Bolsa, mercados y cotizaciones

Alphabet tendrá más caja que Apple en 2020, pero no pagará dividendo

  • Superará el umbral de los 100.000 millones de dólares este año
Foto: Archivo

La caja más grande del mundo. Este título es el que lleva ostentando Apple durante muchos años pero, como cualquier otro reinado, tendrá un final, y este puede estar más cerca que nunca. En este sentido, la reina ha sido en los últimos años Apple, con una hucha que ha llegado a contener hasta 250.000 millones de dólares a mediados de 2017. Sin embargo, las previsiones de los analistas, que recogen tanto FactSet como Bloomberg, apuntan a que esta partida se situará en torno a los 115.000 millones de dólares al cierre de 2019.

Para este mismo periodo, estos expertos sitúan la caja de Alphabet en casi 100.000 millones de dólares-la de Microsoft en los 57.000 millones de dólares, la de Facebook cerca de 49.000 millones de dólares y la de Amazon unos 34.000 millones de dólares-. El siguiente mayor tesoro se oculta lejos de Wall Street, en Corea, ya que Samsung cerrará el ejercicio con una posición financiera de 77.700 millones de dólares, según los expertos.

No obstante, de cara a 2020 la corona dejará de reposar sobre la cabeza de la de Cupertino para hacerlo en la de la matriz de Google, la cual, con 132.700 millones de dólares en el haber, superará a los 105.000 millones que se esperan para Apple.

Miguel Ángel Ruiz, analista de ActivTrades, considera que "esta diferencia podría deberse a la diferente política de dividendos que llevan a cabo las dos empresas, en el caso de Alphabet mantiendo su postura de no retribuir al accionista". Por contra, en el caso de la compañía presidida por Tim Cook, este año repartirá el 27% de su beneficio neto, es decir, unos 14.375 millones de dólares, que a precios actuales alcanza una rentabilidad del 1,54%.

Las grandes tecnológicas estadounidenses han sido, y son, habituales en los rankings de las empresas con mayor tesorería ya que tienen una fuerte generación de caja que no suelen repartir entre los accionistas en busca de realizar bien reinversiones (crecimiento orgánico), bien operaciones corporativas (crecimiento inorgánico).

"Es habitual que las tecnológicas acumulen tanto dinero en caja ya que trabajan con márgenes muy elevados y normalmente cobran en el mismo momento de la venta", explica Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank. "Una de las ventajas de tener tanto dinero disponible es la posibilidad de comprar compañías que se pongan a tiro sin necesidad de requerir financiación o para invertir en proyectos de i+D que requieren grandes desembolsos", añade.

Sin embargo, llega un momento en el que estas firmas dejan de saber qué hacer con este exceso de capital, que tampoco quieren convertir en dividendo para no lanzar ese preciso mensaje al mercado, aunque en ocasiones lo disfrazan con las recompras de acciones, un hábito propio de este tipo de empresas. Por eso, van acumulando caja.

¿Un dividendo de Google?

De las 10 grandes cajas del mundo, solo Alphabet, Amazon, Facebook y Alibaba evitan, de momento, pagar dividendos. "Todos los inversores quiere escuchar que Alphabet va a usar esa caja para pagar dividendo, pero eso no va a llegar pronto", advierte Jesse Cohen, analista de Investing.com. "En lugar de eso, espero que siga realizando recompras de acciones, invierta en investigación y desarrollo y haga nuevas adquisiciones", concluye.

"Otro aspecto a resaltar, y que posiblemente haya favorecido a la matriz de Google, es la diferente panorámica en el modelo de negocio entre cada una de las tecnológicas", apunta Ruiz, "que en su caso es la diversificación, sin centrarse básica, y exclusivamente, en un buscador y llevando a cabo la implantación de otro tipo de aplicaciones". "Sin embargo, Apple puso su foco en el iPhone y actualmente se está viendo obligada a salir a otro tipo de segmentos de mercado, como es el caso del próximo lanzamiento de una plataforma en streaming para competir con Netflix, así como su propia tarjeta de crédito", explica el analista de ActivTrades.

De hecho, Apple ya avisó en octubre de que las ventas del periodo navideño se quedarían por debajo de las expectativas, lo que fue confirmado en enero, cuando anunció un profit warning a causa de la menor facturación en el mercado chino y de la fortaleza del dólar frente a las divisas emergentes.

Estos problemas llevaron a sus títulos a perder cerca de un 8% en esa sesión, aunque desde ahí ya ha rebotado un 28% hasta niveles no vistos desde noviembre. Eso sí, este ascenso ha provocado que se encuentre cotizando por encima de la valoración que le concede el consenso. Además, perdió hace ya varias semanas la recomendación de compra que le daba el mercado.

Cohen arguye que "la mayor preocupación que pesa sobre Apple ha sido el descenso de su segmento de iPhones, que es su vaca lechera, a causa de su fuerte apuesta por convertirse en una compañía orientada a los servicios".

Con todo y con esto, la de Cupertino seguirá siendo la reina del beneficio en los próximos años, pese a que el consenso mantiene sus ganancias de 2021 en los niveles actuales, rozando los 60.000 millones de dólares, un 34% más de lo que vaticina para Google o Microsoft, que serán la segunda y tercera, respectivamente.

La 'manzana' emite deuda para ahorrar

En Apple se da la paradoja de que, pese a tener la mayor caja del mundo, acude al mercado de deuda para financiarse. ¿Por qué? Porque le sale más barato pagar esos intereses que los impuestos que gravarían la repatriación de esa liquidez al pasar por la frontera de Estados Unidos. "La compañía aprovecha la alta calidad de su 'rating' [AA+] para emitir deuda a tipos muy bajos y, con ella, afrontar los programas de recompras de acciones y de dividendos", explica Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank.

Las acciones que compra las amortiza para elevar el beneficio por acción de forma automática. "Además, la propia demanda de títulos hace que el precio de sus acciones suba", añade el experto.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Javier
A Favor
En Contra

Ningún comentario....

Puntuación 0
#1