Bolsa, mercados y cotizaciones

Menos del 20% de la bolsa está en manos de las familias

Hace dos años, las familias podían presumir de ser las segundas propietarias de la bolsa española. A cierre de 2017, en cambio, pasaron a ser las terceras. Según el último estudio publicado por BME sobre la propiedad de las acciones cotizadas, su participación se sitúa por debajo del 20% por primera vez en la serie histórica que data de 1992.

A pesar de que la presencia de las familias en la bolsa española ha sido precisamente una de sus señas de identidad, su exposición a ella se ha ido reduciendo en los tres últimos años hasta controlar el 19,7% (para encontrar una cifra similar es necesario remontarse a 2007, cuando tenían el 20,1%). "Es difícil señalar un elemento concreto como responsable de este fenómeno", explica BME. En su opinión, han sido varios los factores que han concurrido simultáneamente.

"Uno podría ser la rentabilidad del mercado y otro, el fuerte crecimiento de los fondos de inversión como destino de ahorro", dice. Pero identifica algunos más. Detrás de esa caída podría estar también la reducción en los últimos dos años del número de empresas que pagan dividendo mediante scrip dividend, además del progresivo aumento que se ha producido de la inversión directa en acciones extranjeras, "especialmente multinacionales que operan en sectores, como el tecnológico, poco representados en la bolsa española", explican.

Esa menor participación de las familias españolas se ha visto compensada por el aumento de los inversores extranjeros, que son los principales dueños de la bolsa al tener en su poder casi la mitad del capital. Hace diez años tenían un 36,8%. Su participación en el mercado ha tomado distintas formas, como describen en BME: desde la toma de participaciones de control a través, mayoritariamente, de empresas no financieras, "hasta inversiones de distinta magnitud realizadas básicamente a través de los denominados inversores institucionales", apuntan, es decir, de los fondos de inversión, fondos de pensiones, aseguradoras y entidades de capital riesgo.

Según este estudio con datos de FactSet, las acciones de las firmas del Ibex están presentes en las carteras de más de 8.700 fondos mundiales.

Desde BME advierten, pese a todo, que el impuesto a las transacciones financieras incluido por el Gobierno en el acuerdo presupuestario con Unidos Podemos podría suponer una amenaza para las cotizadas y restarlas atractivo.

Si los inversores extranjeros son los principales dueños de la bolsa y las familias las terceras, los segundos son las empresas no financieras, con un 20,01%. Le siguen las instituciones de inversión colectiva junto a las compañías de seguros, que tienen otro 8%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 5
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

petrus
A Favor
En Contra

Eso se arreglaría si las empresas pagaran parte de los salarios, incluso por ley, en acciones o participaciones en ellas. Se ahorrarían efectivo, y se incentivaría la conexión y unión emocional entre el trabajador y el lugar de trabajo, dignificaría a éste y haría que mucha gente empezara a entender que el contrato laboral es algo más que dinero por trabajo. Con un 2% sería suficiente. Al cabo de unos años, una parte, siquiera sea mínima, estaría en manos de los trabajadores... ya muy interesados en adoptar puntos de vista novedosos.

Puntuación 12
#1
Usuario validado en elEconomista.es
lh298053
A Favor
En Contra

#1 quiza en dos o tres generaciones de empresarios se pueda llegar a dar el caso.

Hoy dia en Espana? Olvidalo. Las migajas que dejan los directivos, como mucho llegan para que se les den dos duros de dividendos a los accionistas que ya existen.

El principal problema, (o la principal ventaja, si le preguntas a un directivo) de las estructuras accionariales en Espana, es que los directivos campan a sus anchas por ellas sin ningun tipo de control por parte del accionista.

LA razon de por que pasa esto en Espana? Ni idea, quizas tenga que ver con el hecho de que solo el 20% este en manos de familias y no en grupos de inversores hiperendogamicos en los que todos mas o menos ya se conocen de siempre.

Puntuación 4
#2
Mal
A Favor
En Contra

Pues si la mitad que son extranjeros deciden retirarse para no pagar el impuesto del koleta y pedrito, el derrumbe va a ser apoteósico. Ruína tras ruína para todos, hasta que no quede nada. Gobierno de rojos, hambre, miseria y piojos.

Puntuación 2
#3
ccc
A Favor
En Contra

El sueldo del españolito medio.....no da de si para comprar acciones....aunque a este ritmo el precio de las acciones se ajustara a los salarios.....

Puntuación 4
#4
David
A Favor
En Contra

seguramente estarian invertidos en el popular y lo han perdido todo,, y los demas que solian invertir prefieren no hacerlo por la inseguridad juridica que tiene la bolsa española.

Puntuación 1
#5