Bolsa, mercados y cotizaciones

La Bolsa de Tokio toca máximos desde 1991, impulsada por un yen débil

Tokio, 28 sep (EFE).- La Bolsa de Tokio vivió hoy una de las mejores sesiones de este año, que le permitió al índice Nikkei conquistar el nivel intradía más alto desde 1991, impulsada, entre otros factores, por la depreciación del yen frente al dólar.

El Nikkei, que reúne los 225 títulos más representativos del mercado, acabó hoy en 24.120,04 puntos, cuatro por debajo de los 24.124,15 enteros que se anotó al cierre del pasado 23 de enero, hasta ahora el máximo anual.

Pero durante la jornada, y especialmente gracias al ímpetu de la primera mitad de la sesión, el Nikkei conquistó los 24.286,10 puntos, una marca que no se veía desde noviembre de 1991.

Sin embargo, ese nivel adquiere una mayor importancia porque para 1991 Japón vivía los últimos coletazos de la burbuja económica que terminó por estallar y desató una etapa de desaceleración de la que progresivamente está saliendo este país.

El máximo intradía de hoy es más alto que la marca anual anterior, anotada el 23 de enero pasado, en 24.129,34 puntos.

El Topix, más amplio que el Nikkei y que reúne a las firmas de la primera sección, las de mayor capitalización, terminó también con un importante avance, del 0,95 %, hasta llegar a los 1.817,25 enteros.

En el cóctel de hoy se juntaron varios factores que empujaron los precios de las acciones, ya sea ligadas directamente a los mercados financieros o a la marcha de la economía nipona.

Por un lado, el yen estaba hoy en el nivel más bajo frente al dólar de los últimos ocho meses, lo que aporta beneficios para el poderoso sector exportador nipón.

Además influyó la tendencia que dejó horas antes de que abriera Tokio el avance en Wall Street, que contagió a la BOLSA (BIMBOA.MX)nipona, al igual que a otros mercados bursátiles globales.

Pero ya desde el comienzo de la sesión el parqué tokiota acogió favorablemente el anuncio oficial de que el nivel de desempleo bajó una décima porcentual en agosto respecto al mes anterior, hasta el 2,4 %.

Unido a ello, la producción industrial nipona registró en agosto pasado un aumento del 0,7 %, frente a los descensos que había acumulado en los tres meses anteriores.

Los analistas también anotaron el buen sentimiento surgido de la reciente cumbre en Nueva York entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el primer ministro nipón, Shinzo Abe, con el fin de encaminar el diálogo bilateral para superar recelos comerciales.

El elemento más importante de esa reunión fue el anuncio de que comenzarán negociaciones para resolver los desequilibrios comerciales, lo que aplaza cualquier medida de fuerza de parte de Washington parecida a las que está aplicando a China.

Y si a todo se une la sensación de que la próxima tanda de resultados trimestrales de empresas será positiva, el crisol de optimismo terminó por convencer a los operadores tokiotas para que apostaran por las compras.

Los analistas creen que será fácil que el parqué tokiota pueda consolidar en los próximos días sus ganancias, especialmente en octubre, un mes tradicionalmente de alto volumen de operaciones.

Los analistas comienzan a apostar ahora con la posibilidad de que estén cerca los 25.000 puntos para el Nikkei, o que llegue a alcanzar esa marca antes de que termine el año.

Según Akira Tanoue, de la firma Nomura Securities, las alzas pueden ser aún mayores para el Nikkei si los mercados bursátiles chinos se mantienen firmes ante el anuncio del Gobierno de Pekín de que reducirá el impuesto a las rentas.

El mercado, sin embargo, está a la espera de los cambios políticos que anunciará el próximo martes Abe, que ya había anticipado una remodelación de su gabinete tras ser reelegido líder del partido gobernante, el jueves de la semana pasada.

Según los trascendidos políticos, no se espera que esa remodelación afecte a puestos claves del gabinete de Abe.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin