Next Generation

Los grandes empresarios murcianos empiezan a perder la fe en las ayudas europeas

El sentimiento de los grandes empresarios murcianos es unánime con la ayuda procedente de la Unión Europea: no están pero se esperan. Hasta el momento los empresarios de la región no han recibido dinero procedente de Europa, a pesar de que los fondos Next Generation están aprobados desde hace meses. Esta ausencia de subvenciones está provocando que empiecen a perder las esperanzas en recibirlos.

Esta es la conclusión más determinante de la segunda mesa redonda del encuentro organizado en Murcia por elEconomista, 'Fondos Europeos para la recuperación'. La jornada ha contado con la presencia de Alfonso Corbalán, CEO de Hidroconta; Esther Gómez, directora general en Frutas Esther; Jesús Juan Moya, director financiero de ESP Solutions; Tomás Fuertes, presidente de Grupo Fuertes; Enrique Egea, socio de Deloitte responsable de la oficina de Murcia; Juan Jesús Sánchez, director general de Disfrimur, y Roberto Martínez, CEO de Marnys. La mesa debate ha estado moderada por Salvador Marín, presidente de la Federación Europea de Contables y Auditores para Pequeñas y Medianas Empresas.

¿Habéis recibido las ayudas, o al menos parte de ellas? Ésta fue la pregunta más repetida durante el encuentro y la respuesta fue la misma para todos: "No". Los grandes empresarios usaron el altavoz que les propició elEconomista para denunciar que el proceso sigue anclado en la casilla de salida. "Estos fondos vienen bien y son bienvenidos, cuantos más y mejor. Desde nuestra empresa hemos recibido cero pero seguimos con ilusión y fe mientras tratamos de sortear la situación. Siempre se piensa que las subvenciones son insuficientes pero en este caso es la realidad. Nos hace falta apoyo material a parte de la ilusión", alegó el presidente del Grupo Fuertes.

Esta ilusión es compartida por el director financiero de ESP Solutions. "Las expectativas son altas pero la realidad es que no tenemos ninguna ayuda. Somos optimistas y creo que en una segunda o tercera fase se incluirán las ayudas", matizó esperanzado.

Un sentimiento que contrarresta con el de Juan Jesús Sánchez, director general de Disfrimur, una empresa dedicada al transporte. "No esperamos mucho, por no decir nada. El sector del transporte por carretera siempre ha sido maltratado por todos los gobiernos, sean del color que sean. Pero nuestra hoja de ruta sigue intacta: digitalizar, conectar y descarbonizar", explicó. A pesar de que todavía no han llegado las ayudas, el directivo dijo que sus planes no van a cambiar. "Vamos a digitalizar sí o sí, aunque no recibamos las ayudas. También vamos a descarbonizar, de hecho, ya estamos trabajando en la electrificación del corredor del Mediterráneo. Otros de nuestros objetivos a corto y largo plazo es centrarnos en el biogas y en el hidrógeno. Este último será el carbón del futuro", relató Sánchez.

El director general de Disfrimur quiso hacer también una petición a los políticos regionales presentes en el encuentro (Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia y Luis Alberto Marín, consejero de Economía, Hacienda y Administración Digital) a quienes les pidió más ayudas regionales.

La dueña de Frutas Esther fue muy tajante: "Creo que tenemos claro que no hay nada claro". La empresaria se mostró preocupada dada la trayectoria de España para gestionar ayudas en anteriores ocasiones. "Yo pondría el foco en la eficacia, por la experiencia que tenemos en años anteriores se sabe que el aprovechamiento de los programas de ayudas de entre 2014 y 2020 es solo de un 43%, esto me preocupa enormemente. Muchas veces nos llega a todos pero sin embargo la experiencia dice que las necesidades son otras", apuntó.

Alfonso Corbalán, CEO de Hidroconta, quiso quedarse con la parte positiva pese a no haber recibido las ayuda. "Los fondos Next Generation son una oportunidad única para transformar un país y una región", señaló. Corbalán apuntó a que en su sector el camino está algo más claro y que incluso Moncloa les ha pedido ayuda con el objetivo de facilitar los procesos.

El socio de Deloitte también aprovechó su intervención para hacer un alegato en favor de las ayudas, pese a que todavía no han llegado. "Los fondos europeos suponen una inyección sin precedentes en la economía española. En primer lugar, es una cantidad que nos permitirá mejorar notablemente nuestra salud financiera y que nos posicionará, todavía más, en el camino de la recuperación. En segundo lugar, los fondos europeos constituyen una oportunidad para la modernización de nuestra economía", relató. 

Colaboración entre entidades

Esta falta de agilidad se traduce también en falta de transparencia. "Las reglas del juego deben de estar claras. Hay muchos aspectos legales que todavía no se han puesto sobre la mesa. Qué pasa con las organizaciones que reciban ayuda de dos vías, qué pasa si se comete algún error. Son aspectos que parecen lejanos porque las ayudas no han llegado aún, pero es mejor poner la venda antes de la herida", añadió el socio de Deloitte.

Las ayudas europeas son el pilar fundamental que necesitan las pequeñas y grandes empresas para superar la crisis económica, pero no es el único. "Las asociaciones son fundamentales, es importante no ir solos y colaborar más", apuntó Egea.

El problema en este aspecto reside en que las empresas suelen ser reacias a sentarse a hablar con la competencia. Además, en muchas ocasiones las compañías presentan demasiados proyectos que a veces más que sumar, restan. 

"Hay muchos proyectos y es mejor que estén compactados y que de verdad supongan impacto en la sociedad murciana. Falta la última vía de colaboración, hablar con la competencia no siempre es atractivo pero suma", apuntaló Egea. 

Un punto en el que estuvo de acuerdo el CEO de Marnys. "Espero que este nuevo plan Marshall se concrete. Estamos en una época de economía colaborativa. Vamos a ver en qué se concretan las ayudas, cuándo llegan y a qué sectores", aseveró. 

Apuesta por la digitalización

Los fondos Next Generation han sido impulsados con unos objetivos muy concretos, uno de ellos ayudar a la digitalización de las empresas. La pandemia del Covid-19 ha acelerado los procesos en la gran mayoría de las compañías pero es necesario que cuenten con las ayudas para que los procesos sean solventes y rentables. Es por eso que cuando se le preguntó a los empresarios qué harían con dinero europeo volvió a haber unanimidad en las respuestas: "Digitalización". "Es el momento oportuno para recibir cualquier apoyo. Nuestro sector -agroalimentación- tiene mucha evolución nacional e internacional. Nosotros destinaremos los fondos a la digitalización, aunque ya tenemos el 70% del negocio digitalizado", explicó Fuertes. Entre sus planes también está la internacionalización porque "tenemos mucho que decir en todo el mundo".

Moya denunció que las partidas destinadas a la digitalización están muy destinadas a las pequeñas y medianas empresas y que por tanto están dejando de lado a las más grandes. "Que se incluya a las grandes empresas en la digitalización es una de las peticiones que le transmitiría al Gobierno", señaló. 

"En I+D desde la región hemos apostado por la investigación pero el proceso se está haciendo mal. Nos tenemos que adaptar a lo que quieren que hagamos mientras que desde las administraciones no nos preguntan qué es lo que realmente queremos y necesitamos", denunció Gómez.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin