Bolsa, mercados y cotizaciones

No todo es China: el gran riesgo será la guerra comercial entre Estados Unidos y Europa

  • El conflicto entre las dos potencias podría tener más impacto aún
Imagen: Dreamstime.

El desarrollo del conflicto comercial entre Estados Unidos y China está siendo el elemento central que está moviendo a las bolsas durante los últimos meses. Las declaraciones de un alto funcionario de la administración americana han rebajado el optimismo por que se llegue a un acuerdo, ya que calificó ante la CNBC de "improbable" que Donald Trump y Xi Jinping se reúnan antes de que caduque la tregua comercial, el próximo 1 de marzo.

Esto desembocó la semana pasada en una oleada de ventas en la renta variable europea y estadounidense. Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional, señaló la semana pasada que todavía queda "mucha distancia por recorrer" en las negociaciones con el país asiático. Sea cual sea el desenlace en el culebrón comercial, que lleva ya más de un año presente, los inversores deben estar preparados para una posible segunda ronda en la guerra comercial, pero en este caso, con un contrincante distinto para Estados Unidos: la Unión Europea.

Las tensiones entre estas dos potencias no son nuevas. En junio de 2018, la administración Trump dio un primer aviso al Viejo Continente, al anunciar aranceles a la importación de acero y aluminio europeo, una medida que suspendió el gigante americano pocos meses después, en octubre.

Sin embargo, la negociación no ha hecho más que empezar, y desde Citi avisan de que las tensiones comerciales empezarán una vez se llegue a un acuerdo con China. "Creemos que Estados Unidos se enfocará en cambiar sus siguientes déficits comerciales más grandes. El que tiene con la Unión Europea es el segundo más abultado y, además, la UE tiene aranceles más elevados que los de Estados Unidos".

El conflicto podría comenzar pronto, ya que el 17 de febrero concluye la investigación del Departamento Comercial estadounidense, que arrancó en mayo de 2018, y podría determinar que las importaciones de vehículos y componentes son una amenaza para la seguridad nacional del país. Ann-Katrin Petersen, estratega de inversión en Allianz Global Investors, explica que "la decisión se tomará en los 90 días posteriores al fin de la investigación. Claramente, si se concluye que son una amenaza para la seguridad nacional, la retórica estadounidense sobre el comercio se hará más agresiva", explica.

El alcance del conflicto

Desde Citi esperan que, de producirse, un conflicto comercial entre estas dos potencias económicas podría tener consecuencias todavía más profundas que las que está generando el que aún mantienen China y el país americano.

"A diferencia de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, las economías avanzadas y los emergentes de la región Cemea [Europa central, Oriente Medio y África] están más expuestos a tensiones entre Europa y Estados Unidos, ya sea a través de efectos directos sobre el comercio, por las cadenas de suministro, o por la exposición de las empresas de esta región a ambos mercados", señala el banco.

Eso sí, hay otros expertos que no comparten esa opinión. Pilar Aranda, analista de Bankinter para Popcoin, cree que "si se produjera, probablemente esta guerra comercial no sería tan negativa como la de EEUU frente a China". Algunas de las razones que expone Aranda son que "la brusquedad sería menor por varios motivos: el déficit comercial no tiene la dimensión del que EEUU tiene con China y que en Europa disfrutamos de un buen clima empresarial y se pueden hacer negocios con facilidad". Eso sí, la firma explica que no tiene esta posibilidad como su escenario central.

Desde Citi, argumentan para defender que el conflicto de EEUU contra Europa puede ser más problemático para los mercados desarrollados que el que hay con China, que "tanto las empresas estadounidenses como las europeas están más expuestas entre sí de lo que lo están con China: las firmas estadounidenses tienen un 7,3% de su negocio en Europa y un 2,6% en China, mientras las europeas tienen un 20% con Norteamérica, frente al 3,4% con China", explican.

Petersen avisa de que "medidas proteccionistas hacia Europa tendrían un impacto considerable en la economía. Aranceles a los coches afectarían especialmente Alemania, Italia y Reino Unido, donde más del 10% de las exportaciones de coches van a Estados Unidos". La experta también señala que "Europa tiene espacio limitado para tomar medidas acomodaticias en política monetaria como respuesta las medidas comerciales".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Tony
A Favor
En Contra

Quizas en contra de lo que dice el titular del articulo si sea todo China ó el sistema que se implanto con China y del que ahora ya forman parte otros paises como india, Bangladesh, etc, etc.... es decir paises con salarios de miseria y condiciones laborales de semiesclavitud, a la par que pocos o ningunos requisitos medioambientales en su producción.

Esta competencia de la que tantos hablan y tan pocos combaten es la que Donald Trump esta combatiendo para que las empresas Americanas esten en igualdad de condiciones con sus rivales y el problema es que Europa desde hace años ha deslocalizado muchisima de la producción de estas empresas a los paises citados anteriormente.

Toda esta gente tan progre que lucha contra la desigualdad y contra los abusos de los empresarios y los derechos de la gente y sobre todo de la gente de paises subdesarrollados no se dan cuenta que ahora mismo el mejor y quizas unico defensor de estas politicas aunque parezca contradictorio es el Sr, Donald trump ( y si vuelve a presentarse estoy seguro de que saldra reelegido por defender a las empresas de su pais y a los trabajadores Americanos).

Por supuesto que todos, yo mismo caigo en contradicciones a diario, es imposible no hacerlo, pero hay que intentar ser coherentes y no demonizar a alguien haga lo que haga.

Esta lucha contra la explotación de las personas que tiene lugar en pro o como consecuencia de la globalizacion tendra muchas consecuencas pero esperemos que a la larga sea beneficiosa para todos , no solo para los paises desarrollados o más bien para unas pocas multinacionales como Amazón, que hacen uso de la tecnologia no para facilitar la vida de la gente y de sus trabajadores sino para incrementar sus beneficios y prescindir de ellos .

Puntuación 2
#1