Bolsa, mercados y cotizaciones

Fidelity: La política de Trump se percibe negativa por primera vez

  • El sentimiento empeora desde 2018, pero sigue siendo positivo
  • China es la única región para la que hay expectativas negativas
  • Sólo en Norteamérica se espera impacto positivo por Trump
Madrid

La encuesta a analistas de Fidelity muestra cómo, por primera vez desde que llegase Donald Trump al gobierno, las expectativas de las empresas a lo largo de todo el mundo del impacto que puedan tener las medidas de la administración estadounidense durante los próximos 12 meses son negativas.

La gestora estadounidense Fidelity ha publicado esta semana los resultados de la encuesta que todos los años lanza a sus analistas. En esta se les pide que den sus perspectivas para los próximos 12 meses de las empresas que cubren con su análisis, y en esta ocasión se recibieron más de 190 respuestas de 160 analistas.

Sebastián Velasco, director general de la firma para España y Portugal, explica algunos factores de la encuesta: "Recabamos las opiniones de los expertos sobre las miles de empresas a las que dan cobertura. El resultado es una encuesta de sentimiento empresarial, no de sentimiento del inversor. Es un barómetro de las esperanzas de los equipos directivos", explica.

En ella, los analistas tienen en cuenta cinco factores: "La rentabilidad sobre el capital, la política de dividendos de la compañía, la inversión empresarial, la fortaleza del balance y la confianza que mantienen los gestores", destaca Velasco.

"El fin del optimismo"

A medida que las señales de desaceleración económica se han ido haciendo más evidentes, el optimismo de los mercados se desvanece paulatinamente. El resultado de la encuesta lo resume: en una escala de -5 a 5, siendo -5 un sentimiento "muy negativo", y 5 uno "muy positivo" para los próximos 12 meses, la encuesta deja un resultado este año de 0,6 puntos, frente a los 1,6 del año anterior.

El sentimiento se ha deteriorado en todas las regiones (Asia pacífico sin Japón ni China; Japón; China; EMEA y Latinoamérica (agregado), Europa y por último Norteamérica), siendo en China la única región en la que el sentimiento es ahora negativo. Tras ella, las empresas norteamericanas reciben las peores perspectivas, después de la reforma fiscal de Trump del año pasado, cuyo efecto parece que ya se ha diluido.

La situación por sectores

Por sectores, en esta ocasión sólo ha crecido el optimismo en el de atención sanitaria, y se deteriora especialmente en el de consumo discrecional, el sector en el que menos esperanza hay de cara a los próximos 12 meses. En este último caso, el sector del lujo ha tenido un impacto destacable en las peores expectativas. "Va a crecer a un ritmo mucho menor de lo que venía haciendo en el pasado, y en este caso está muy relacionado con el deterioro del sentimiento en China", explica Velasco.

Ante la pregunta que se plantea sobre el momento del ciclo en el que se encuentra la economía, los expertos siguen manteniendo, como hacían el año pasado, que nos encontramos en una fase madura de expansión económica, y todavía no en una desaceleración. Sin embargo, el porcentaje de analistas que creen que se ha pasado a esta última ha aumentado de forma significativa: del 11% que lo creían el año pasado, ahora lo prevé el 30%, mientras que el 34%, la opinión más repetida, confirma que se sigue viviendo una fase de expansión madura.

Trump pasa a ser un 'lastre'

Una de las conclusiones más llamativas que se saca de la encuesta de Fidelity de este año es que, por primera vez desde que llegó al poder, se percibe que el impacto de las políticas de Trump será negativo para los próximos dos años.

Si se desglosan los resultados de la encuesta a este respeto por regiones, es en Norteamérica el único lugar donde todavía se percibe que pueda ser moderadamente positivo, pero el optimismo es muy inferior al que se mantenía el año pasado. En el resto de regiones se percibe que las medidas del presidente estadounidense tendrán un impacto negativo sobre las empresas, de aquí a 2021. Hay que recordar que las elecciones presidenciales en Estados Unidos se producirán el 3 de noviembre del próximo 2020.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.