorios.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.