Bolsa, mercados y cotizaciones

Goldman recomienda refugiarse en la tecnología y los servicios de comunicación ante una incertidumbre en niveles récord

Foto: Archivo
Nueva York

La volatilidad, sobre todo desde el punto de vista político, se ha convertido en el epicentro de los movimientos sísmicos que hacen tambalear a los mercados desde finales del año pasado. A medida que las compañías estadounidenses continúan presentando sus cuentas, ya lo han hecho más de medio centenar de empresas que representan el 15% de la capitalización del S&P 500, gran parte de ellas han hecho referencia a la incertidumbre como factor que podría afectar sus resultados a corto plazo.

Entre ellas destaca, por ejemplo, FedEx que indicó que "mientras los ingresos internacionales siguen creciendo, no lo hacen al ritmo previsto debido a la incertidumbre económica global". JPMorgan también se hizo eco de estos temores al recalcar que "la incertidumbre no es buena para nadie".

Desde Goldman Sachs indican que su Índice Global de Incertidumbre Política Económica se mantiene en una lectura récord de 304, triplicando la lectura media histórica de 101. Este indicador mide los niveles de incertidumbre en 20 países a través de la información publicada en periódicos. En estos momentos, EEUU, Reino Unido y Europa registran lecturas superiores a los 200 puntos mientras que China excede los 900 puntos.

El banco continúa manteniendo su objetivo para el S&P 500 este año en los 3.000 puntos, lo que implica una rentabilidad del 14%. No obstante, en un momento marcado por la desaceleración del crecimiento, el colchón para enfrentar más shocks negativos se hace cada vez más delgado. De ahí que avise que la incertidumbre generada por el débil crecimiento mundial, el proceso del Brexit o las tensiones comerciales provoque que muchos inversores sigan deshaciendo sus posiciones de riesgo.

Tampoco hay que olvidar el actual cierre del gobierno, que según los economistas de Goldman reduce semanalmente en 7 puntos básicos el crecimiento del PIB en el trimestre en curso. Eso sin tener en cuenta el efecto en la psique de los funcionarios que no cobran sus sueldos, así como en el consumo, retrasos en los aeropuertos, etc. Otros asuntos que se deben tener en cuenta son, por ejemplo, los posibles aranceles a la industria automotriz extranjera (con un 40% de probabilidades de hacerse realidad, según Goldman), la necesidad de incrementar el techo de la deuda o una mayor presión regulatoria sobre el precio de los medicamentos y la privacidad en Internet.

"A pesar de las señales positivas en torno a las negociaciones en curso, los valores expuestos a las relaciones comerciales con China muestran una incertidumbre persistente", advierte David Kostin, estratega jefe de renta variable de EEUU de Goldman. "Más allá del conflicto comercial, contextos inciertos en China y Europa tienen el potencial de afectar el crecimiento económico global y el sentimiento sobre el riesgo", añade.

Dadas las circunstancias, Kostin y su equipo recomiendan optar por valores con un fuerte crecimiento idiosincrásico y una dependencia limitada sobre la marcha de la actividad económica. Es por ello por lo que miran a sectores como el tecnológico o el de servicios de comunicación, que han demostrado correlaciones relativamente pequeñas con respecto al ritmo del crecimiento económico. Entre ellos se incluyen compañías como Amazon, Alphabet, Fortinet, GoDaddy, Lumentum Holdings o Five Below, por mencionar algunas. Fuera de EEUU, la cartera recomendada por Goldman incluye a compañías como JD.com,, Globant o Yandex.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0