Bolsa, mercados y cotizaciones

Los 20 ETFs más grandes que pocos podrán traspasar sin peaje fiscal

  • Los distribuidores dudan sobre si ofrecer esta posibilidad a sus clientes
  • La plataforma de Inversis está lista para igualar su fiscalidad a la de los fondos

Ha tardado en llevarse a la práctica, pero traspasar la inversión de un ETF a otro sin tributar por ello a Hacienda, como sucede en los fondos y sicavs, ya es posible. Aunque por ahora todo parece indicar que esta opción estará disponible solo para unos pocos. Para que se hiciera realidad se tenían que cumplir tres condiciones: una, que las gestoras empezasen a reportar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) más de 500 accionistas en sus ETFs, requisito indispensable para que un fondo cotizado sea traspasable; dos, que las plataformas desarrollaran la tecnología necesaria, que no es baladí, para poder ofrecer la operativa; y tres, que los distribuidores (bancos y brókers) los ofrecieran a sus clientes. Las dos primeras condiciones se cumplen hoy en día. Primero, porque en las últimas semanas han sido varias las gestoras de ETF que han comunicado a la CNMV cuáles de sus fondos cuentan con al menos 500 partícipes (Ishares, Vanguard y UBS) y otras como Lyxor están a punto de hacerlo. "Nosotros ya vamos a dar de alta contratos con los distribuidores y a comunicar los partícipes de los ETF que cuentan con al menos 500, ya que no es algo sencillo", explica Juan San Pío, responsable de Lyxor ETF en España.

Y en segundo lugar porque AllFunds y ahora Inversis han decidido confirmar que sí, que su plataforma está lista para tratar fiscalmente al ETF como al fondo. Pero hay dudas con respecto a la tercera de las condiciones, la que implica que el distribuidor lo ofrezca al cliente final. De momento las únicas entidades que han confirmado que lo harán son Diaphanum, aunque de momento solo con un ETF (iShares S&P 500 EUR Hedged UCITS), y Caser Asesores Financieros; y se espera que también lo haga Banca March, propietaria al cien por cien de Inversis. Pero, ¿qué pasa con los brókers, que son los que lo podrían ofrecer al cliente más minorista? Ahí es donde vuelven las dudas.

"Hay que tener en cuenta que es el bróker o el comercializador el que asume el riesgo o no de ofrecerlo al cliente retail. Ahora lo que tenemos son zapatos sin suela y la duda es si se pondrá o no en la estantería, ya que existe un riesgo regulatorio porque no vemos suficiente el hecho de que haya una consulta. Necesitaríamos que estuviera avalado a otro nivel, ya que implica un desarrollo muy grande", apuntan desde uno de esos bróker que prefiere hablar desde el anonimato.

Entre esos desarrollos se encuentra, por ejemplo, el hecho de que los ETF deberían especificar en sus folletos el público objetivo al que se dirigen, como ya sucede con los fondos de inversión tras la entrada en vigor de Mifid II. "Eso ahora no existe porque el producto se trata como una acción, pero las órdenes ya no irían por la plataforma de acciones sino por la de fondos", es decir, no con precios de mercado y sí a valor liquidativo.

Pero más allá de que se cree una regulación que unifique los criterios para los comercializadores, la operativa en sí sigue generando muchas incertidumbres. "Las grandes dudas que tengo son por el tratamiento que se hacen de los picos. AllFunds ofrece un tratamiento e Inversis otro", afirman en otro bróker, que recuerda que los fondos permiten operar con decimales y los ETF, al ser tratados como acciones, no, lo que complica la operativa de hacer un traspaso ETF/fondo y viceversa. En lo que respecta a la plataforma de Inversis, Salvador Martín, director de negocio y relaciones institucionales de la firma, aseguró esta semana que "la plataforma será muy flexible y permitirá varias modalidades", de lo que se deduce que podría ofrecer la operativa tanto a precio de mercado como a valor liquidativo, en función de lo que decida el bróker o distribuidor.

"Aunque se negocie a tiempo real la realidad es que no lo vas a tener hasta el día siguiente y la gran ventaja del ETF es operar en mercado. Es por ello que no le vemos mucho sentido, más teniendo en cuenta que ya existen fondos indexados traspasables con costes muy bajos", continúa este mismo bróker. Además, según explica, si optan por firmar contratos de comercialización con las gestoras de ETF para tratar al ETF como fondo, tendrían que renunciar a ofrecerlo como acción como ha sucedido hasta ahora y hay dudas de que el cliente que ahora ya compra ETF le resulte más interesante esta posibilidad. "Este tratamiento supone cargarse la diferencia entre el fondo índice y el ETF y por costes tampoco compensa tanto", zanjan desde este último bróker, que también prefiere hablar sin dar su nombre.

