Motor

El coste de los minerales, el mayor obstáculo de los vehículos eléctricos

  • El importe de las baterías aumentará un 15% si se mantiene el precio del litio, cobalto y níquel

Uno de los mayores obstáculos para que las ventas de vehículos eléctricos sigan siendo sólidas es el coste de algunos materiales críticos para la fabricación de las baterías.

Esta es una de las conclusiones de la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés). En el informe Perspectivas globales de vehículos eléctricos para 2022, la IEA explica que los precios del litio, un mineral crucial para las baterías de los automóviles, son siete veces más altos en este mes de mayo que a principios de 2021, al tiempo que los precios del cobalto y el níquel también aumentaron. De esta manera, el coste de los paquetes de baterías se podría incrementar un 15% si estos precios se mantienen en los niveles actuales. Así, el precio medio de las baterías en 2021 cayeron un 6% en tasa interanual, hasta los 132 dólares (123 euros) por kilovatio-hora, lo que supone una disminución más lenta que la caída del 13% del año anterior.

Además, la invasión rusa de Ucrania ha creado más presiones a la cadena de suministro, ya que Rusia suministra el 20% del níquel de alta pureza a nivel mundial para las baterías.

La cadena de suministro se concentra en China, pues reúne más de la mitad de la capacidad de procesamiento y refinación de litio, cobalto y grafito. Europa, por su parte, concentra un 20% del procesamiento de cobalto, pese a ser la responsable de más de una cuarta parte de la producción mundial de vehículos eléctricos. Estados Unidos tiene un papel aún menor en la cadena de suministro global de baterías para vehículos eléctricos, con solo el 10% de la producción de eléctricos y el 7% de la capacidad de producción de baterías.

No obstante, en el largo plazo, la IEA apunta que son necesarios más esfuerzos para implementar suficiente infraestructura de carga para atender el crecimiento esperado en las ventas de eléctricos. Y es que la pandemia y la guerra de Rusia en Ucrania han interrumpido las cadenas de suministro y la industria automotriz se ha visto muy afectada. En un futuro próximo, los retrasos en la entrega de vehículos eléctricos a los clientes pueden frenar el crecimiento de las ventas en algunos mercados, detalla la IEA. Pero a más largo plazo, los esfuerzos gubernamentales para electrificar el transporte brindan una base sólida para un mayor crecimiento en las ventas de vehículos eléctricos. Así, en 2021, el gasto público en incentivos para la compra de eléctricos en todo el mundo se duplicó hasta los 30.000 millones de dólares (28.104 millones de euros).

Además, al cierre de 2021 había unos 450 modelos eléctricos disponibles en todo el mundo, lo que supone una oferta cinco veces superior a la que había en 2015.

6,6 millones de eléctricos

Es la cantidad de vehículos eléctricos que se matricularon en 2021, lo que supone el doble que el año anterior. De esta manera, la flota de vehículos eléctricos en todo el mundo alcanza las 16,5 millones de unidades, el triple que en 2018. Del total de ventas de eléctricos en 2021, China acaparó la mitad, con 3,3 millones de unidades; en Europa alcanzaron las 2,3 millones; mientras que en Estados Unidos las entregas llegaron a los 630.000 vehículos.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin