Nutrición e innovación

Rodilla presenta su primer sándwich dulce en más de 80 años de historia

  • Se suma a las opciones dulces con los sabores de chocolate y dulce de leche
  • Este producto se puede probar de forma gratuita y limitada desde este 5 de octubre

La cadena de restauración madrileña Rodilla ha lanzado su primer mini Sándwich Dulce en sus 82 años de historia. Una incorporación que llega en dos sabores: dulce de leche, elaborado con bizcocho fino y relleno dulce de leche, crema pastelera y nata; y sándwich de chocolate, elaborado con bizcocho fino de cacao y relleno de ganache de chocolate y mermelada de frambuesa.

Ambos productos, elaborados a mano de forma artesanal, empezarán a formar parte de las opciones dulces de la cadena de restauración, junto a otras como los mini brownies, cookies o helados artesanos.

Con motivo de este lanzamiento, desde este 5 de octubre y por tiempo limitado, se podrá probar de manera gratuita una de sus dos versiones con la compra de un menú caliente en Rodilla.

Los Mini Sándwiches dulces llegan con los formatos especiales de lanzamiento de 2, 8, 12 y 20 unidades y se pueden pedir a domicilio.

Ángel Fernández, responsable de marketing y desarrollo de negocio en Grupo Rodilla, declara que "estamos muy contentos de poder ofrecer a nuestros clientes esta nueva opción dulce, que consolida nuestra apuesta por la innovación, a fin de que cada uno de nuestros clientes sienta que en Rodilla puede disfrutar de una gran variedad de productos y opciones".

Estos dos nuevos productos se suman a la amplia lista de incorporaciones de año fruto de la escucha activa a sus consumidores, como el wrap o el cappuccino, elegido por los usuarios seguidores de la marca a través de redes sociales, o sándwiches calientes como el cubano o el club de pollo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.