Bolsa, mercados y cotizaciones

Crédit Agricole 'ganará' el Tour trece años después

  • El banco francés es uno de los más atractivos del Viejo Continente...
  • ...por el descuento sobre su valor contable
  • Se espera que su beneficio neto vuelva a niveles de 2007
Logo de Crédit Agricole.

Miguel Induráin lució durante sus cinco Tours en los años noventa aquel maillot amarillo con el patrocinio en letras grandes de Crédit Lyonnais en el pecho. Sin embargo, cuando Óscar Pereiro, Alberto Contador y Carlos Sastre conquistaron el jersey más codiciado del ciclismo el nombre del banco francés ya no aparecía como tal y su lugar lo ocupó la marca LCL. Los tiempos habían cambiado: eran los primeros años de la década de los 2000 y Crédit Agricole había absorbido la entidad lionesa, que de alguna manera conservó bajo las siglas LCL su vínculo con le Tour de France. | Todo sobre el índice Eco30: qué es y quién lo compone

Crédit Agricole es el valor destacado esta semana del fondo asesorado por elEconomista, Tressis Cartera Eco30. El banco galo, cuya actividad comenzó hace 125 años para financiar las cooperativas de agricultores, ha recibido una recomendación de compra del consenso casi ininterrumpida desde 2017: Un 71,4% de los 21 analistas que siguen a la entidad aconseja incluir el valor en las carteras de inversión.

Si bien es cierto que es una de las entidades europeas que menos verá aumentar sus ganancias en los próximos años, entre los bancos con una capitalización bursátil superior a los 20.000 millones de euros, también lo es que el beneficio neto que el consenso de analistas prevé para 2020 superará los 4.000 millones de euros, una cifra que no se veía desde 2007, antes de la crisis financiera mundial.

Crédit Agricole es uno de los bancos del Viejo Continente más atractivos para el inversor. Por un lado, porque su precio frente al valor en libros se estima en 0,6 veces en 2019 frente a la media de 0,8 veces del sector bancario, y forma parte del grupo de entidades más infravaloradas por el mercado, como Societé Générale, Unicredit, Standard Chartered y BNP Paribas. Por otro lado, porque ofrece una rentabilidad por dividendo del 5,77% en 2019.

Según las estimaciones de ganancias para este año, quien invierta en Crédit Agricole recuperará en nueve años su aportación sólo por la vía del beneficio. El multiplicador de beneficios de la entidad se prevé en las 9,1 veces frente a la media de 9,4 veces entre los grandes de la banca europea, entre los que también se encuentran Intesa Sanpaolo, y HSBC.

"El banco todavía se enfrenta a riesgos legales en Estados Unidos que podrían costarle más de 250 millones de dólares", apuntan los analistas Elliot Z. Stein y Aitor Ortiz, de Bloomberg Intelligence. "Crédit Agricole ha revelado negociaciones con las autoridades estadounidenses sobre investigaciones vinculadas al Libor [tipo de referencia diario basado en los tipos de interés] y otros tipos relacionados, que podrían costar de resolver unos cuantos cientos de millones de dólares", añaden.

Un litigio al que se ha unido este año una investigación de la Comisión Europea sobre sospechas de violación de las normas antimonopolio en el comercio secundario de productos denominados en dólares, entre 2007 y 2012, junto a Crédit Suisse, Deutsche Bank y Bank of America Merrill Lynch.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin