Motor

Clotilde Delbos: "Los clientes buscan contratos flexibles que se adapten a sus necesidades"

  • "Hay gente que no quiere un coche, solo viajar del punto A al punto B"

Clotilde Delbos (Nancy, 1967) es la consejera delegada de Mobilize, la primera marca que ha creado el Grupo Renault en más de 120 años de historia. Dicha compañía será la encargada de aportar el 20% de la facturación del consorcio para 2030 a través de los servicios de movilidad, así como de lograr una rentabilidad a doble dígito en 2027. Atiende a elEconomista.es en el Global Mobility Call.

¿Qué implica ser la primera marca que crea el Grupo Renault en más de 120 años de historia?

Es la primera vez que surge algo desde un boceto y otras marcas no están adecuadas para este reto. Para crear algo desde un boceto se necesita ambición, un logo que refleje realmente lo que hacemos. Esta es la única forma de tener un equipo que realmente esté involucrado en el proceso. Pero es verdad y es muy importante porque todas las otras marcas están ahí o han sido adquiridas. Realmente es la primera vez que creamos algo desde cero y esto se debe a que ninguna de las marcas que tenemos es adecuada para este desafío.

"La visión nuevamente es brindar una movilidad compartida más ecológica, más accesible y más asequible"

¿Eso significa que Reanult está más interesado en crear nuevos servicios de movilidad y no tanto en producir vehículos?

Vamos a hacer ambas cosas, no todo va a cambiar de un día para el otro. Toda la movilidad de la que estamos hablando es principalmente dentro de las ciudades. Algunos todavía necesitan tener la forma tradicional de movilidad. Lo que estamos abordando es que haya más personas que no estén dispuestas a poseer un vehículo y que solo quieren viajar del punto A al punto B. Precisamente por eso no tiene que haber canibalización entre el negocio tradicional, que se está transformando hacia la electrificación y a través del cual nos hemos comprometido a ser una marca completamente eléctrica en Europa en 2030. Por lo que es algo diferente.

¿Cuáles son las previsiones de crecimiento en los próximos ocho años y qué tipo de clientes están buscando?

Queremos abordar tres tipos de clientes y la visión nuevamente es brindar una movilidad compartida más ecológica, más accesible y más asequible. Esa es la visión que tenemos y tenemos tres tipos de clientes como el comercio minorista, los operadores de movilidad para personas y los operadores de movilidad para bienes. Todo eso lo abordará Mobilize, incluido el cautivo, el brazo financiero que tenemos y para todos estos clientes queremos traer este tipo de movilidad ahora. Así que va a venir de lo que llamamos clientes potenciales operativos que, en lugar de comprar un automóvil, no quieren un contrato de arrendamiento normal, quieren contratos más flexibles sin pago inicial y todo incluido. Por lo tanto, nuestro modelo comercial de vehículo como servicio se aplica no solo al operador, sino también al cliente minorista. En cuanto a conseguir el 20% de la facturación del grupo para 2030, un 10% procederá del negocio normal, otro 5% estará relacionado con los operadores de leasing, los seguros y los servicios de pago, mientras que el 5% restante procederá de los servicios de los operadores de movilidad y soluciones energéticas.

Acaban de lanzar el Mobilize Limo, ¿se lanzará otro modelo bajo la marca Mobilize?

Bueno, todo está abierto por el momento. Lo único seguro es que tenemos cuatro automóviles bajo la marca Mobilize que son el Limo, el Duo, el Bento y el Hippo, que llegará más tarde y que está pensado para las entregas de última milla. Tenemos diseñadores muy creativos y tienen ideas para los diferentes tipos de vehículos. Primero pensamos en el uso que puede tener el vehículo y luego pensamos qué modelos se pueden adaptar al uso.

"Los vehículos eléctricos son caros y la renta media de los países del sur, como España e Italia, son más bajas que los países nórdicos"

Hasta la fecha, el 60% de las financiaciones se hacen con créditos multiopciones, ¿qué previsiones maneja para el futuro?

Queremos ser capaces de ofrecer varios tipos de alternativas. Actualmente, el 16% de los que adquieren un vehículo lo hacen a través del pago en efectivo, el 32% que lo hace a plazos y el resto recurre a créditos y financiación a largo plazo. Prevemos que para 2030 el porcentaje de gente que compre los vehículos a plazos pase de representar el 32% al 62%. La gente busca contratos flexibles, que sean capaces de adaptarse a sus circunstancias personales.

¿Por qué hay tantas diferencias en Europa en la implantación de infraestructura de recarga para los eléctricos?

Hay diferentes razones. Por un lado, es un círculo vicioso, al principio pensamos que debía ser algo de lo que se tenía que encargar la Administración pública. Nadie está seguro de que esto vaya a ser seguro y rentable, por lo que nadie quiere invertir. Hace diez años todos se reían de nosotros, pero al final lo hemos conseguido, aunque ha sido una gran inversión. Estamos tratando de contactar a las empresas para que inviertan en este tipo de infraestructuras. Esta es la gran diferencia con los países del norte, que invirtieron más rápido y confiaron en el proceso. Los vehículos eléctricos son caros y la renta media de los países del sur, como España e Italia, son más bajas que los países nórdicos. Por lo que es más difícil para la gente acceder a este tipo de coches. Y esto es lo que queremos cambiar, queremos invertir en este tipo de infraestructuras.

¿Existe realmente interés por parte de los clientes en este tipo de vehículos?

Los clientes están interesados en la tecnología del futuro, por ejemplo, los híbridos, y hay varios tipos. Es verdad que están un poco perdidos debido a la indefinición tecnológica. Los clientes quieren comprobar que los vehículos ofrecen realmente lo que dicen, por lo que es muy bueno que la gente pueda probar esta nueva tecnología.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.