Bolsa, mercados y cotizaciones

Gonzalo niega responsabilidades políticas en la gestión del amianto en el Metro

Madrid, 14 dic (EFE).- La consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Rosalía Gonzalo, ha asegurado hoy que "no existen" responsabilidades políticas que haya que depurar en Metro de Madrid por la existencia de amianto.

En la comisión de investigación de la Asamblea sobre la presencia de amianto en Metro de Madrid, Gonzalo ha subrayado que la responsabilidad de la compañía "la determinarán la Inspección de Trabajo y la Fiscalía".

Ha defendido la gestión del consejero delegado de Metro de Madrid, Borja Carabante, después de que el PSOE y Podemos hayan pedido su dimisión.

"Voy a dejar trabajar a todo el equipo directivo", ha afirmado la consejera, quien ha declarado rotundamente que no cesará a Carabante y que los actuales responsables de la compañía "lo han hecho bien" y confía en ellos para que ejecuten sus indicaciones.

Gonzalo ha dicho que no dudaría en nombrar de nuevo consejero delegado a Carabante -que ya ocupaba el puesto cuando ella tomó posesión de su cargo-, pero ha apuntado que, si se demostrara que alguno de los responsables de Metro que ha comparecido en la comisión ha mentido, lo cesaría.

"No creo que el señor Carabante haya ocultado información y menos en la Asamblea de Madrid", ha manifestado la consejera, al ser preguntada por qué Carabante no le comunicó un caso de enfermedad profesional -del tuvo conocimiento el 21 de marzo de 2017- al consejero de Transportes, Pedro Rollán, entre 2015 y 2017 y sí se lo trasladó a Gonzalo.

Ha precisado que, después de tomar posesión de su cargo a finales de septiembre de 2017, el consejero delegado de Metro le comunicó la presencia de amianto en la subestación de Artilleros y, a primeros de octubre, un caso de enfermedad profesional en el suburbano madrileño.

El diputado del PSOE Daniel Viondi le ha preguntado por qué no habló con los demás grupos parlamentarios cuando conoció este caso, a lo que la consejera ha contestado: "No lo consideré imprescindible (pero) quizás podríamos haberlo hecho".

"Públicamente he dicho que esto es una crisis", ha apuntado, y ha defendido que respecto a este asunto "cuanta mayor transparencia" mejor.

La declaración de una enfermedad profesional por la Seguridad Social "me choca, me preocupa y me pongo en la piel de esa familia", una situación que "no es menor", sino que va a ser "prioritaria en la agenda política", ha recalcado.

En diciembre fue la primera ocasión en la que se abordó en el Consejo de Administración de Metro de Madrid el caso de enfermedad de profesional, la normativa y la fórmula de trabajo, ha detallado.

Desde "el minuto uno" en que tuvo conocimiento de estos hechos puso en funcionamiento "todo el procedimiento no solamente de clarificación de la situación, sino de eliminación del amianto", ha aseverado Gonzalo.

"Estamos en el proceso de recopilar la información", ha admitido la consejera, quien ha recordado la investigación penal abierta por la Fiscalía de la Comunidad de Madrid y los procedimientos incoados por la Inspección de Trabajo.

Gonzalo ha destacado que el plan de retirada del amianto de Metro de Madrid, dotado con un presupuesto de 140 millones de euros hasta el año 2025, se está ejecutando "con mayor celeridad de lo previsto".

Al ser preguntada por su opinión ante el hecho de que se haya tardado dos años en declarar un caso de enfermedad profesional por la exposición a fibras procedentes del amianto en el suburbano, ha reconocido que estos procedimientos deberían realizarse con "mayor celeridad".

Ha aprovechado para llamar a todos los grupos parlamentarios a apoyar la creación de un fondo de indemnización a las familias afectadas por las enfermedades provocadas por el amianto, ya que considera un "compromiso moral" que se sientan "apoyadas y reconfortadas".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin