Motor

Nuevo Mercedes Clase G, 45 años del todoterreno más capaz

  • La gama cuenta con tres versiones, el G450d de 367 CV, el G500 de 449 CV y el G63 AMG de 585 CV.
  • La nueva Clase G ya está electrificada con motores con tecnología mild hybrid y más adelante llegará el EQG 100% eléctrico.
  • La primera generación se lanzó en 1979, con tracción 4x4 permanente y con bloqueos de diferencial.
El Mercedes Clase G es desde su lanzamiento en 1979 el icono del vehículo todoterreno en el mundo.

Llega la nueva Clase G, que 45 años después de su lanzamiento sigue siendo el todoterreno por excelencia. Llega más electrificado, con versiones mild hybrid de gasolina y diesel y una variante AMG de 585 caballos. La variante EQG 100% eléctrica llegará en los próximos meses.

El Mercedes Clase G, el icónico todoterreno de la marca de la estrella, cumple ahora 45 años de existencia en los que, desde el principio, ha sido la referencia del mundo del todoterreno más extremo y capaz. Y lo hace con la llegada de una generación, tecnológicamente muy avanzada que aporta una nueva gestión del sistema de conducción todoterreno, el denominado off-road cockpit.

Es por ello una nueva Clase G electrificada y muy avanzada tecnológicamente, pero con el mismo espíritu de siempre, el todoterreno más extremo y capaz. Este icono del todoterreno sigue apostando por una construcción de chasis de escalera de eficacia probada, tres bloqueos de diferencial mecánicos y marchas reductoras "low range", así como un eje trasero rígido y una suspensión delantera independiente.

Su interior es muy lujoso, sobre todo en esta variante AMG, y nada tiene que ver con los originales.

La Clase G de Mercedes-Benz, considerada desde hace décadas un icono de la automoción, vuelve a afianzar su posición de liderazgo entre los todoterreno de lujo. Los nuevos modelos destacan en todas las condiciones, con prestaciones mejoradas gracias a sistemas de propulsión electrificados, modernos sistemas de asistencia al conductor, mayor confort y una digitalización avanzada.

Una herencia de 45 años

Creada en 1979, la serie de modelos camperos ofrece ahora la gama de propulsores más diversa de todos los tiempos y opciones de personalización casi ilimitadas. Al mismo tiempo, conserva su inconfundible carácter todoterreno y su aspecto único. En su lanzamiento al mercado, la nueva Clase G estará disponible a un precio a partir de 122.808 euros en el mercado Alemán.

Su exterior ha sido sutilmente modificado con una nueva parrilla del radiador con cuatro lamas horizontales en lugar de las tres anteriores y paragolpes delanteros y traseros rediseñados. Pero sin duda la clave de la nueva Clase G son sus capacidades todoterreno. La elevada distancia al suelo y el tren de rodaje de largo recorrido constituyen la base de las características off-road de la nueva Clase G.

Gracias a su gran altura libre al suelo, 24 cm, y sus buenos ángulos de ataque y salida, es casi imparable en el campo.

Las cifras hablan por sí solas: su distancia libre al suelo es de 24 cm, con una profundidad de vadeo de hasta 70 cm en agua y barro. Permite una conducción estable en pendientes de hasta el 35%, y sus ángulos todoterreno son casi insuperables, con 31º el de ataque y 30º de salida.

Y cuando se trata de practicar todoterreno de verdad, el nuevo "Offroad Cockpit" ofrece una visión general de los datos relevantes para la conducción campera tanto en la pantalla del conductor como en la del sistema de infoentretenimiento. También ofrece otras funciones de apoyo a la conducción todoterreno.

Desde 367 hasta 585 caballos

Por lo que se refiere a su gama, el nuevo Clase G se ofrece con tres versiones bien diferenciadas. La variante de gasóleo es el G450d, con un propulsor de 6 cilindros en línea que proporciona 367 caballos. En cuanto al de gasolina, es el G500, igualmente con un propulsor de 6 cilindros en línea con 449 caballos. Y para los que buscan lo máximo siempre, la variante firmada con las siglas AMG, el G-63. En este caso su potencia es de 585 caballos obtenidos del motor V8 con doble turbo.

