Motor

Estos son los colores que menos devalúan el precio de un coche de segunda mano

Imagen de iStock

A la hora de vender un vehículo de segunda mano, factores como el kilometraje, el número de reparaciones o las manos por las que haya pasado influyen en su devaluación. Del mismo modo, el color, de manera insospechada, también puede influir en el precio de venta.

Así lo refleja un análisis llevado a cabo por el comparador de vehículos iSeeCars, quien ha comparado los precios de venta de más de 650.000 vehículos usados con tres años de uso en Estados Unidos.

"El color de un vehículo es una de las principales consideraciones después de que los compradores hayan decidido la marca y el modelo", señala Karl Brauer, analista ejecutivo de iSeeCars. "Dado que la depreciación es el mayor costo de propiedad de un vehículo, los consumidores deben considerar cuidadosamente su elección de color, especialmente si planean vender su vehículo".

Cuanto más raro, mejor

Podría pensarse que los colores más habituales, como el negro, el blanco o los grises serán los que menos depreciación generen, dado que se demandan más. Sin embargo, el análisis comparativo indica justo lo contrario, ya que los coches con tonos más extravagantes son los que menos valor pierden.

Así, el amarillo, con una depreciación de tan solo el 4,5 % al cabo de tres años, es el color que mejor conserva su valor. Solamente pierde un tercio del valor si se compara con la media, según los datos de iSeeCars. "El amarillo se encuentra entre los colores de automóviles menos populares con la participación de vehículos más baja y es comúnmente un color para automóviles deportivos y otros vehículos de bajo volumen que mantienen su valor relativamente bien", considera Brauer. "Debido a que los vehículos amarillos son tan novedosos en el mercado de segunda mano, la gente está dispuesta a pagar más por ellos", añade.

En segundo lugar, pero a una distancia considerable (10,7 %), se encuentra el color naranja. "Al igual que el amarillo, el naranja comprende una pequeña parte general de los vehículos y se encuentra con mayor frecuencia en autos deportivos y muscle cars de bajo volumen. El naranja es un color tan novedoso que a menudo es la elección para los vehículos populares de edición especial, como la edición 30 del Mazda MX-5 Miata y la edición especial del Toyota GR86 2023, que suelen ser vehículos de producción limitada", explica Brauer.

Colores también singulares como el dorado (16,7 %) y el marrón (17,8 %), en cambio, se deprecian mucho más que el promedio. "La rareza por sí sola no es igual al valor. Si un color no resuena con suficientes compradores de autos usados, dañará el valor de reventa, incluso si es poco común", expresa el analista.

Más cerca de la media (15 %), se encuentran otros colores, como el violeta, el verde y el rojo (14 %), el gris (14,3 %), el beige (14,4 %) o el plateado (14,8 %). "El rojo, el verde y el azul funcionan un poco mejor que el promedio porque son un poco más novedosos que los colores en escala de grises y permiten que los conductores se destaquen sin tener que elegir un color oscuro y llamativo", indica Brauer.

Sobrepasando la media, el blanco (15,5 %) y el negro (16,6 %). "Muchos consumidores eligen estos colores en escala de grises no porque les gusten, sino porque asumen que a los demás les gusta. Debido a que estos son los colores más comunes, no escasean, y elegir estos colores no ayudará ni perjudicará mucho el valor de reventa", aclara.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud