Nutrición e innovación

Huevo, fuente de lecitina y aliado para el cerebro

  • Dos huevos medianos (100 gr) aportan el 84% de la vitamina B12 que necesita una persona al día
  • La lecitina evita que gran parte del colesterol del huevo sea absorbida por el organismo

Lejos de la falsa imagen de alimento cargado de colesterol, el huevo es un ingrediente versátil que contiene nutrientes como la lecitina, fundamental para el cerebro y el sistema nervioso.

Existe un mito entre ciertos consumidores españoles de que no es recomendable comer más de tres huevos a la semana. Se trata de una teoría extendida desde los años 70 cuando las recomendaciones se dirigían a evitar el consumo de alimentos que contuvieran colesterol. Sin embargo, en las décadas posteriores, diversos estudios científicos han demostrado que la ingesta de huevos a diario no supone un factor de riesgo cardiovascular asociado con el colesterol.

Más allá ha llegado la organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), al asegurar que el huevo es un alimento con gran densidad nutritiva, al aportar alta cantidad de nutrientes con apenas 71 kilocalorías, además de contener los nueve aminoácidos esenciales y una alta riqueza en proteínas de alto valor biológico, de 6,4 gramos por unidad.

En ese sentido, otro de los nutrientes fundamentales del huevo es la colina, presente en la yema en forma de fosfaticilcolina, más conocida como lecitina. Se trata de un componente que, junto a los ácidos grasos insaturados, evita que gran parte del colesterol de este alimento sea absorbido por el organismo. Una ración de 100 gramos (dos huevos de tamaño medio) aportan al organismo el 63% de la cantidad diaria recomendada de lecitina.

Alimento funcional

Este nutriente, además ha pasado a ser considerado como fundamental en la alimentación diaria, ya que el organismo no es capaz de generarlo y un déficit de colina puede generar problemas de memoria y crecimiento además de daños en órganos como el riñón, el páncreas o el hígado. Asimismo, la colina es un elemento clave en la formación del cerebro y el funcionamiento normal del sistema nervioso.

Por otra parte, el huevo es un alimento con un altísimo grado de aprovechamiento, ya que, salvo la cáscara, el resto del producto es comestible. Como recuerda el Instituto de Estudios del Huevo, la clara está compuesta principalmente de agua (88%) y proteínas, de las que la albúmina es la más importante; mientas que la yema es mitad agua, un 25% proteínas y otro 25% lípidos.

Considerado un alimento funcional, la yema del huevo debe su característico color a pigmentos como la luteína y zeaxantina, antioxidantes que mejoran la visión.

En el terreno de las vitaminas, salvo la C, el huevo contiene todas las necesarias para el hombre. En el caso de la B12, presente en la yema, 100 gr de huevo llegan a aportar el 84% de la cantidad recomendada al día, según recuerda el instituto.

Los beneficios para la salud por el consumo de huevos aumentan si tenemos en cuenta que contienen minerales tan importantes como el fósforo, el zinc, el yodo o el hierro, presente también en la yema y cuya absorción mejora al consumirse junto a la clara, que presenta aminoácidos y polipéptidos que mejoran su asimilación por el intestino delgado.

Autoabastecimiento asegurado

El sector del huevo en España tiene una capacidad productiva de 1.155 millones de docenas al año y está compuesto por 1.417 granjas en las que se crían 47,1 millones de gallinas ponedoras. Estas cifras nos sitúan como el cuarto gran productor de este alimento en la Unión Europea, con el 14% del total, por detrás de Alemania, Polonia y Francia. Además de facturar 1.154 millones de euros anuales, la industria del huevo española cubre un 116% la necesidad es autoabastecimiento del mercado interior, por lo que ese 16% excedentario de huevos de consumo se destina a exportación.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Uf
A Favor
En Contra

Pues que no se entere garzon

Puntuación -1
#1