Motor

Lancia resucita, pero el aficionado esperaba este EVO38

  • Mientras Lancia relanza su marca fuera de Italia mostrando un Ypsilon eléctrico, arranca la producción de 38 unidades de un deportivo con más de 600 CV y tracción total
  • Con el EVO38, Kimera Automobili imagina cómo habría sido ese Lancia 038, que habría sucedido al Lancia 037 en 1984
El EVO38, o cómo debería ser el sucesor del Lancia 037, cuarenta años después.

Imagina que no hubiera una revolución eléctrica en ciernes. Al resucitar la marca Lancia quizá no habrías visto un Ypsilon (o no solo), sino algo más parecido a este Kimera EVO38.

El Kimera EVO38 se anunció oficialmente el 1 de febrero. Sin embargo, su baño de multitudes curiosas lo recibe en el recién inaugurado Salón de Ginebra 2024. A falta de las marcas de siempre, los aficionados al automóvil deportivo se echarán encima del EVO38 -y de otras leyendas de competición Lancia-Martini del siglo pasado-, como si fuera un tramo del rally de Portugal, ese que nunca se materializó para el Lancia 038.

Kimera EVO38 y EVO37 (en blanco), junto a coches de leyenda de Lancia-Martini.

Bienvenidos a un universo paralelo, onírico. Los niños ya no juegan con cochecitos, sino con pantallas y avatares. Son los adultos quienes coleccionan coches. Amenazados los coches por quienes desean su extinción, para otros, muchos automóviles son dignos de considerarse obras de arte. Quienes pueden, compran un viejo coche -incluso en estado de lamentable-, porque en él se inspiraba aquella miniatura con la que soñaban y jugaban, o cuya imagen estaba en un póster sobre su cama. Unos, restauran aquel despojo de automóvil, y hacen desaparecer el rastro de sus 40 años o más, como si acabaran de fabricarlo. Además de restaurarlo, otros le aportan las últimas tecnologías, en lo que se conoce como "restomod". El italiano Luca Betti siempre fue más lejos, aunque sin dejar de soñar con los Lancia-Martini de su niñez. Fundó Kimera y se lanzó a fabricar series cortas de cómo serían hoy los Lancia… como si hubiera despertado de un largo letargo desde que prohibieron en 1986 los coches de rallye del grupo B.

Herencia Pininfarina

En 1984, el proyecto Lancia 038, heredero previsto del Lancia 037, no tenía ya sentido y murió antes de lanzarse. Ambos solo tenían el objetivo de ganar rallys y no podían contra la recién llegada tracción total. No había tiempo para esas pulidas líneas del diseñador Pininfarina para el 037. Un prototipo puramente técnico con cuatro ruedas motrices, de grotesca forma que le valió el apelativo interno "Mazinger", llegó al mundial de rallies con la denominación Lancia Delta S4.

EVO38 por delante del Lancia Delta S4 grupo B de rallies, de los años 80.

Como despertado de una imaginaria hibernación, Betti decidió que, además de reconstruir y restaurar 037 y S4 como venía haciendo desde 2013, podía fabricar un 037 del siglo XXI. Y en sus sueños, el mismo genio de los motores del 037 y S4, el ingeniero Claudio Lombardi, participaría en la evolución del motor de partida con ingredientes y tecnologías de este siglo. Eso sí, con un turbocompresor más un compresor volumétrico, como el original, aunque en la década de 2020 tendría accionamiento eléctrico. Conseguiría 500 caballos y ahora gozaría de seis marchas, con caja de cambios manual o secuencial mediante manetas en el volante y siempre propulsión trasera. Semejante evolución merecía que el coche se bautizara Kimera EVO37 y también que gozara de unas líneas depuradas, siguiendo al maestro Pininfarina, y lejos del "patchwork" del S4.

Puestos a seguir soñando, el mismísimo bicampeón del mundo de rallies Miki Biasion, que puso a punto aquellos Lancia del grupo B, también participaría en la evolución del EVO37. En 2021, todos sus sueños se habían hecho realidad. También los de los 37 aficionados que se pudieron hacer con el EVO37, entre los que se contaba el español Teo Martín, alma-máter del Motor Sport Institute.

Segundo chasis del EVO37, "Paula", en honor a la nieta del propietario, Teo Martín.

"Habría sido esto"

El EVO38 no es mucho más que continuar en el mundo "matrix". Tres años después, como sucedió hace cuarenta años, era hora del relevo del 037, pero esta vez, sí vería la luz. Un Kimera EVO38 con tracción total, como debía ser. Se le ha dotado de una cubierta transparente sobre el motor, como si hubiera pasado por allí Pininfarina y se lo hubiera prestado de un Ferrari F40.

La cubierta transparente de Lexan deja ver el motor 2.0 de cuatro cilindros.

Una pizca de pimienta con un turbo más grande, mejor gestión del compresor y una nueva distribución permiten elevar la potencia hasta rozar los 600 caballos. Para el control de reparto de par entre los ejes se emplea bloqueo de diferencial electrohidráulico, regulable desde el interior. El sobrepeso de la tracción total se compensa con el uso masivo de titanio y carbono, para dejar el peso en 1.100 kilos. El precio, a juzgar por las características, superará el medio millón de euros (un Delta S4 original, casi rozó el millón en subasta)Junto al Lancia Beta Montecarlo Turbo, que podría ser la inspiración del futuro Kimera K39.

Junto al Lancia Beta Montecarlo Turbo, que podría ser la inspiración del futuro Kimera K39.

No se han podido reprimir y terminan la presentación de su evolución de aquél grupo B con una cita de Juha Kankkunen, cuatro veces campeón del mundo, y también piloto de Lancia: "los World Rally Car son para niños, los grupo B eran para hombres". El 22 de junio, nueva entrega, un tercer modelo de Kimera. Un enigmático K39 que, a juzgar por la silueta, será un Lancia Beta Montecarlo Turbo de 1979 redivivo, el primo de circuitos del 037 de rallyes, con el que Lancia ganó el campeonato del mundo de marcas dos años consecutivos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud