Bolsa, mercados y cotizaciones

El 70% de fondos activos bate al mercado

Si hubiese que nombrar a la clara ganadora de los últimos años en lo que se refiere a la industria de la gestión de activos, está claro que sería la gestión pasiva, ya sea a través de fondos indexados o de ETFs. De hecho, los activos gestionados pasivamente han pasado de los 1,35 billones de dólares a los 9,6 billones, un 611% más, frente al incremento del 154% que han experimentado los fondos gestionados activamente.

Sin embargo, y aunque se espera que los fondos pasivos mantengan su tendencia de crecimiento de cara al futuro en un contexto de rentabilidades más tímidas que las vistas en el pasado que llevarán los inversores a fijarse más si cabe en las comisiones, cada vez son más los expertos que recomiendan acudir a la gestión activa en un contexto de volatilidad al alza. "En un contexto de confianza generalizada en la coyuntura económica, los activos generalmente muestran una elevada correlación y una baja volatilidad y dispersión, condiciones en las que las estrategias pasivas han destacado históricamente. Pero ocurre también a la inversa: sufren todas las consecuencias cuando los mercados caen y ahí es donde un buen gestor de fondos activos puede marcar una diferencia significativa, pues las oleadas de ventas indiscriminadas que se dan en los mercados bajistas son inherentemente ineficientes, lo que permite a estos buenos gestores activos explotar las ventajas de información que señalan dónde y cuándo tomar o evitar la exposición a los valores", afirma Ignacio Rambaud desde Fidelity.

Eso sí, no todo lo que se incluye en el amplio mundo de la gestión activa lo es ya que aún hay mucho fondo que cobra comisiones de activo cuando en realidad realiza una gestión pasiva (lo que en inglés se conoce como closet index) y eso es ahora contra lo que la CNMV, sumándose a otros supervisores, quiere luchar. "En línea con las recomendaciones de la ESMA y con las mejores prácticas de otros países", dice el regulador, es "necesario que las gestoras apliquen algunos criterios para mejorar la información aportada a los inversores si la gestión se vincula al índice de referencia".

En todo caso, la historia demuestra que en momentos de incertidumbre en mercado como en el que nos encontramos ahora, la gestión activa o, al menos, una buena parte de ella, ha conseguido el objetivo que todo gestor activo persigue, el de lograr más rentabilidad que el índice incluso en mercados tan eficientes como el de EEUU. "Cuando el mercado no se ha comportado bien como durante 2000/2002 con la burbuja tecnológica o la crisis de 2008/2009 nuestros estudios demuestran que los gestores activos de grandes compañías estadounidenses dieron 471 puntos básicos más y 100 puntos básicos más respectivamente que sus comparables pasivos", afirma Greg Maier, vicepresidente de Allianz Global Investors.

En bolsa española se nota la diferencia

Esta diferenciación de la gestión activa sobre la pasiva ya se ha visto también en el último año en el que la guerra comercial y el fin de las políticas expansivas de los bancos centrales han complicado mucho el panorama para los inversores. Y, ojo, porque la bolsa española es el mercado donde más ha despuntado la gestión activa sobre la pasiva. Así, según un estudio de SPIVA, con datos al cierre del primer semestre del año, el 70% de los fondos activos de bolsa española lo ha hecho mejor que su índice de referencia a un año vista, la cifra más alta de los mercados analizados. La comparativa en el año también deja una fotografía positiva para este tipo de productos ya que el 49% consigue superar la rentabilidad del Ibex con dividendos. Estos resultados ya están empezando a ser tenidos en cuenta por parte de los inversores que compran fondos de bolsa española ya que, según los datos de Morningstar, el 36% de los activos que hay en productos de renta variable nacional están en manos de gestoras independientes, no ligadas a entidades financieras. Y la cifra es mucho mayor si se incluyen en el cómputo productos de gestoras financieras que también se gestionan activamente como es el caso de fondos como Santander Small&Mid Caps, Mutuafondo España o Renta 4 Bolsa entre otros.

La gestión independiente en España

Pero esa cifra del 36% que hay en gestoras independientes cuando se habla de productos de bolsa española dista mucho de parecerse a la que se ve cuando se analiza la industria en conjunto. Según los datos de VDOS, en la actualidad solo el 10,30% del dinero que hay en fondos españoles está en productos de firmas independientes españolas. Una cifra baja y que además supone un retroceso con respecto a 2017, cuando se gestionaban a través de estos grupos un 10,60% del total. Y eso a pesar de que según VDOS, son las gestoras independientes las que mejor rentabilidad media acumulan ya que en los cinco primeros puestos de su ranking figuran gestoras como Arcano Capital, Omega Gestión, Mirabaud AM, Imantia Capital y Mutuactivos, en ese orden.

Sin embargo, la buena noticia es que en momentos de crisis de mercado como el que se vio recientemente en el mes de octubre con todos los activos cayendo a plomo, las firmas independientes, que se presume que cuentan con inversores con una mayor educación financiera, han conseguido salvar los muebles y lejos de registrar reembolsos han cerrado con suscripciones netas positivas. De hecho, en ese fatídico mes de octubre apenas 27 gestoras españolas de las 100 que hay consiguieron captar más dinero del que salió y de ellas 22 son firmas independientes, según recoge Morningstar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.