Su cuadro de instrumentos digital y su pantalla central se pueden transformar en un centro de control, todoterreno.

Todos los motores están ahora electrificados. Como versiones mild-hybrid con tecnología de 48 voltios, ofrecen un mayor rendimiento con un menor consumo de combustible. Y cuentan con un motor eléctrico adicional que proporciona otros 20 caballos añadidos a la potencia de sus propulsores térmicos. La primera variante totalmente eléctrica de la Clase G, el EQG, completará la gama todoterreno de Mercedes en los próximos meses.

45 años de historia

El primer Clase G ya nació como un vehículo con una 'incontestable capacidad dentro y fuera de la carretera y la máxima versatilidad de uso" como rezaba su dosier de prensa en la presentación mundial en febrero de 1979 en Toulon, Francia. Atributos que siguen presentes en la nueva gama del Clase G que se fabrica en Graz, Austria.

La historia del Clase G comenzó en el verano de 1969, cuando Daimler-Benz AG y Austria Steyr-Daimler-Puch AG intuyeron los buenos resultados que daría una cooperación en el desarrollo de un vehículo de campo. Ambos fabricantes ofrecían ya vehículos con excelentes capacidades todoterreno: el Mercedes-Benz Unimog, y los PuchHaflinger y PuchPinzgauer. La idea de fabricar un modelo todoterreno conjuntamente tomó forma y en 1971 se comenzó a vislumbrar el que sería un automóvil legendario, el Clase G.

Esta es la primera generación del Clase G, con versiones 3 y 5 puertas, Cabrio y una variante comercial.

El diseño final con su icónico perfil cuadrado fue definido por Mercedes-Benz Design, con Bruno Sacco a la cabeza. Los estilistas supieron combinar las grandes y pulidas superficies de la carrocería del vehículo con unas características técnicas muy definidas, como los amplios ángulos de ataque y salida, así como una altura libre del vehículo sobre el suelo alta, con un ancho total decididamente pequeño.

El Clase G se fabrica en la planta de Puch en Graz-Thondorf desde sus inicios. En esta planta también se ensambla la generación todavía a la venta del Clase G desde mayo de 2018. La primera producción en serie del Clase G comenzó en febrero de 1979, poco después de su presentación mundial.

Interior muy sencillo

Inicialmente, el Clase G fue presentado al mercado como el modelo 460. Era un todoterreno con un interior muy sencillo y fácil de limpiar pero en el que se había prestado mucha atención al sistema de propulsión. La tracción total, que era de serie, contaba con un diferencial entre ejes bloqueable al cien por cien y diferenciales bloqueables opcionales en los ejes delantero y trasero. Una tecnología que ha sido equipamiento de serie desde 1985 en todos los Clase G. El diseño del chasis y los ejes rígidos con amortiguadores de muelles estaban orientados hacia la versatilidad y robustez fuera de la carretera.

Sus líneas exteriores muy cuadradas son una verdadera seña de identidad que le hace inconfundible.

En el momento de su primer lanzamiento se ofrecían las versiones 240 GD y 300 GD con motores diésel y las 230 G y 280 GE en gasolina. Estaban disponibles con dos batallas distintas (2.400 y 2.850 milímetros), así como con carrocerías abierta tipo descapotable, StationWagon cerrado o furgón panelado con los laterales cerrados para las versiones de uso comercial.

En 2018, el Clase G recibió la actualización más profunda hasta la fecha y con el G 350 d, con un propulsor diesel de seis cilindros en línea se convirtió en el Clase G más eficiente de la historia, que completaba la gama junto con los de gasolina, el G 500 y el Mercedes-AMG G 63, que con sus 585 CV de potencia permitía hacer el 0 a 100 km/h en tan solo 4,5 segundos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud