Next Generation

El Gobierno fija las bases de su primer gran proyecto para canalizar fondos UE

El Gobierno ha publicado este martes las bases para acceder a las ayudas de 2.975 millones de euros incluidas en el PERTE del vehículo eléctrico y conectado, el primero de los grandes proyectos estratégicos que ha diseñado para canalizar los fondos europeos habilitados para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia de la covid.

En el Boletín Oficial del Estado (BOE) se han publicado hoy las bases reguladoras que establecen los requisitos para la concesión de las citadas ayudas, que el Gobierno se había comprometido a difundir antes de que acabara el año, después de haber recibido el visto bueno de la Comisión Europea.

Con el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del Vehículo Eléctrico y Conectado (PERTE_VEC) el Gobierno aspira a movilizar una inversión privada de 11.900 millones en un sector estratégico para España, que ya es el segundo fabricante europeo de vehículos y el noveno mundial.

Se busca "favorecer la atracción de inversiones a España y reforzar a todo el ecosistema de automoción español del desarrollo de nuevas actividades en torno a la cadena de valor industrial del vehículo eléctrico y conectado, convirtiendo a España en líder de electromovilidad a nivel europeo", en palabras de la ministra de Industria, Reyes Maroto.

Del presupuesto de 2.975 millones, 1.425 serán préstamos y 1.550 subvenciones. Las concesiones se llevarán a cabo en el periodo 2021-2023, aunque los proyectos realizables hasta el 30 de septiembre de 2025.

Tras este establecimiento de las bases reguladoras para la selección y concesión de ayudas en régimen de concurrencia competitiva, ahora se deberá publicar la convocatoria que abrirá los plazos para la presentación de los proyectos.

Para las agrupaciones de empresas

Las entidades interesadas en presentar una solicitud se deberán constituir como una agrupación de empresas sin personalidad jurídica.

Las solicitudes denominadas de "proyectos tractores" deberán incluir proyectos que involucren a varios eslabones de la cadena de valor y dentro de los bloques obligatorios, así como alguno de los opcionales y los transversales.

Los bloques obligatorios son fabricación de equipos originales y ensamblaje (OEM), fabricación de baterías o pilas de hidrógeno y fabricación de otros componentes esenciales adaptados al vehículo eléctrico y conectado.

Los de carácter adicional son la fabricación de componentes del vehículo inteligente, la conectividad del vehículo eléctrico y la fabricación de sistemas de recarga

Por último, los bloques transversales de carácter obligatorio son un plan de economía circular, uno de digitalización o uno de formación y reciclaje profesional.

Podrán optar a las ayudas agrupaciones organizadas en torno al sector industrial de automoción con una combinación como mínimo de cinco entidades jurídicas diferenciadas que no pertenezcan al mismo grupo empresarial. Al menos una de ellas debe pertenecer al CNAE 291 (Fabricación de vehículos de motor), y otra al CNAE 293 (Fabricación de componentes, piezas y accesorios para vehículos de motor).

La agrupación debe estar integrada, al menos, por un 40 % de pymes, deberá contar con la colaboración de un mínimo de un proveedor de tecnología y/o conocimiento y tener implantación en al menos dos comunidades autónomas.

El PERTE_VEC es el primer plan presentado por el Gobierno español, a través del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y que, tras la autorización por parte de la Comisión Europa hace unas semanas, será financiado, en parte, con los fondos Next Generation EU.

El proyecto va dirigido a uno de los sectores estratégicos de la economía española, con un efecto tractor por su peso en el PIB nacional y el empleo directo e indirecto, y su aportación a la balanza comercial.

Según los datos del Gobierno, el sector representa el 11 % de la cifra de negocios del total industrial. La automoción supone el cuarto sector exportador y representa el 15% del total de las exportaciones españolas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.