Bolsa, mercados y cotizaciones

¿Qué son los beneficios caídos del cielo (windfall profit) de las eléctricas y por qué les han supuesto un cortocircuito en bolsa?

  • Gobierno y Podemos quieren limitar esta sobrerretribución
  • También pretenden tocar la parte regulada del recibo de la electricida
  • y revisar los pagos por capacidad para rebajar la factura
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario de Podemos, Pablo Iglesias. efe

Gran parte de la producción eléctrica de las compañías del sector proviene de la energía nuclear e hidráulica. Ambas fuentes son de las más baratas que terminan por abastecer el sistema eléctrico. Sin embargo, al fijarse los precios con una subasta marginalista, la producción nuclear e hidráulica queda retribuida al mismo precio que las centrales térmicas si se necesita por demanda. A la diferencia entre el precio de producción y los ingresos extras se la conoce como 'beneficios caídos del cielo' (o windfall profit). El acuerdo presupuestario entre Gobierno y Podemos amenazan con terminar con lo que consideran una sobreretribución para las compañías eléctricas. Las acciones eléctricas están reaccionando con sonoras caídas.

La última reforma eléctrica que se cargó las subastas trimestrales del mercado mayorista de la electricidad no llegó tan lejos. Pero ahora, el acuerdo en materia presupuestaria al que ha llegado el Gobierno con Podemos recoge un apartado en el que se contempla modificar de arriba abajo el actual sistema, basado en subastas diarias a precio marginal, y eliminar esos 'beneficios caídos del cielo'. Es decir, el precio de la electricidad queda establecido por el último precio que se cruza en el mercado para cubrir la demanda.

La producción eléctrica más barata como la hidráulica entra primero en la subasta, conocido como pool, para cubrir la demanda. Si no queda cubierta, entran otros tipos de energía más cara, hasta que se cubre toda la demanda. El último precio que entra establece la retribución para el resto de la producción.

Los productores más beneficiados son los que generan electricidad a través de la energía nuclear e hidráulica, que tienen un menor coste. El citado acuerdo entre el Gobierno y Podemos quiere limitar este tipo de ingresos o sobrerretribución.

"Una posibilidad podría ser establecer un límite a lo que determinadas tecnologías pueden cobrar en el mercado eléctrico. La diferencia entre el precio del mercado y ese límite se considerará un ingreso del sistema eléctrico y será destinado, directamente, a abaratar la factura de la luz de todos los consumidores", explican en el documento firmado.

Las dos fuerzas políticas argumentan que esta forma d eretribución fue instalada en un marco regulatorio anterior a la liberalización  y ha recuperado sobradamente sus costes de inversión. La retribución se dispara para las compañías eléctricas cuando la demanda es alta.

"Son noticias negativas, aunque nos parece muy complicado que salga adelante una reforma tan compleja", aseguran el departamento de análisis de Sabadell. Los expertos apuntan a Endesa como la más afectada, en caso de que saliera adelante, seguida de Iberdrola y Naturgy.

Las acciones de Endesa acumulan una caída de casi un 9% en tres días, mientras Iberdrola y Naturgy se acercan al 6%. Otras compañías vinculadas al sector como Acciona también está sufriendo duras caídas. En dos días se ha dejado un 8%, pese al rebote de hoy.

La compañía de la familia Entrecanales ha cobrado por dos partes. Por su actividad en energía eólica y su peso en el negocio de la construcción. Las constructoras han sido otro de los sectores que se ven damnificados por las medidas del acuerdo. Una de las medidas estrellas ha sido comenzar a grabar los beneficios procedentes del extranjero de las compañías españolas. Gran parte de las constructoras patrias generan buena parte de su negocio a través filiales en el extranjero. BME con la propuesta del nuevo impuesto del 0,2% "a las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero".

La mayoría de los expertos ponen sobre la mesa que será muy difícil sacar adelante los presupuestos. Los presupuestos requieren en última instancia mayoría simple para que sea aprobados. Para que ocurra debería contar con el apoyo de las fuerzas nacionalistas, incluido el PNV. Será difícil que el partido nacionalista vasco vote en contra de Iberdrola, mientras no sea a cambio de concesiones, como sucedió con el Real Decreto para la transición energética y protección de los consumidores, en el que el PNV sacó un peaje específico para su industria de 100 millones de euros.

En el acuerdo Gobierno y Podemos también se incluye revisar los pagos por capacidad, de manera que se limiten a medidas condicionales, transitorias, sin distorsiones, de último recurso y de acuerdo con el cumplimiento de los objetivos de reducción del precio de la electricidad.

Asimismo se el Gobierno y sus socios pretenden modificar la potencia contratada de la factura eléctrica, de forma que el coste a pagar por las personas consumidoras por los primeros Kw/h sea inferior a los siguientes, incentivando la eficiencia energética.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud