Motor

España tiene solo el 3,9% de los puntos de recarga públicos de coches eléctricos de la UE

  • España tiene casi cinco veces menos infraestructuras públicas que Alemania
  • Al cierre de 2021, la UE tenía un total de 338.191 puntos de recarga públicos

La electrificación de la movilidad avanza a pasos muy lentos en España, si se compara con otros mercados del Viejo Continente.

Tan es así que o bien mejoran las matriculaciones de este tipo de vehículos o existe un riesgo de que no se puedan llegar a cumpir los objetivos marcados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC). De esta manera, España cerró el año pasado con un total de 13.411 puntos de recarga para vehículos electrificados de acceso público. Esta cifra contrasta con la cantidad de puntos de recarga que hay en países como Alemania, Francia, Italia o Reino Unido. Además, si se tiene en cuenta los datos al cierre del primer trimestre de este año, en España solo se han instalado 833 puntos de recarga públicos, por lo que ya hay 14.244 puntos.

Al cierre de 2021, en el conjunto de la Unión Europea había un total de 338.191 puntos de recarga públicos, según datos de Observatorio Europeo de Combustibles Alternativos (EAFO, por sus siglas en inglés). Dicho de otra manera, tan solo el 3,98% de los puntos de recarga públicos que estaban instalados en la UE correspondían a España.

Pero la comparativa es más sangrante si se hace con otros países del entorno. En el caso de Alemania, primer productor comunitario de vehículos y sexto del mundo, había un total de 62.711 puntos de recarga públicos al cierre de 2021. Esto supone casi cinco veces más de los puntos de recarga que hay instalados en España. Además, al cierre del año pasado había en el país germano el 18,5% de los puntos de recarga públicos de la UE.

Una situación que también es desfavorable con Francia. Y es que Francia, con el 16,1% de los puntos de recarga públicos que hay en el mercado comunitario, acabó 2021 con un total de 54.653 puntos de recarga públicos, es decir, cuatro veces más que los existentes en España.

Reino Unido, por su parte, dispone de un total de 38.722 puntos de recarga públicos al cierre del año pasado, casi tres veces más que España; mientras que en Italia la diferencia tan solo es del doble, ya que contaba en 2021 con 26.860 puntos de recarga públicos, el 7,9% de los que había en la UE.

Objetivos más rigurosos

Pero los objetivos se endurecen por parte de la autoridades comunitarias. Así, la semana pasada la Eurocámara dio un paso más para acabar con la venta de vehículos de combustión a partir de 2035. Para ello, la Comisión Europea se comprometió a habilitar hasta 1 millón de puntos de recarga públicos en 2025, cifra que aún está lejos de alcanzarse. Además, esta fecha de 2035 tiene en cuenta un período de 15 años de transición para la adaptación de la industria.

Entre 2019 y 2022 los países de la Unión Europea han incrementado el objetivo de electricidad proveniente de fuentes renovables para 2030 del 55% al 63%. Sin embargo, el alto porcentaje de renovables en electricidad de España contrasta con unos bajos objetivos de electrificación del total de la energía y de reducción de emisiones.

Si actualmente la electricidad en España solo supone el 22% de la energía total que se consume, el PNIEC plantea incrementar esa cifra al 27% en 2030, un porcentaje que las organizaciones centradas en frenar la crisis climática consideran como muy bajo. "Hay que avanzar en la electrificación de vehículos, de la flota de camiones y autobuses... Más allá de la generación de electricidad con renovables, lo que hay que hacer es electrificar los combustibles fósiles, algo por lo que muchos países están apostado, mientras nosotros no", declaran fuentes del sector energético.

La principal fuerza motriz impulsora de la descarbonización del sector de la movilidad-transporte es un cambio modal que afectará según el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima al 35% de los pasajeros-kilómetro que hoy día se realizan en vehículos convencionales de combustión.

Para ello a partir de 2023 se generalizará la implantación en todas las ciudades de más de 50.000 habitantes de zonas de bajas emisiones con acceso limitado a los vehículos más contaminantes, medidas en las que serán claves las administraciones autonómicas y locales.

Los eléctricos en España son el 3,5%

En los cinco primeros meses del año de 2022, la cuota de eléctricos en España se sitúa en el 3,5%, con 11.164 unidades matriculadas, tan solo por delante de Italia, con un 3,3% de cuota de mercado y 18.889 unidades. Pero esta penetración es nimia frente a las de Alemania y Francia. En Alemania, las ventas de eléctricos entre enero y mayo alcanzaron las 135.029 unidades, el 13,3% del mercado. En Francia se vendieron hasta mayo 71.444 eléctricos, el 11,9% del mercado total.

comentarios7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Alex
A Favor
En Contra

Desde luego es una vergüenza. Un punto de recarga tarda más de dos años en autorizarse por la M de las autonosuyas, ay untamientos y mordidas varias. ¿Para qué agilizarlo? ¿Para que se me acabe el chollo? Esto es lo que tenemos. Enhorabuena a PP-PSOE por crear una red clientelar que deja a la mafia napolitana a la altura del betún

Puntuación 4
#1
un lector
A Favor
En Contra

Puede que el futuro del coche eléctrico lo sea para recorridos urbanos o cortos. Pensar en recorridos largos o transporte supone infraestructuras en carreteras que en la práctica serían inviables.

Y la recarga en ciudades debería basarse en aprovechar la red ya existente en los domicilios (horario nocturno). Tener coche eléctrico sin ello supone incomodidades y precio elevado; las tarifas domésticas nocturnas para recarga oscilan según compañías entre 0 y 3 cts./Kwh. frente a los 30, 40 o más en cualquier punto de recarga (salvo los subvencionados o gratuitos con sus limitaciones).

Puntuación 0
#2
Sean
A Favor
En Contra

Todo esto de la ecología es un pasteleo, un cuento chino, no quieren que se vendan coches eléctricos porque los miles de millones en impuestos especiales que generan los combustibles no podrán compensarlos, aparte de los impuestos que les facturan a los coches por todo.

Puntuación 5
#3
Pepe
A Favor
En Contra

¿Pero quien se compra un coche eléctrico sin sentirse estafado?

Porque el cuento chino del cambio climático no se lo creen ni ellos.

Puntuación 3
#4
Pedro
A Favor
En Contra

Y la Colau debe tener el récord...por la parte baja. Eso de invertir fondos públicos en algo que no sean chiringuitos, palmeros, asesores, politiquillos, mariscadas y prostíbulos...

Puntuación 0
#5
Picco
A Favor
En Contra

Cualquier persona con un mínimo de formación sabe que la presencia coche eléctrico es inviable a gran escala. Pero es evidente que nos tienen que colocar todas estas máquinas eléctricas inútiles y sus baterías hipercontaminantes e irrecuperables, porque se han gastado mucho dinero en ellas. Luego ya vendrá el hidrógeno.

Puntuación 1
#6
Un timo el coche eléctrico.
A Favor
En Contra

"España tiene solo el 3,9% de los puntos de recarga públicos de coches eléctricos de la UE".

Y sobran la mitad.

Puntuación 0
#7