Qué ETFs serán traspasables

Hasta que se esclarezca quién más se suma a las dos plataformas preparadas para igualar el tratamiento fiscal de los fondos y los ETFs, además de Diaphanum y de Caser Asesores Financieros, desde donde Gonzalo García Valero, responsable de asesoramiento de la firma, tilda de "muy positivo que ya se puedan realizar traspasos de ETFs, más aún en una plataforma tan innovadora como la de Inversis" y confirma que "los tendrán a disposición de sus clientes, pero también para el sector en general y sobre todo para los ahorradores", la oferta ya está sobre la mesa. Inversis ofrecerá, sin ir más lejos, los productos de BlackRock, UBS y Vanguard en una primera fase (500 en total), a la que se incorporarán los de Lyxor, DWS e Invesco.

Entre las gestoras que ya han ido comunicado a la CNMV la lista de sus ETFs que superan los 500 accionistas, el tamaño de los veinte mayores oscila entre los 3.400 millones de euros a los 400.000 millones, según Morningstar. El dueño de esa última cifra es Vanguard S&P500, que suma más de un 15% de rentabilidad este año, gracias al rally que acumula Wall Street desde enero, frenado en los últimos días por el repunte en la rentabilidad del bono americano, del que se puede beneficiar el inversor a un coste del 0,03%.

El resto de ETFs que cumplen con los requisitos para ser traspasables permiten indexarse, además de al mercado americano, a la bolsa europea ya sea replicando al MSCI Europa o al EuroStoxx 50; a la renta variable y a la renta fija de países emergentes, o a la deuda corporativa y high yield (bonos con alta probabilidad de impago que, este año, son de los pocos activos en renta fija que generan rentabilidades positivas en lo que va de año). El aliciente de ello es que sus comisiones son mucho más bajas que las de los fondos de gestión activa, en los que existe un gestor que compra y vende en función del momento de mercado, con costes que van del 0,03 al 0,69% (este último porcentaje pertenece a uno de los ETFs que replica mercados emergentes).

Un tirón en la gestión discrecional

Ahora bien, el fondo de la cuestión es si el inversor particular podrá beneficiarse de este cambio y, mientras no haya brókers que den el paso a utilizar las plataformas que ya existen, parece difícil que así sea, quedándose más como una opción de clientes de banca privada. "Entiendo que el primer paso en España será para el tema de la gestión discrecional de carteras y que llegue directamente al minorista será ya en una segunda fase, aunque todo depende de la estrategia que siga el banco", apunta San Pío. Hay que tener en cuenta que con la limitación de las retrocesiones (la parte de la comisión de gestión que la gestora da al distribuidor para incentivar la venta de sus productos) que ha traído Mifid II, las entidades concentran ahora sus esfuerzos en el negocio de la gestión discrecional de carteras y esas carteras quieren a los baratos ETFs para no estrangular más aún sus márgenes. San Pio puntualiza, aún así, que el tema de los traspasos "es un gran paso para el ETF en España, ya que hay que tener en cuenta que en el mercado anglosajón solo el 50 por ciento es institucional mientras que en Europa ese porcentaje es del 80%". En España las cifras son aún más desalentadoras, ya que el 90% del negocio es de institucionales y solo el 10% está en manos de los particulares.

Fernando Luque, editor senior de Morningstar, opina en la misma línea: "La primera fase de entrada serán las carteras de gestión discrecional y también por la vía de los robo advisor, que ya ofrecen gestión pasiva con fondos indexados", dice. No cree, sin embargo, que el tema de la traspasabilidad sea "un punto de inflexión, ya que falta algo muy importante para que los inversores retail compren ETF y es el canal de distribución".

Tampoco considera que el cambio en el tratamiento fiscal de estos productos pegará un empujón enorme a esta industria a corto plazo Pedro Coehlo, responsablde de ETF de UBS en España: "No es que con traspasabilidad los ETF vayan a crecer como locos. Todavía hace falta educación, como se ha hecho en el pasado con otros productos".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin