Todos

'Refugiados del euro': Reino Unido, preocupado por la creciente emigración española

Muchos españoles en Londres trabajan en hostelería. Foto: Reuters.

Arquitectos, periodistas y otros licenciados españoles trabajando tras la barra de un 'pub' británico. Las calles de Londres se llenan ingenieros, enfermeras y sanitarios provenientes de nuestro país. La inmigración se ha convertido en un problema para el Ejecutivo del conservador David Cameron. Mientras el número de afiliados a la Seguridad Social caía un 6%, el de los trabajadores de los países PIGS allí expatriados invierte la tendencia. El Daily Mail bautizaba esta tendencia el pasado viernes: los españoles, italianos, griegos y portugueses son "los refugiados de la crisis del euro". Reino Unido estudia limitar el acceso de inmigrantes a la sanidad y la vivienda

Sólo en la ciudad del Támesis, el número de españoles ha pasado de 57.350 en 2009 (cuando estalló la crisis) a 73.659 en 2012, según fuentes de la Embajada española en la capital. Aunque es obligatorio inscribirse en alguna oficina consular si se quiere vivir en Gran Bretaña, se calcula que las cifras duplican las oficiales (unos 150.000). Emigración creciente. Como muestra un botón, según datos del Gobierno, 30.000 nuevos españoles llegaron sin trabajo a Reino Unido en 2012, donde el paro se ha duplicado hasta el 8% en los últimos cuatro años. Vídeo | Una española es increpada en un hospital británico por ser inmigrante

Según Eurostat, los españoles casi encabezan el listado entre quienes eligen ir a trabajar en el Reino Unido. Con respecto al 2012, el número de españoles que han entrado en este mercado laboral ha aumentado en un 50%, llegando a a superar las 45.000 personas. Según los datos del Office for National Statistic, es con diferencia la nacionalidad que más aumentó su afiliación al sistema británico. En números absolutos, sólo los polacos superaron a los españoles. Retrato de los jóvenes españoles en Reino Unido: ¿cómo es su vida en este país?

Así, la preocupación crece en las Islas e, incluso, la Administración Cameron se afana en impulsar medidas para reducir el acceso de los inmigrantes, tanto comunitarios como extracomunitarios, a los servicios sociales y sanitarios. Limitar el subsidio del paro a seis meses si no se busca trabajo, el pago por la atención médica o la limitación del acceso a pisos de protección oficial son algunas de estas iniciativas.

Los planes de Cameron

Esta reforma del sistema actual "garantizará que el país atraiga a gente que va a contribuir y disuada a los que no lo harán", explicó la reina Isabel II en su Discurso del Trono, que sirvió para que Cameron diera un paso adelante.. El proyecto de ley incluirá medidas para regular el acceso de los inmigrantes al sistema de salud público británico, el NHS, y asegurarse que los visitantes o residentes temporales paguen una contribución por recibir asistencia sanitaria.

Además, los inmigrantes indocumentados no podrán sacarse el permiso de conducir en Reino Unido, se obligará a los propietarios de pisos a comprobar el estatus migratorio de sus inquilinos y se incrementarán las multas para las empresas que empleen mano de obra ilegal. La nueva legislación, cuya fecha de presentación aún no se ha especificado, también facilitará la deportación de ciudadanos extranjeros hallados culpables de delitos, salvo en "circunstancias excepcionales".

"Llueve siempre mucho y pagamos poco"

Además de España, el aumento migratorio de Grecia (+44%), Portugal (+43%) e Italia (+35%) convierte a los PIGS en importantes en la economía británica, según esta oficina estadística. De hecho, el Departamento de Trabajo y Pensiones explicaba esta tendencia por la rigidez para entrar en el sistema para trabajadores extraeuropeos y por el alto nivel de desempleo de la zona euro.

En cualquier caso, y aunque los países del Este eran antes el principal flujo de emigrantes, poco a poco comienzan a experimentar un descenso marcado: en el caso de los rumanos cayó un 22% y en el de los búlgaros un 17%.

Precisamente, estas dos nacionalidades han saltado a la palestra ya que a finales de año se levantan las restricciones de inmigración y se teme una oleada de entre 250 y 425.000 trabajadores. Además, la irrupción del antieuropeísta y xenófobo UIKP, con campañas que invitan a "irse a casa" a estas personas, ha obligado el Gobierno a entrar en el debate, en gran parte por una lógica electoral.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud